Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

600+ Buzos (y algunos perros) se unieron para limpiar el océano y lograron romper un récord Guinness

9-35
101

La contaminación de los océanos es un problema que no puede ser ignorado. Por eso, 633 buzos se reunieron en Florida para romper un récord Guinness de limpieza submarina. Hombres, mujeres e incluso algunos perros comenzaron con esta iniciativa hace algún tiempo, colaborando con la asociación Project Aware para la conservación de la vida marina.

En Genial.guru sabemos que estas historias merecen ser contadas, por lo que decidimos darle un espacio y compartirla contigo.

El trabajo en equipo que rompió un récord Guinness

En junio de 2019, 633 buzos se unieron para realizar una limpieza submarina en el muelle internacional de Deerfield Beach, Florida, y el resultado fue maravilloso: además de ayudar a la naturaleza, lograron romper el récord mundial Guiness de la mayor cantidad de personas reunidas en un mismo lugar para realizar una limpieza submarina al mismo tiempo.

Este récord había sido establecido anteriormente en 2015, en el mar Rojo egipcio, en donde un submarinista del ejército egipcio, Ahmed Gabr, dirigió a un equipo de 615 buzos con el mismo objetivo.

La edición 2019 del Save Deerfield Beach fue organizada por el Club de Mujeres de Deerfield Beach y Dixie Divers, centro de buceo aliado de PADI (agencia de buceo). A la iniciativa también se sumó Project Aware, organización que trabaja activamente por la limpieza de los océanos. Todos se unieron para poner al servicio del medio ambiente sus habilidades de buceo.

El área que se limpió tiene bastante vida marina, por lo que es una zona de pesca recurrente, una de las razones por las que casi una tonelada y media de restos de equipo de pesca y más de 9 000 piezas de desechos fueran recogidos del mar, según cifras de Project Aware.

Los restos recogidos por los voluntarios serán reciclados por el programa de ciencia ciudadana Dive Against Debris (“Buceo contra escombros”), el cual se encarga de clasificarlos según su tipo, cantidad y ubicación, generando documentación que servirá de evidencia sobre la crisis de basura que enfrentan los océanos. Hasta el momento, más de 50 000 buzos de 114 países han contribuido para crear este reporte.

“Nos sentimos abrumados por el éxito del evento, pero queremos enfatizar en que no es necesario participar en él para hacer la diferencia”.

Qué es Project Aware

El proyecto fue iniciado en la década de 1980 por la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI, por sus siglas en inglés), y actualmente es un movimiento global que busca proteger a los océanos combinando la aventura con un propósito ambiental de conservación marina.

Parte de su labor es proporcionar las herramientas necesarias para conectar a individuos, gobiernos, organizaciones y empresas que compartan la misma ética de cuidado del planeta a través de acciones locales por un océano más limpio y saludable.

Hasta el momento, la organización ha realizado 194 977 acciones de conservación a favor de los océanos en 182 países en los que ha recogido 1 409 021 artículos de desecho, y espera alcanzar el siguiente millón para finales de 2020. Afortunadamente, cada vez son más los buzos que se suman a esta causa, e incluso algunos perros han ayudado en las tareas de limpieza varias veces.

“Fuera de la vista, fuera de la mente”

No importa si vives en la costa o no, la contaminación de los océanos es un problema que no puede ser ignorado. De esta manera, acciones como la de estos 633 buzos no solo contribuyen a solucionar el problema, sino también a hacerlo visible y a generar consciencia de su gravedad e implicaciones.

Sin embargo, a pesar de estas buenas acciones, se hace difícil contrarrestar las alrededor de 8 millones de toneladas métricas de residuos plásticos que ingresan al mar cada año, según estimaciones científicas.

De acuerdo con información de la propia Dive Against Debris, 6 de cada 10 restos de basura en el mar son plásticos de un solo uso (popotes, envases de alimentos, etc.), los cuales solo fueron utilizados por unos minutos, pero que quedarán por cientos de años en el planeta. En estos casos, es importante realizarse la siguiente pregunta: ¿vale la pena usar productos de ese tipo?

La labor de estos buzos merece ser aplaudida y es muy esperanzadora, pero es importante que todos tomemos consciencia de este problema y contribuyamos al cambio. ¿Qué acciones realizas para disminuir la contaminación ambiental? Cuéntanos en los comentarios.

9-35
101
Compartir este artículo