Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Trucos secretos que nos hacen gastar más en las tiendas

--6-
144k

¿Cuántas veces, estando en un centro comercial o en el súper, haces compras innecesarias? Seguramente, muchas veces. Sin embargo, pocos se ponen a pensar que nos obligan a realizar compras no planeadas gracias a todo tipo de trucos.

Genial.guru juntó 10 trucos comunes que los especialistas en publicidad utilizan para aumentar las ventas.

Cajas incómodas

Más del 60% de las personas descartan los objetos innecesarios mientras esperan su turno en la caja. Para no dejar que el cliente se arrepienta de las compras espontáneas, las cajas están organizadas de tal forma que es básicamente imposible sacar las cosas innecesarias, sobre todo, si están en un carrito.

Descanso sin descanso

En las áreas de comida, puedes descansar y comer algo antes de continuar con tus compras. Sin embargo, no lograrás pasar mucho tiempo en esto: los muebles son incómodos, las mesas están muy pegadas, el ruido y el eco hacen lo suyo. Esto ayuda a los centros comerciales a retener a la gente durante mucho tiempo y garantizar el flujo constante de los clientes.

No hay ventanas ni reloj

Todos sabemos que en los casinos no hay reloj ni ventanas, esto se hace para que la persona pierda la noción de la realidad y pase el mayor tiempo (y dinero) posible en este establecimiento. Los centros comerciales se basan en el mismo principio: no tienen reloj y las ventanas son muy escasas.

Tiendas acogedoras

Todos los pasillos en los centros comerciales están bien iluminados, y de las bocinas suena música fuerte. Además, la baldosa refleja bien tanto la luz, como el sonido, intensificando el efecto. Sin embargo, cuando entras a una tienda, el piso se vuelve suave, la luz menos aguda, y la música, más tranquila y agradable. Todo esto crea la sensación de comodidad y te hace pasar más tiempo en la tienda.

Espejos engañosos en los probadores

Por más triste que sea, los espejos en los probadores están hechos de tal forma que luzcamos más esbeltos, bronceados y altos. Por ejemplo, en algunas tiendas de ropa interior, a los espejos se les agrega un pigmento de color rosa, gracias al cual la piel luce bronceada. Esto ayuda notablemente a incrementar las ventas: la práctica muestra que cuanto más nos gustamos en ciertas prendas, más probable es que las consigamos.

Reubicación de mercancía

Si durante cierto tiempo realizas las compras en la misma tienda, sabes bien dónde se encuentra la mercancía y vas directamente a lo que necesitas sin prestar atención a otros mostradores. Después de reubicar los alimentos, el cliente se ve obligado a mirar nuevamente todas las estanterías buscando el producto que necesita, y de paso agregando objetos innecesarios a su carrito.

Iluminación bien planeada

Según las observaciones, se venden mejor los plátanos de cierto tono de color amarillo. Esta regla funciona también con otras frutas y verduras, lo cual bien saben los dueños de las tiendas. El problema de color se soluciona gracias a la iluminación: la luz "correcta" es capaz de hacer cualquier mercancía más atractiva.

Demanda artificial

Veamos el ejemplo de todo tipo de jugos. ¿Alguna vez has notado que en algunas áreas de la tienda aparecen "espacios"? Nos parece que esta mercancía es tan buena que tiene mucha demanda, por lo cual también a nosotros nos vendría bien. Desafortunadamente, el jugo es retirado por los mismos empleados de la tienda para crear una ilusión de demanda.

Truco de inseguridad

Los espejos ubicados en las tiendas afuera de los probadores juegan un papel importante en las ventas: si la persona es insegura de sí misma o simplemente no luce tan bien, la imagen de ella que aparece todo el tiempo en los espejos les hace recordar esto. Este truco básicamente las obliga a elegir algo nuevo que podría mejorar su aspecto físico.

Juego de contrastes

Supongamos que en una repisa hay dos teteras parecidas. Una de ellas cuesta 99.99 dólares, y la otra, 79.99. Las ventas de una tetera "económica" son altas, pero la que está más cara es ignorada casi siempre. ¿Por qué? Lo que pasa es que al realizar una compra, no pensamos en el precio real del objeto, sino en que hacemos un buen negocio.

Imagen de portada depositphotos
--6-
144k