Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué la familia real británica no usa su apellido

1-5-
41k

A pesar de que la reina de Gran Bretaña y su familia son personas públicas, no todos conocemos su apellido. Algunos creen que ni siquiera existe.

Genial.guru descubrió que la familia real sí tiene un apellido, aunque no lo utilizan o apenas en pocas ocasiones, y hay un motivo para ello.

La duquesa de Cambridge Kate con la princesa Charlotte en sus brazos, el príncipe George, el príncipe William, la reina Isabel II y el príncipe Felipe disfrutan de un show aéreo desde el balcón del Palacio de Buckingham.

En realidad, los monarcas británicos no usan su apellido básicamente porque no lo necesitan. Son tan famosos que los reconocen sin este tipo de formalidades.

Por eso hasta 1917 los miembros de la familia real no tenían un apellido común usando solo sus nombres personales y los nombres de las dinastías a las que pertenecían, hasta que George V decidió hacer algunos cambios en esta tradición.

El zar ruso Nicolás II (izquierda) y el rey Jorge V (derecha) eran primos y se parecían el uno al otro, al igual que sus madres, las hermanas Dagmar y Alejandra.

Lo que sucede es que Jorge V pertenecía a la dinastía Sajonia-Coburgo-Gotha. Este apellido tenía raíces alemanas, lo cual en plena Primera Guerra Mundial provocaba asociaciones desagradables.

El rey decidió cambiar el nombre no popular de su dinastía por algo más aceptable y optó por el apellido Windsor, según uno de los castillos que posee la familia real. Sin embargo, Jorge V no solo cambió el nombre de la dinastía sino también hizo oficial el apellido Windsor para toda la familia real británica.

La reina Isabel II y su marido, príncipe Felipe, duque de Edimburgo, en el Palacio de Westminster.

En 1947, la entonces princesa Isabel se casó con Philip Mountbatten, príncipe de Dinamarca y Grecia que servía en la Armada británica. De esta manera, el apellido actual de la familia real es Mountbatten-Windsor, sin embargo, usarlo no es tan necesario.

Un dato curioso: la reina británica no tiene pasaporte, lo cual no le impide moverse libremente por todo el mundo. Resulta que los monarcas en poder simplemente no pueden tener un pasaporte porque es imposible emitir uno para sí mismos, ya que en Gran Bretaña los pasaportes se emiten por Su Majestad. Y para cruzar la frontera, a la reina le basta con presentar cualquier billete con su retrato.

Seguramente muchos ya saben que la reina no necesita tener licencia para conducir. Sin embargo, la tiene y la obtuvo en 1945.

Harry Wales, con este nombre el príncipe Harry sirvió en el ejército.

Como ya lo hemos mencionado, los miembros de la familia real no están obligados a usar su apellido aunque en algunas ocasiones (por ejemplo, mientras estudian en la escuela) tienen que hacerlo. Pero ahí tienen una elección bastante amplia.

Por ejemplo, los príncipes William y Harry servían en el ejército con el apellido Wales (Gales), porque su padre Carlos es el príncipe de Gales. Otros nietos de la reina (los hijos de la princesa Anna), usaron el apellido de su padre, Phillips. Y la otra nieta de Isabel II (la hija del príncipe Eduardo) usa el apellido Windsor sin la primera parte "Mountbatten".

Toda esa variedad de nombres y títulos da mucho lugar a confusión, por lo tanto no hay nada sorprendente en que hoy, al igual que hace 100 años, la familia real prefiera no usar su apellido cuando no sea necesario.

Basado en material de Business Insider
1-5-
41k