Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
11 Historias que demuestran a la perfección que las calificaciones no significan nada en la vida adulta

11 Historias que demuestran a la perfección que las calificaciones no significan nada en la vida adulta

--41
12k

¿Con qué frecuencia oíste en la escuela que si sacabas malas notas ibas a echar a perder tu vida? Vaya, esta apreciación resulta que es completamente falsa.

Por eso, Genial.guru ha recopilado para ti hasta11 historias sobre personas que, en algún momento, fueron malos estudiantes. Ellos prueban, sin lugar a dudas, que el éxito en la vida no depende precisamente de las calificaciones que se hayan obtenido en la escuela.

  • En la escuela yo era un mal estudiante y ahora trabajo con los clientes principales de Google. De acuerdo con el rendimiento en general, yo era uno de los tres peores alumnos de la clase y, finalmente, hasta me vi obligado a cambiar de escuela. A los otros dos también les va muy bien, por lo que sé son chicos creativos y exitosos. Y miren, por lo que yo recuerdo, el peor alumno de otra clase, con el que a menudo coincidía en el baño (con frecuencia nos expulsaban de clase y allí esperábamos para que no nos viera el director), va camino a convertirse en una estrella de fútbol.

  • El que sacaba las peores notas en mi clase se convirtió en un marino de largas distancias. En el último año ha estado dos veces en América Latina, ha viajado por medio mundo y recientemente tuvo su primer hijo. Recuérdalo siempre: las calificaciones no significan nada.

  • Yo sólo sacaba un aprobado raso en mi escuela de secundaria, era de las últimas en la lista de alumnos en todas las asignaturas (excepto en música y arte). Y ahora trabajo en una gran empresa de Madrid. Tengo un trabajo inusual: soy traffic broker (media buyer) y mi especialización dentro de la compañía también es extraña. Me sorprendería bastante encontrar incluso a un centenar de nosotros en toda Europa. Soy profesora en una prestigiosa escuela superior española de marketing digital. Ahora miro hacia atrás y pienso en mi profesor de literatura, que siempre me dijo que terminaría ocupando un trabajo sin salida. ¡Y me río!

  • Nuestro "mal estudiante en la escuela" ahora trabaja como neurocirujano. Hacia muchas travesuras en la escuela, escuchaba heavy metal y se le daban muy mal los estudios. Con unos 15 años, comenzó a ayudar a su madre en una revista sobre jardinería y siembra. Y después de la escuela tradicional acudió a otra de medicina y trabajó en una ambulancia, para luego entrar en la Academia de Medicina. Se graduó con éxito y ahora es un respetado médico. Continúa escuchando heavy metal e incluso toca en una banda de ese género.

  • Ahora yo soy el fundador y propietario de mi propia compañía. Cambié hasta en 7 ocasiones de escuela y formaba parte de ese grupo de "estudiantes con malas calificaciones". Nunca quise dedicarme a temas que me parecían aburridos, y eso incluía la mayoría de las ciencias. Con unos 16 años, como se permitía suspender una asignatura por curso, simplemente dejé de asistir a las clases de álgebra. Yo no seguía el programa escolar en las asignaturas en las que no me gustaban los profesores. Hoy en día, todos mis amigos de la infancia tienen trabajos dependientes, son conductores y vendedores. Es lo mismo para todos los que obtenían por aquel entonces un sobresaliente alto.

  • Mi tío era un terrible estudiante, sobre todo en química. Su profesora no podía soportarlo y predijo que viviría una vida de fracaso barriendo pisos para ganarse la vida. Años después, mi tío se dio cuenta de que la química era una de las materias más interesantes y la convirtió en su vocación. Se graduó en la universidad apostando por esta especialidad y logrando el doctorado correspondiente. Recientemente fue invitado a hablar en una conferencia de químicos. Durante su discurso, mi tío notó cierto alboroto en las últimas filas del auditorio. Pronto se enteró de que allí estaba su antigua profesora, que casi se desmaya por la sorpresa al reconocerlo.

  • Siempre era el último en las calificaciones en mi clase. No suspendía, pero acumulaba muchos aprobados rasos. Y después de terminar la escuela, obtuve un título de honor en la universidad y luego realicé un segundo grado. Trabajé durante dos años y medio en una gran agencia, luego 3 años dirigiendo mi propio negocio. Ahora creo que puedo hacer un mundo mejor. Habló Inglés y japonés fluidamente, aprendo a tocar el violín, practico yoga, hago el cubo de Rubik, soy un autodidacta aficionado y me vuelco con la superación personal. Todo esto me ha demostrado que las calificaciones no significan nada en la vida.

  • Muchos de aquellos que eran malos estudiantes en la escuela hoy tienen su vivienda, su familia y sus hijos. Y yo, que obtuve grandes calificaciones, no me da para alquilar la habitación, y ya ni hablemos del entretenimiento. Algo salió mal, algo salió rematadamente mal.

  • Puedo decir que, a 3 metros de distancia, mi colección de relojes de arena bajo la vidriera no está nivelada. Veo la diferencia en la altura de la misma clase de sillas en IKEA. Puedo darme cuenta de todos los cambios en maquillaje, ropa y expresiones faciales de mis amigos, conocidos y compañeros de viaje. Puedo determinar la distancia exacta de las cosas desde 600 metros de distancia, con una precisión de 3 metros. Con un blanco que se mueve, acierto 10/10 con un objetivo móvil a 300 metros. Y terminé la escuela sacando muchos básicos en mis calificaciones.

  • En mi clase había 3 estudiantes con muy malas calificaciones. Uno creó una fundación de caridad y presta asistencia real a varios cientos de necesitados. El segundo trabaja como jefe de redacción en un periódico importante. El tercero soy yo, un colaborador habitual de una importante revista, así como un escritor de deportes.

  • La ironía del destino. Hasta el último curso apenas sacaba un aprobado raso, formaba parte de ese grupo de malos estudiantes y tenía que hacer los exámenes incluso 2 veces. Pasaron 7 años. Ayer contraté a una excompañera de mi clase. ¡Ella siempre obtenía un sobresaliente y se graduó con honores y distinciones!

--41
12k