Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Escritoras que usaron nombres de hombres para alcanzar el éxito

En siglos pasados, se consideraba que la literatura era una cosa de hombres. De hecho, era impensable que una mujer pudiera mostrar rasgos de inteligencia, pues era visto como una transgresión. Incluso las casas editoriales, que tradicionalmente trabajaban solo con hombres, hacían todo lo posible para evitar que una autora fuera publicada. Es por eso que muchas mujeres que deseaban escribir libros optaron por usar seudónimos masculinos.

Aunque hoy en día los tiempos han cambiado y las escritoras son aceptadas en el mundo literario, todavía hay casos de autoras que en el siglo XXI decidieron usar un nom de plume para poder tener mayor éxito.

Genial.guru recopiló una lista de 10 mujeres que aportaron importantes obras al mundo literario y que merecen ser conocidas por sus nombres verdaderos. Además, incluimos un bono con una de las escritoras más famosas de la época victoriana.

1. Mary Anne Evans — George Eliot

Mary Anne Evans fue una periodista, poeta y autora que publicó su primera novela Adam Bede en 1859. Para evitar que la vieran como una simple escritora de novelas románicas, Mary Anne utilizó el seudónimo George Elitot, ya que consideraba que solo si usaba un nombre masculino sería tomada en serio. Además, esto la ayudaría a evitar el escrutinio público. En 1874, publicó Middlemarch: un estudio de la vida de provincia, una de las obras más famosas de la literatura inglesa que convirtió a Evans en una de las escritoras más importantes de la época victoriana.

2. Nelle Harper Lee — Harper Lee

Nelle Harper Lee creció en el sur de los Estados Unidos en la década de 1930, un periodo donde eran frecuentes los actos de racismo, las injusticias de clases sociales y la supresión del género femenino. La escritora publicó tan solo dos libros en toda su vida, sin embargo, uno de ellos Matar un ruiseñor, es considerado como uno de los más importantes de la literatura de ese país, ya que trataba los temas que afectaban directamente a esa región. Lee optó por utilizar su segundo nombre, Harper, para firmar sus obras, pues sonaba más varonil. Durante varios años, el público pensó que el autor era en realidad un hombre.

3. Alice Bradley Sheldon — James Tiptree Jr.

Alice Bradley Sheldon es reconocida como una de las escritoras de ciencia ficción más famosas de su época. Además, ayudó a romper los paradigmas que existían sobre la percepción entre la literatura masculina y femenina. En 1968, empezó a utilizar el seudónimo James Tiptree Jr. Escogió James porque era uno de los nombres más comunes entre los hombres, mientras que Tiptree lo sacó de una botella de mermelada.

Debido a las temáticas de sus libros, muchos pensaban que, en realidad, James era una mujer, sin embargo, Alice continuó usando el nom de plume (nombre de pluma) hasta 1976. Años después, en una entrevista, explicó la razón: “Un nombre masculino me parecía una buena manera de camuflarme. Sentía que un hombre pasaría más desapercibido. Había tenido demasiadas experiencias en mi vida en ser la primera mujer en una ocupación determinada”.

Hoy en día, en honor al trabajo de Alice, en los Estados Unidos se otorga un premio a la mejor obra literaria del género de ciencia ficción o fantasía. El galardón lleva su nombre, pero el masculino “James Tiptree, Jr. Literary Award”.

4. Las hermanas Brontë

En una pequeña casa de piedra y madera en Haworth, Inglaterra, entre 1846 y 1847, vivieron Charlotte, Emily y Anne Brontë. Durante ese periodo, las hermanas escribieron tres de las obras clásicas del romanticismo: Jane Eyre, Cumbres borrascosas Agnes Grey. Estas autoras de la era victoriana son consideradas pioneras, pues abrieron el paso para que otras mujeres fueran aceptadas en el mundo de la literatura.

Charlotte Brontë, bajo el seudónimo de Currer Bell, es la responsable de uno de los libros más reconocidos de todos los tiempos, Jane Eyre.

Emily Brontë utilizó el nombre Ellis Bell para publicar Cumbres borrascosas.

Anne Brontë firmó como Acton Bell el libro Agnes Grey.

Las tres novelas salieron a la venta en 1847, y las tres chicas utilizaron sus iniciales para crear sus alias.

5. Aurore Dupin — George Sand

Amantine Lucile Aurore Dupin empezó a utilizar el seudónimo George Sand en 1831 tras divorciarse de su marido y mudarse a Paris. También aprovechó la ocasión para empezar a utilizar ropa de hombre, lo cual le permitía andar por las calles parisinas en libertad y tener acceso a lugares en donde se les negaba la entrada a las mujeres. Fue así como logró establecer amistades con algunos de los intelectuales franceses más notorios de su época, entre ellos Victor Hugo, Voltaire y Julio Verne. Fue la autora de más de 140 novelas, obras de teatro y columnas de opinión en periódicos donde se expresaba libremente sobre la situación política en Francia tras la revolución.

6. Karen Blixen — Isak Dinesen

La escritora danesa Karen Blixen fue candidata para recibir el Premio Nobel de Literatura en dos diferentes ocasiones. Años antes, bajo el nombre Isak Dinesen, publicó la colección de cuentos cortos Siete cuentos góticos. Vivió durante un largo periodo en Kenia e incluso aprendió a hablar suajili. Fue su experiencia en ese país la que la inspiraría a escribir una de sus novelas más recodadas Memorias de África. Isak Dinesen no fue el único seudónimo masculino que Karen usó; también firmó con el nombre Pierre Andrézel.

7. Christina Lynch y Meg Howrey — Magnus Flyte

No solo las autoras en siglos pasados optaron por usar nombres de hombre como es el caso de Magnus Flyte, que en realidad es el alias utilizado por la dupla de escritoras Christina Lynch y Meg Howrey. Las mujeres adoptaron ese nombre en el 2012 para publicar su novela The City of Dark Magic. Ellas consideraron que utilizando un nombre masculino atraerían a lectores de ambos sexos.

8. Violet Paget — Vernon Lee

A finales del siglo XIX y principios del XX, la autora francesa Violet Paget se consolidó como una de las escritoras prolíficas más respetadas de su época. Las obras de Paget eran un abanico de temáticas que destacaban los viajes, criticas de arte, música, cuentos sobre lo sobrenatural y ensayos que hablaban sobre el feminismo, la Primera Guerra Mundial y el liberalismo. Violet escogió el nombre Vernon Lee para firmar sus obras literarias. Sus novelas de fantasmas y espíritus son las más famosas.

9. Eugénie-Caroline Saffray — Raoul de Navery

La francesa Eugénie-Caroline Saffray empezó escribiendo en prosa y poesía bajo el nombre de Marie David. No fue hasta 1860 que adoptó el alias Raoul de Navery en honor a su abuelo. Las obras de Saffray estaban influenciadas por el catolicismo y los valores morales.

10. Joanne Rowling — J. K. Rowling

J. K. Rowling es la escritora más leída de todos los tiempos; es la creadora de la saga literaria de Harry Potter, la cual ha vendido más de 500 millones de copias a nivel mundial. El caso de la británica es paradigmático, pues al momento de la publicación de la primera entrega de la serie, la casa editorial le aconsejó a Rowling no utilizar su primer nombre Joanne, ya que consideraban que los niños no leerían un libro si sabían que estaba escrito por una mujer. En una entrevista, Rowling explicó la decisión: “En ese momento y, para ser honesta, si me hubieran dicho que debía llamarme Rupert, probablemente habría aceptado. Lo necesitaba”.

En el 2013, volvió a utilizar un seudónimo, en esta ocasión, escogió el nombre masculino Robert Galbraith para publicar su novela para adultos y así poder evitar las comparaciones y las altas expectativas.

Bono: Jane Austen — A Lady

Una de las novelas más reconocidas del romanticismo es Orgullo y prejuicio. Su portada no lleva el nombre del escritor, tan solo dice: “Una novela en tres partes escrita por una dama”. Jane Austen, hoy en día, es considerada como un clásico de la literatura. Las protagonistas de sus tres novelas: Sentido y sensibilidad, EmmaOrgullo y prejuicio batallan a diario con un péndulo interno entre hacer lo que la sociedad espera de ellas y el liberalismo e identidad propia que, por más que las normas sociales dicten, no puede reprimir. Además, tenían un toque de ironía. Mientras estuvo viva, Austen firmó sus libros con el seudónimo “A Lady” (Una dama).

¿Sabías que estas obras literarias fueron escritas por mujeres? Cuéntanos, ¿cuáles de estos libros has leído? ¿Consideras que hoy en día es más fácil para una escritora publicar una novela?

Imagen de portada ASSOCIATED PRESS/East News
Compartir este artículo