Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Animales que demostraron que no solo los humanos podemos ser héroes

Incluso cuando nos parece que ya lo sabemos todo acerca de los animales, no dejan de sorprendernos con los actos que no todas las personas harían.

Genial.guru quiere compartir contigo las historias sobre animales más inspiradoras que demuestran que cada criatura en el mundo puede cometer actos de bondad y hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

Delfines rescatistas

El estadounidense Todd Endris tenía sólo 24 años cuando tuvo que enfrentar cara a cara un peligro mortal.

El chico surfeó a mar abierto y notó que lo había alcanzado un tiburón. Al principio, el depredador marino intentó agarrar a Todd de un costado pero no le atinó y mordió su tabla, por ello el surfista empezó a perder el equilibrio. Durante algunos minutos intentó permanecer a flote y ahuyentar al animal salvaje, cuando de pronto llegó una ayuda.

Una multitud de delfines rodeó al chico, impidiendo que el tiburón sediento de sangre se le acercara. De esta manera Endris, acompañado por delfines, logró llegar a la costa donde le proporcionaron los primeros auxilios.

El elefante Ning Nong

En 2004 Amber Mason de 8 años estaba de vacaciones con sus padres en Phuket, Tailandia. En la playa local la niña a menudo se subía al joven elefante llamado Ning Nong. Afortunadamente, en aquel momento cuando el tsunami golpeó la costa, Ning Nong estaba paseando a Amber.

El agua le llegaba al elefante hasta los hombros, pero seguía caminando hacia adelante hasta que ambos salieron del agua. La mamá de Amber hasta ahora recuerda a Ning Nong con agradecimiento y dice que este elefante resultó ser más fuerte que cualquier elemento de la naturaleza.

El gorila Jambo

En 1968 en un zoológico en la isla de Jersey sucedió un accidente: un niño de 5 años se cayó por accidente al recinto con gorilas y se desmayó. Las consecuencias podrían haber sido totalmente trágicas si al rescate del niño no hubiese acudido el gorila Jambo.

Jambo cuidó al pequeño, manteniéndolo a salvo de sus compañeros agresivos hasta que llegaran personas. Al ver a los doctores y a los empleados del zoológico, los animales les dieron paso, dejando que rescataran al niño.

La gata Winnie

Se cree que los gatos no son las mascotas más leales. Sin embargo, esta historia desmentirá para siempre ese mito. Una noche Cathy Kiesling se despertó al escuchar los gritos salvajes de su gatita Winnie, la cual intentaba despertar a su dueña con todas sus fuerzas. Cathy sentía debilidad y mareo, pero aún así logró llamar al 911.

Resultó que la bomba de agua con el motor de gasolina, que se descompuso en el sótano de la casa, se convirtió en una fuente de un gas mortal que podía haber acabado con toda la familia Kiesling durante la noche.

La heróica Lulu

Cuando JoAnn Altsman de Canadá tuvo un paro cardíaco, además de ella, en casa solo estaba su perro y la cerdita Lulu, a la cual JoAnn había rescatado de un matadero. Al ver que su dueña necesitaba ayuda, el perro empezó a ladrar y Lulu, sin perder el tiempo, salió al camino y aguardó sentada hasta que vio un auto.

El conductor decidió seguir a la puerquita que se comportaba muy raro y vio a JoAnn que ya había perdido el conocimiento. El hombre llamó a la ambulancia y, de esta manera, rescató a la señora. Lulu se convirtió en la heroína local e incluso se le entregó una medalla por su valentía.

La cabra australiana Mandy

Un día, durante el trabajo, el granjero australiano Noel Osborne se cayó en una pila de estiércol y se quebró unos huesos, así que no podía ni moverse. Esperó varios días a que alguien lo encontrara. Durante todo ese tiempo, su mascota favorita, la cabra llamada Mandy, no se alejaba de él, calentándolo con el calor de su cuerpo y alimentándolo con su leche.

El loro Willie

La organización "Cruz Roja" le entregó al loro Willie un premio de honor; en la ceremonia de entrega estuvieron el alcalde de la ciudad y el gobernador del estado. Todos los periódicos estadounidenses escribieron sobre esta historia.

Esto fue lo que sucedió. Willie vivía en la casa de Megan Howard, quien trabajaba de niñera. Aquel día, en la casa de Megan había una niña de 2 años, y mientras la pequeña desayunaba, Megan salió un rato de la cocina. En ese momento la niña se atragantó y empezó a ahogarse. Willie, que estaba cerca, empezó a gritar: "Mama! Baby!" ("¡Mamá! ¡Bebé!").

Al escuchar los gritos del loro, Megan entró corriendo a la cocina y rescató a la pequeña usando la maniobra de Heimlich. Sin embargo, la niñera siempre ha dicho que el verdadero héroe es Willie. Y estamos de acuerdo con ella.

Ballena blanca china

La china Yeng Yan participaba en una competencia de aguantar la respiración debajo del agua, llevada a cabo en el acuario Polar Land en la ciudad de Harbin. Al sumergirse a una profundidad de 4 metros, la chica sintió calambres en una pierna y no lograba regresar a la superficie. Cuando el aire se le empezó a acabar y la buzo ya estaba a punto de desmayarse, sucedió algo inesperado.

"Me sentí débil cuando sentí que una fuerza desconocida me empujaba hacia arriba", recuerda la chica. Resultó que una ballena blanca decidió rescatarla. Tal vez sin ella la historia hubiera terminado muy triste porque el público que observaba la competencia estaba seguro de que todo marchaba bien y que Yeng Yan simplemente podía permanecer debajo del agua durante mucho tiempo.

La yegua Kerry

Esta historia sucedió en una granja escocesa. Fiona Boyd intentaba ayudarle a un ternero perdido a regresar con su familia y ni siquiera sospechaba que la mamá del pequeño tomaría sus acciones como agresión e intentaría atacarla.

Cuando la vaca enfurecida empezó a atacar a la chica, Fiona empezó a gritar sin siquiera esperar que alguien la ayudaría, porque en aquel momento en la granja ya no había más personas. Pero había una yegua joven llamada Kerry, que acudió al rescate inmediatamente y contuvo a la vaca mientras la chica corrió a un lugar seguro. Afortunadamente, solo tuvo un par de rasguños.

Imagen de portada TheRichest
Basado en material de TheRichest