Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo el uso frecuente de tu teléfono inteligente influye en tu cuerpo y cerebro

Para nuestro cuerpo y cerebro es natural seguir el ciclo de sueño y vigilia, lo cual nos llena de energía de día y nos proporciona un buen descanso de noche. La luz de los dispositivos electrónicos tiene el mismo efecto que el sol de la mañana: hace que nuestro cerebro deje de producir melatonina: hormona que nos permite dormir profundamente.

Cuando miramos la pantalla de nuestros teléfonos inteligentes de noche, nuestro cerebro entiende que acaba de empezar un nuevo día y que no es la hora para dormir. Mientras el cuerpo está cansado y requiere descanso, debido a esta contradicción se nos hace más difícil dormir y despertarnos, sin embargo, solo es un problema.

Genial.guru quiere compartir contigo cómo los dispositivos electrónicos afectan el cuerpo y el cerebro.

Almacenaje de toxinas

En el transcurso del día, en el organismo se acumulan neurotoxinas, de las cuales nos deshacemos durante un sueño largo. Debido a las fallas en la producción de melatonina y otras hormonas, los ciclos de sueño se desajustan, tu sueño se hace intranquilo e interrumpido. Esto lleva al almacenaje de toxinas, las cuales, a su vez, producen dolor de cabeza, cansansio y agotamiento del sistema nervioso y estrés.

Aprender se vuelve más difícil

"Solo revisaré mi Facebook y a dormir. ¿Qué? ¿Ya amaneció?". Seguramente todos conocemos esto. Nuestros móviles nos atrapan tanto que nos volvemos sus prisioneros, y dormimos menos. Cuanto menos dormimos, más difícil es para el cerebro recibir la información nueva. Y no es de sorprender porque simplemente está sobrecargado y no tiene tiempo de procesar lo que intentamos aprender durante el día.

Fallas en la memoria

Además de los problemas para asimilar la información nueva, se nos hace más difícil recordar la vieja. Parece un armario con ropa: cuando está desordenado, se vuelve más complicado encontrar la prenda que necesitamos, y tenemos que gastar más tiempo y fuerzas en eso.

Hambre

Las fallas en la producción de melatonina, ciclos de sueño y reducción del tiempo de descanso también desajustan el funcionamiento correcto de nuestros órganos internos. Por ejemplo, el intestino y el estómago. Debido a que el cuerpo está cansado, y el cerebro está activo, nos envía la señal para avisarnos que necesita energía adicional. Sentimos la necesidad de comer algo aunque no debería ser así. Esto puede producir grandes problemas con la digestión.

Problemas de visión

Mamá siempre decía: no veas la tele con la luz apagada. Y tenía razón. La luz azul que emana la tele, una tablet o un teléfono inteligente afecta la retina y la perjudica. Especialmente en la noche. Al mismo tiempo, no solo las estructuras de ojos se irritan, sino también el nervio óptico. Por eso "se nos cansa la vista".

Debes terminar de trabajar con tus dispositivos electrónicos al menos 2 horas antes de dormir. Es el tiempo suficiente para que nuestro cerebro entienda que ya es de noche y que hay que empezar a prepararse para dormir.

Ilustradora Yekaterina Ragozina para Genial.guru