Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Mitos sobre la Luna que muchos seguimos creyendo a pesar de que ya fueron desmentidos por la ciencia

La Luna es el único satélite natural que la Tierra posee, y es un cuerpo celeste que ha inspirado a personas, escritores, agencias espaciales y científicos a lo largo del tiempo. Siendo un objeto presente en todo el mundo y en gran parte de la historia, se han creado mitos sobre ella basados en creencias antiguas, pero no todas estas leyendas son reales, ya que se comprobó con hechos que muchas de ellas son falsas.

Genial.guru quiere hablarte sobre algunos mitos relacionados con la Luna que han sido divulgados y aceptados por generaciones, pero que, en realidad, no tienen suficientes fundamentos para ser considerados verdaderos, de acuerdo con estudios científicos.

1. Los lobos aúllan cuando hay Luna llena

Muchas generaciones han visto que los lobos aúllan cuando la Luna se encuentra en fase llena; sin embargo, la ciencia no considera que esta teoría sea completamente válida. De acuerdo con varios estudios realizados, la razón por la que un lobo aúlla tiene que ver con su interacción social, por ejemplo, para mantenerse en contacto con los miembros de su manada, sin importar el momento del día o si hay una fase lunar en específico. Un estudio realizado en Austria incluso sugirió que la intensidad del aullido varía por la relación que el ejemplar tiene con otras especies afectivas.

2. La Luna influye en el crecimiento del cabello

Algunas personas consideran importante las fases lunares para saber cuándo su cabello crecerá más rápido, pero la verdad es que este mito aún no ha sido comprobado. Hasta la fecha, aunque no existe un estudio que verifique la relación entre la Luna y el crecimiento del pelo, sí está científicamente comprobado que el cabello cuenta con su propio ciclo de vida, en el que puede llegar a crecer hasta un centímetro por mes. En otro estudio realizado en Irvine, California, se señaló que el crecimiento del pelo está regulado por un mecanismo molecular que garantiza que este se “distribuya” en sectores concretos de la piel.

3. La Luna tiene un lado oscuro

Si te has preguntado por qué la Luna se ve igual todos los días y crees que tiene una parte que la luz del Sol jamás ha tocado, debes saber que una comprobación descrita por la NASA señaló que el tiempo que nuestro satélite natural tarda en girar sobre su propio eje es el mismo que este cuerpo demora en orbitar alrededor de la Tierra: 29 días aproximadamente. Es por eso que siempre vemos la misma cara de la Luna desde el punto de vista de la Tierra. Sin embargo, esto no quiere decir que el satélite no reciba luz solar en toda su superficie, ya que la cara oculta a nuestra vista recibe la misma cantidad de luz que aquella que sí vemos.

4. La Luna cambia el comportamiento de las personas

Hay períodos específicos en el que un sentimiento predomina en tu ser, como cuando hay días de Luna llena o Luna nueva. Sin embargo, si piensas que es por culpa del satélite natural, debes saber que este mito aún no tiene la aprobación total de la comunidad científica. Varias investigaciones han querido demostrar que la Luna sí influye en el comportamiento de una persona, pero carecían de sustento científico. En contraste, un estudio realizado por la psicóloga Geneviève Belleville demostró que algunos trastornos mentales del ser humano, como la ansiedad, no tienen relación alguna con las fases lunares.

5. El período menstrual depende de las fases lunares

Algunos mitos lunares tuvieron su origen en tribus antiguas, y uno de ellos dicta que la menstruación tiene una afinidad con el ciclo de fases lunares, lo cual ha sido desmentido. De acuerdo con un estudio realizado por la Dra. Marija Vlacic Wheeler, aunque ambos ciclos tienen una duración similar (29 días aproximadamente), el de una mujer no suele ser exactamente el mismo, ya que varía dependiendo de muchos factores físicos y emocionales. Por lo tanto, no está comprobado que la menstruación tenga una relación de tiempo idéntica con las fases lunares.

6. En Luna llena hay más partos espontáneos

Otro mito que relaciona a la mujer con las fases lunares es que, en días de Luna llena, hay una mayor cantidad de partos. Sin embargo, varias investigaciones han comprobado que dar a luz no es predominante en esa fase. Como ejemplo, un estudio realizado por Daniel B. Caton encontró, tras analizar a 50 millones de partos en un período de 12 años, que la cantidad de nacimientos ocurridos en cada fase lunar no tuvo una variación mayor. Por lo tanto, la Luna no tiene algo que ver con eso.

7. La Luna influye en el cultivo de plantas

Desde tiempos remotos, algunas creencias tenían como parámetro a la Luna para saber en qué momento cosechar, regar o hacer crecer las plantas. Por ejemplo, se cree que en Luna llena se podrá observar un crecimiento mayor en el tallo de un vegetal, pero ¿qué ha dicho la ciencia al respecto? De acuerdo con el profesor Howard Griffiths, miembro de la Universidad de Cambridge, la intensidad de luz reflejada por la Luna es muy débil para que las plantas puedan realizar la fotosíntesis. Por lo tanto, no influye en su crecimiento.

8. La gente enloquece cuando hay Luna llena

Como si se tratara de la leyenda del hombre lobo, se creía que en las noches de Luna llena, las personas tenían un comportamiento “lunático”. Esto se reflejaba en el aumento de ingresos a centros psiquiátricos, accidentes viales, visitas al hospital y delitos. Los investigadores Roger Culver, Ivan Kelly y James Rotton analizaron varios estudios sobre la relación que había entre la Luna y algunos de estos eventos, y encontraron que es irrelevante en qué fase lunar se realicen, ya que no existe una correlación.

9. La Luna altera los patrones del sueño

Otro de los factores en el que se piensa que el ser humano es influenciado por la Luna radica en el sueño, sobre todo, en las noches de Luna llena, la cual podría generar alteraciones al dormir. Un equipo de investigadores trabajó en un estudio donde se analizó la calidad del sueño de varios niños durante las fases lunares, y los resultados arrojaron que la diferencia entre la duración del sueño en las noches de Luna llena es 1 % menor que en las de Luna nueva, lo que equivale a cinco minutos menos, por lo que la Luna no es responsable del insomnio que pudieras padecer.

10. La Luna es blanca y brillante

No hay nada más hermoso que ver una Luna blanca brillando en su máximo esplendor; sin embargo, el encanto terminará cuando sepas que esta ni es blanca ni es brillante. La ciencia señala que la Luna brilla debido a la luz que recibe del Sol. Además, tiene una superficie de color gris oscuro, pero puede verse de colores como amarillo, rojo e incluso azul debido a una ilusión óptica en la que las partículas que se liberan a la atmósfera filtran la longitud de onda de la luz que emite la Luna, lo que provoca que esta sea apreciada de un tono u otro.

Ahora que conoces la verdad detrás de algunos mitos sobre la Luna, cuéntanos: ¿en algún momento llegaste a creer que eran verdaderos? ¿Conoces otras leyendas lunares que te gustaría que fueran verificadas? Cuéntanos en la sección de comentarios.