Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Disparatadas investigaciones que fueron premiadas con el anti-Nobel

Para una persona, ganar un premio Nobel equivale a su consagración mundial. Recibir el galardón de la Academia Sueca lleva a que un científico o escritor obtenga un reconocimiento que va más allá del ámbito académico. Y es por esa razón, entre otras, que muchos sueñan con obtenerlo. Sin embargo, hay otros investigadores que deciden moverse por el lado B de la ciencia, y eso no significa que su trabajo deba quedar por fuera de toda la premiación.

Genial.guru quiere compartir con sus lectores una selección de trabajos científicos que obtuvieron un premio que parodia al Nobel y que se les concede a investigaciones que, aunque son absurdas o disparatadas, no dejan de ser sorprendentes.

Premios Ig Nobel

Las personas comunes pueden observar un huevo duro y ver solo eso: un huevo duro. No encontrarían allí ningún misterio, ningún interrogante que valiera la pena investigarse. Sin embargo, los científicos pueden ir más allá con su curiosidad e imaginación, y, al ver un huevo hervido, pueden hacerse la siguiente pregunta: ¿es posible deshervirlo?

Por otra parte, cuando pensamos en apostadores, nos vienen a la mente decenas de imágenes, pero seguramente no de cocodrilos. Un equipo de investigadores sí lo hizo, e investigó al respecto.

Esta clase de trabajos jamás podría aspirar a obtener un premio Nobel, pero, sin embargo, no todo está perdido para esos científicos. Desde 1991, la revista de parodia científica Annals of Improbable Research (AIR) otorga los Ig Nobel, conocidos también como los anti-Nobel. Cada año se eligen 10 categorías que no son siempre las mismas, y se premia a los trabajos más sorprendentes y absurdos dentro de cada área. A continuación, haremos un repaso de algunos de los premiados en las distintas disciplinas.

1. Ig Nobel de Química

  • Quizás te haya sucedido: tienes ganas de comer un huevo frito y lo único que hay en el refrigerador es un huevo ya hervido. El problema, aparentemente, no tiene solución. Sin embargo, en 2015, un equipo de científicos se hizo la siguiente pregunta: ¿es posible deshervir un huevo? El grupo investigó y experimentó, y finalmente publicó un trabajo que incluye una receta para poder deshervirlo parcialmente. Gracias a ello, estos investigadores recibieron el Ig Nobel de Química.
  • Años atrás, era común que nuestras abuelas humedecieran un dedo con su saliva para limpiar una mancha en la mesa o en algún otro objeto. Pero ¿este fluido tiene realmente cualidades limpiadoras? En 2018, el Ig Nobel de Química fue para un equipo que realizó una investigación que se centró en estimar cuál es el poder limpiador de la saliva de los humanos en superficies. Lo que se descubrió fue que esta tiene un componente, la alfa-amilasa, que es el responsable de quitar las manchas. Este también se encuentra en el jabón y en el pan.
  • La producción de saliva de un niño no parece ser un tema interesante para la mayoría de los mortales, pero las preocupaciones de los investigadores suelen ir más allá. Unos científicos japoneses recibieron el Ig Nobel de Química en 2019 por realizar un estudio enfocado en determinar cuánta saliva genera un chico de 5 años al consumir distintos tipos de alimentos.

2. Ig Nobel de la Paz

  • Cuando la mayoría de nosotros vemos a una persona ejecutar un instrumento de viento, nos dejamos llevar por la música, juzgamos la ejecución, y hasta podemos ponernos a bailar. Sin embargo, los científicos no solo hacen todo eso, sino que también reparan en otras cosas. Un grupo de investigadores recibió el premio en 2017 por demostrar que ejecutar frecuentemente el instrumento musical llamado didyeridú puede dar buenos resultados en el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño y los ronquidos.
  • Conducir un automóvil, sobre todo en las ciudades, puede convertirse en una actividad estresante. Por ese motivo, es común ver que un conductor estalle en gritos o insultos ante una mala maniobra de otro automovilista. En 2018, un equipo de investigadores realizó la medición de la frecuencia, la motivación y los efectos de gritar e insultar al conducir un automóvil. La conclusión a la que se llegó fue que, ante los gritos e insultos, “la ansiedad pone nerviosas a las personas, hace que se vuelvan indecisas o vacilantes, lo que da lugar a situaciones de riesgo o pone en peligro tanto a ellas como a otros”.
  • Aunque una picazón es molesta, tiene su lado bueno: permite que nos rasquemos. El rascarse es una fuente de placer. Sin embargo, es un tema sobre el que conocemos poco. El premio en el 2019 se lo llevó un grupo de investigadores que realizó un trabajo con el objetivo de “evaluar una posible correlación entre el placer y la atenuación de la picazón inducida por el rascado”. Para ello, indujeron la picazón experimental en un grupo de personas por medio de una sustancia llamada cowhage. La conclusión a la que se llegó fue que la picazón “se percibió más intensamente en el tobillo, mientras que el rascado atenuó la comezón con mayor eficacia en la espalda”.

3. Ig Nobel de Economía

  • El Hombre Araña solía atrapar criminales lanzándoles su red, y su método realmente le funcionaba. Quizá inspirada por eso, en 2007, la distinción la recibió una sola persona, un taiwanés de nombre Kuo Cheng Hsieh. En su caso, el premio no fue por una investigación, sino por un invento que él patentó: un artefacto que arroja una red para atrapar ladrones de bancos
  • Mirar a un cocodrilo puede provocarnos miedo, rechazo, puede maravillarnos o, incluso, causarnos simpatía. Pero la curiosidad de los científicos suele ser sorprendente, y, para ellos, mirar un cocodrilo puede llevarlos a hacerse miles de preguntas. Dos investigadores se cuestionaron lo siguiente: ¿cómo afecta a un apostador el contacto con un cocodrilo? Para ello, hicieron que un grupo de personas apostara en un simulador. Luego, a esos mismos sujetos se los hizo sostener un cocodrilo de agua salada de 1 metro, y los hicieron apostar nuevamente. La conclusión a la que llegaron fue que un estado de mayor exaltación “puede intensificar el juego” en algunos jugadores, pero solo si ese sentimiento “no se percibe como una emoción negativa”. El trabajo les valió a estos científicos el Ig Nobel de Economía en 2017.
  • Un jefe abusivo puedo hacernos la vida imposible, y es probable que nos lleve a la idea de tomar represalias. Un grupo de investigadores recibió el premio en 2018 por una investigación en la cual se preguntó: ¿es efectivo utilizar muñecos vudú para vengarse de malos jefes? La conclusión a la que el equipo llegó es que tomar una represalia simbólica puede dejar a las víctimas de abuso laboral más aliviadas que no hacer nada.

4. Otras disciplinas

  • En 2018, el Ig Nobel de Literatura fue para un grupo de investigadores que realizó un trabajo en el que se documentó que la mayoría de personas que utilizan productos complicados se abstiene de leer el manual de instrucciones.
  • En 2017, el Ig Nobel de Cognición fue para un equipo que realizó un trabajo en el cual se demostró que, en muchos casos, los hermanos gemelos que son muy parecidos no logran distinguirse visualmente.
  • El Ig Nobel de Biología de 2018 fue para un grupo que presentó un trabajo que, además de absurdo, es bastante ambicioso. Estas personas demostraron que los enólogos experimentados son capaces de detectar cabalmente, y solo por medio del olfato, la presencia de una mosca en una copa de vino.

¿Cuál de estos estudios te sorprendió más? ¿Qué investigación te gustaría que algún equipo de expertos llevara adelante? ¿Qué invento crees que merece un Ig Nobel? Por favor, cuéntanos en los comentarios.