Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Este perro tuerto encontró a la familia perfecta

Esta conmovedora historia comenzó un día como cualquier otro en que Jordan Trent iba con su familia al supermercado para comprar algunos víveres sin otro plan que regresar a casa luego y compartir tiempo juntos. Sin embargo, este fue uno de los días que marcó para siempre la vida de Jordan, de sus hijos y su esposa. Genial.guru te invita a conocer qué fue lo que sucedió y cómo ahora este hombre se considera más afortunado y feliz que antes. 


A la salida del establecimiento, en Georgetown, Texas, Jordan y su familia vieron a un hombre que vendía cachorros. Atraídos por la ternura de los pequeños pastores australianos los niños corrieron hacia él. Pronto descubrieron que dentro de la camada había uno especialmente pequeño, tímido y con un solo ojo. "Nadie lo quiere porque es parcialmente ciego" les dijo el vendedor. "En ese momento supe que debíamos llevarlo a casa con nosotros", dice Jordan. 

El pequeño Shiner fue acogido y aceptado por esta amorosa familia que desde antes sabía que una limitación física no es ningún impedimento para tener una vida plena. Jordan más que nadie en el mundo podía comprender al pequeño cachorro ya que desde siempre había vivido con una visión limitada; él también es ciego de un ojo y supo desde el primer instante que era en su casa donde este perro debía tener la oportunidad de crecer y ser feliz.

Ese día en el supermercado los hijos de Jordan vieron a Shiner, voltearon a ver a su padre y le dijeron: "Es ciego de un ojo, como tú, papá. Este debe ser nuestro perro". Aunque no tenían planes de comprar o adoptar alguna mascota y el encuentro con Shiner fue sorpresivo, Jordan no lo pensó, sabía que estaban hechos el uno para el otro. Toda su rutina, el plan de ese día y la vida familiar de los Trent cambió para siempre en ese momento.

“A veces lo veo correr y chocar con algunas cosas. Entonces lo comprendo, como yo tiene problemas para comprender cuál es la profundidad de los objetos y los espacios", dice Jordan, quien perdió la visión de su ojo derecho cuando tenía 15 años, un día mientras arreglaba el jardín de su casa. 

“Todos los animales necesitan amor sin importar cómo luzcan; sin importar sus deformidades físicas o cuántos ojos tienen", continúa Jordan. Este sentimiento fue el que lo hizo elegir al pequeño Shiner.

Hoy este adorable peludo es tan feliz como cualquier mascota en un hogar amoroso. Pasa sus días jugando con los hijos de Jordan y sabe que pertenece a un hombre que lo entiende a la perfección. 

Fotos: Intagram