Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Madres del reino animal que adoptaron crías de otras especies

----
11k

Los hijos siempre deben estar rodeados de amor, calidez y cuidados y los sabios animales, con su propio ejemplo, nos lo demuestran.

Genial.guru ha recopilado para ti 16 ejemplos conmovedores que demuestran que el amor de los padres no tiene límites, tamaño, ni especies.

16. El león Bonedigger y el perro salchicha Milo

En el Parque de animales exóticos de Wynwood, EE.UU., un cachorro de león fue rechazado por su madre (como se supo después, debido a una osteoporosis) y el personal de las instalaciones decidió trasladarlo a un recinto separado junto al teckel Milo, que asumió toda la responsabilidad de la educación del pequeño rey de los animales. Por cierto, para cuidar a Bonedigger se animaron otros dos teckels y fácilmente se pusieron de acuerdo para encontrar un lenguaje común con el león.

15. El hipopótamo Owen y la tortuga Mzee

En Mombasa, Kenia, después de un tsunami rescataron a un pequeño hipopótamo separado de su familia. El pobrecito, de 300 kilos de peso, recibió el nombre de Owen y lo ubicaron en una instalación junto a la tortuga Mzee, de 130 años de edad. En un primer momento, a Mzee no le gustó su "vecino", pero luego su corazón se derritió y durante dos años enteros Mzee fue el mentor de Owen. La historia de esta pareja es tan famosa que incluso le dedicaron libros y hasta una página web.

14. La paloma Noah y los conejitos

En un centro de rehabilitación de Texas, después de haber sido atacados por varios perros, fueron acogidos dos conejitos bebés que se quedaron huérfanos. Allí ya estaba una paloma llamada Noah, que tenía una sola pata y necesitaba tratamiento. Pese a ello, comenzó a hacerse cargo de los bebés, dándoles todo su calor. Los conejitos recuperaron rápidamente su fortaleza. Por eso, después a Noah se le confió el cuidado de un cervatillo y una ardilla bebé.

13. El perro Pretinha y las pequeñas zarigüeyas

Después de un ataque a una familia de zarigüeyas en Brasil, los bebés recién nacidos, sin llegar siquiera a abrir los ojos, se quedaron huérfanos. Afortunadamente fueron rescatados a tiempo y puestos bajo la supervisión de la adiestradora Stephanie Maldonado. Pero ella tampoco podía proporcionarles un cuidado adecuado, debido a que las zarigüeyas tenían que ser alimentadas cada dos horas. Entonces apareció en escena el perro Pretinha, que no solo los alimentaba, sino también daba calor a los pequeños y, como si fuera una verdadera madre zarigüeya, los cargaba sobre su espalda.

12. La tigresa Sei Mei y los cerditos

La tigresa de un zoológico de Tailandia, alimentada en su tiempo por una hembra de cerdo, se convirtió en la madre de varios cerditos después de que perdiera a sus propios cachorros, nacidos de forma prematura.

11. El jabalí Johann y una manada de vacas

En una granja cercana a la ciudad de Gotinga, Alemania, a una pequeña manada de vacas se sumó un joven jabalí. El granjero Jacob Kraft lo llamó Johann y reconoce que el extraño encajó armoniosamente en su nueva familia. Las vacas lo empujan suavemente con sus cabezas y, al parecer, se llevan bien. Lo más probable es que Johann se hubiera perdido de su familia, pero fue capaz de encontrar un nuevo hogar. Por cierto, este no es el primer caso de vacas cuidando jabalíes.

10. La oveja Alberta y el elefantito Themba

Después de que Themba, un elefante bebé de 6 meses de edad, quedase huérfano y fuera abandonado por su manada, los empleados de la reserva de caza Shamwari, en Sudáfrica, decidieron salvarlo. En un primer momento, la oveja Alberta percibió con agresividad la presencia de este extraño, pero rápidamente se enterneció y se convirtió en amiga y mentora del pequeño elefantito.

9. El macaco Niv y el pollito

El macaco negro Niv, que vive en un zoológico de Israel, en la ciudad de Ramat Gan, no pudo encontrar pareja de su propia especie y comenzó a cuidar a un pollito que vivía al lado. El mono cuida del ave, que siempre acude a él buscando refugio cuando está asustado. Y, por cierto, hasta duerme al lado de su madre adoptiva.

8. El pastor belga Ingo y el mochuelo Poldi

El mochuelo Poldi (su nombre completo es Napoleón) salió de su cascarón mucho más tarde que el resto de sus hermanos y era muy vulnerable en la naturaleza. Una vez se quedó en la casa de la fotógrafa alemana Tanja Brandt y no solo obtuvo una oportunidad para sobrevivir, sino también un gran tutor y amigo, un pastor belga llamado Ingo. Su anfitriona toma regularmente lindas imágenes de esta pareja inusual.

7. La gata Tita y un bebé de ardilla

En un parque de Colombia, Rubén Gaviria rescató a una joven ardilla herida y delegó su crianza en su gata Tita, que en aquel momento todavía amamantaba a sus gatitos. El pequeño fue aceptado con afecto y pronto fue recuperando sus fuerzas.

Por cierto, esta no es la primera vez. La pequeña ardilla, llamada Rokki, no solo fue amamantada por la gata Emma. Esta también le enseñó a ronronear como un gato.

6. La gorila Koko y gatitos

La gorila Koko es muy conocida en todo el mundo, no solo porque ha sido capaz de aprender más de mil palabras en lenguaje de señas, sino también por su amor por los gatitos. Koko por sí misma no fue capaz de convertirse en madre y ya desde hace varios años regala su amor a estos pequeños ronroneadores.

5. La leona Kamunyak y crías de antílope

La leona Kamunyak ("bendita") adoptó al menos 6 crías de antílope, después de que en una caza se pusiera fin a la vida de la madre de uno de ellos. La leona no podía amamantar a los pequeños bebés, por eso solicitaba ayuda de los humanos, permitiendo que estos antílopes fueran alimentados bajo su supervisión. Por desgracia, la leona no pudo proteger a todos "sus" cachorros de los ataques de la manada de leones.

4. Dos hembras de pug, Kapa y Asia y los cachorros de tigre

En el zoológico de la ciudad de Sochi en Rusia, dos hembras de pug, Kapa y Asia, adoptaron cuatro cachorros de tigre abandonados por su propia madre, que antes había renunciado hasta en dos ocasiones a su descendencia. Las perras amamantaron bien no solo a sus cachorros, sino también a sus "hijos" rayados adoptivos.

3. La familia de cachalotes y un delfín

Las adopciones increíbles ocurren también en el mundo acuático. Cerca de las islas de las Azores se observó a una familia de cachalotes que cuidaba a un delfin con la columna vertebral deformada, como si fuera su propio "hijo". Lo más probable es que al delfín le resultase difícil mantener el ritmo de su propia manada. Estaba solo y era vulnerable, por lo que la familia de estas ballenas lo adoptó y comenzó a cuidarlo.

2. El gato Marqués y los cachorros

En la ciudad de Anapa, ¡un gato, de manera altruista, rescató en pleno invierno a seis cachorros! Él no solo ofrecía calor a los pequeños, también cazaba ratones para ellos. Esta gran familia fue descubierta accidentalmente por voluntarios y, a la fecha, todos los cachorros y el gato encontraron sus propios hogares llenos de amor.

1. El perro Ruby y la "Misión de Edgar"

El centro australiano "Misión de Edgar", que rescata a los animales afectados por las actividades humanas o con enfermedades congénitas, cuenta con muchas especies sorprendentes. Entre ellas, se encuentra el perro Ruby. Su primer propietario lo compró para proteger a las ovejas, pero consideró que el perro no podía hacer frente a su trabajo y dio instrucciones a un amigo para acabar con su vida. A último momento, el corazón de este hombre tembló y decidió llevar a Ruby a la "Misión de Edgar". Ruby vive en este centro desde el año 2009 y durante este tiempo ha ayudado a adaptarse y volver a la vida normal a una gran variedad de cachorros huérfanos, convirtiéndose en una madre de cerditos, cabritos, terneros, ponis y otros. Ruby es considerada aquí como la enfermera de los animales.

Bono: El carpincho Gary y el gato Flopsy

Esta encantadora pareja no cuenta con una historia derivada de una salvación o crianza milagrosa, pero sí de una amistad pura, que surgió después de que sus propietarios se enamorasen de los maravillosos carpinchos (también llamados capibaras) y decidieron llevarse uno a casa. ¡Cómo conmueve ver la ternura de este lindo roedor! ¡De 50 kilos!

----
11k