Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

No publiques estas fotos en Internet si no quieres llamar la atención de los estafadores

Casi todos tenemos una cuenta al menos en una red social popular. Millones de personas usan páginas de este tipo y no es de sorprender. Con su ayuda nos comunicamos con nuestros amigos, estamos al tanto de lo que sucede en la vida de nuestros conocidos y las personas que no conocemos, nos enteramos de las noticias y compartimos nuestros pensamientos.

Sin embargo, a veces las ganas de publicar algo impresionante nos hacen olvidar de las reglas de seguridad elementales, por lo cual compartimos información que puede ser usada en nuestra contra. Genial.guru preparó para ti una lista de fotos que no debes subir en tus redes sociales porque los estafadores pueden aprovecharse de ellas.

Pase de abordar

Compartir la noticia acerca de las próximas vacaciones es un deseo común de los usuarios de las redes sociales. Sin embargo, no subas la foto de tu boleto de avión.

Al conocer el número de la reservación o el código de barras, los maleantes podrán entrar libremente a tu perfil en la página de la aerolínea. Y ahí encontrarían datos acerca de la ruta, tus documentos personales, puntos del cliente e incluso algunos números de tu tarjeta bancaria. Esto es suficiente para cancelar tu reservación para el boleto de vuelta o incluso usar tu cuenta bancaria.

Boletos de lotería

En 2015, una residente de Australia de nombre Chantelle ganó en la lotería 825 dólares. Antes de cobrar el dinero, publicó una selfie con el boleto ganador. La foto llamó la atención de uno de los amigos virtuales de la chica, así que el hombre usó el código de barras para cobrar el dinero.

Que la historia de Chantelle les sirva de ejemplo a los demás aficionados de la lotería. No compartas noticias acerca de tu victoria antes de que tengas el premio en tus manos. O aún mejor, no presumas el dinero ganado en las redes sociales, simplemente cuéntaselo en persona a tus amigos de confianza.

Tarjetas bancarias

Un par de fotos de tu tarjeta bancaria pueden ser suficientes para que un estafador se robe el dinero que tienes en tu cuenta. Por lo tanto, jamás publiques fotos en tus redes sociales en las que se ven los datos de tu tarjeta bancaria.

Tampoco almacenes fotos de tu tarjeta en tu móvil. Porque en caso de que te lo roben, los delicuentes tendrán un acceso ilimitado a tu dinero hasta que te comuniques con el banco.

Boletos a eventos

No subas fotos de tus boletos de conciertos, festivales o eventos deportivos, especialmente si se ven sus códigos de barras.

Los maleantes las pueden usar para asistir al evento en vez de ti. Solo publica fotos similares después de que hayas usado los boletos que pagaste.

Capturas de pantalla no revisadas

No publiques capturas de pantalla si no has revisado qué datos se reflejan en ella. En especial, procura que no tengan ni una pista de tu contraseña en tus redes sociales.

Especialmente esto va para las personas que no usan la opción "ocultar" a la hora de introducir los datos.

Documentos

Es peligroso publicar también los documentos que comprueban tu identidad. Actuando a tu nombre, los estafadores podrán, por ejemplo, solicitar un préstamo bancario o incluso registrar un negocio ficticio.

Por eso, para no ser responsable de deudas ajenas, mantén tus datos en secreto.

Fotos provocativas por inbox

Este punto va, en primer lugar, para las chicas. A menudo los estafadores se hacen pasar por hombres encantadores y adinerados. Empiezan conversaciones provocativas y unos días después piden enviarles alguna foto picante por inbox.

Antes de aceptar el intercambio de este tipo de fotos, piénsalo bien porque se pueden usar para chantajearte. A veces los maleantes, al recibir fotos comprometedoras, empiezan a exigir fuertes cantidades de dinero amenazando con publicar este material.

Fotos que pueden "haquearte"

No se trata de las fotos en sí sino de las descripciones que las acompañan. Por ejemplo, "Este es mi primer perro Manchas" o "Ella es mi mamá en su juventud, le decían Rosita" o "Mi libro favorito es "Cien años de soledad" de Márquez".

Estas frases en sí no tienen nada en especial. A menos de que sean respuestas a la pregunta secreta para restablecer tu contraseña del correo. Muchas veces la gente usa los nombres de sus mascotas, sus libros o películas favoritos.

La mejor manera de protegerte de las intenciones malévolas de terceros es ajustar la seguridad de tu perfil y solo abrirlo para las personas reales que conoces. En este caso, incluso si publicas por accidente algo que no deberías haber publicado, la probabilidad de que alguno de tus contactos use esto en tu contra será mínima.

Imagen de portada Peter Griffin, viki_odintcova