Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por esta razón se regalan anillos de diamantes para el compromiso

En Genial.guru decidimos llevar a cabo una pequeña investigación dedicada a una cuestión interesante pero, de paso, descubrimos un gran complot de los publicistas. ¡Míralo tú mismo!

El novio se arrodilla enfrente de su novia, le declara su amor y... le regala un anillo de diamantes. ¿Pero por qué de diamantes?

Hasta los años 30 del siglo pasado nadie se intercambiaba anillos durante un compromiso, y mucho menos lo hacían con piedras tan valiosas.

Regalar para el compromiso un anillo de diamantes fue una costumbre inventada por la corporación internacional De Beers, la cual existe hasta la fecha y se dedica a extraer y pulir diamantes. En 1940, De Beers lanzó una campaña publicitaria con el lema: "Diamonds are forever" ("Los diamantes son para siempre"), el cual causó un verdadero boom y hasta hoy en día sigue siendo uno de los trucos publicitarios más exitosos de toda la historia.

El objetivo principal de De Beers era resaltar como fuera la originalidad y exclusividad de los diamantes. Aunque comprar un anillo así era una buena inversión, la publicidad le sugería al cliente que no había que venderlo; al menos por motivos sentimentales, era mejor heredarlo.

Es totalmente entendible: la cantidad de minas de diamantes aumentaba, y si los dueños de esas joyas empezaban a revenderlas constantemente, al final de cuentas, habrían provocado la devaluación de estas piedras en el mercado.

Escena de la película "Diamonds are forever".

Mucho dinero se invirtió en la publicidad, y cientos de actores, actrices y modelos famosos invitaban a la gente a comprar diamantes. El eslógan de la publicidad fue usado como el título de la película "Los diamantes son eternos" de James Bond, y una de las cintas fue parcialmente financiada por De Beers. En todos lados los vendedores creaban la misma ilusión: los diamantes traen un amor eterno y jamás perderán su valor.

Han pasado muchos años, pero los diamantes aún se consideran como símbolo de una inversión perfecta y de amor. Sin embargo, el amor no necesita pruebas como anillos de lujo. Simplemente o existe, o no existe, ¿cierto?

Basado en material de huffingtonpost.com, theatlantic.com