Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Resolver al menos uno de estos 6 problemas tendría como recompensa un millón de dólares

El Instituto Clay de Matemáticas es una organización privada, que en el año 2000 formuló los problemas más importantes del milenio por cuya solución ofreció una recompensa de un millón de dólares. Tras 17 años, los mejores matemáticos del mundo han sido capaces de probar sólo una hipótesis.

En Genial.guru decidimos probar nuestras capacidades en todos los que aún siguen pendientes. Quién sabe, a lo mejor entre nuestros lectores se encuentra un prometedor Isaac Newton.

Las ecuaciones del tipo xn + yn + zn + ... = tn se conocen desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no existe un método universal de cálculo para ellas. Sólo se sabe que cada ecuación puede tener un número finito o bien infinito de soluciones racionales. Birch y Swinnerton-Dyer crearon un método por el cual cada una de dichas ecuaciones puede ser reducida a una más simple, llamada la función zeta. Si el valor de la función zeta en el punto 1 es igual a 0, hay un número infinito de soluciones, y viceversa. Hasta el momento nadie ha probado ni refutado esta hipótesis.

Stephen Cook formuló la pregunta de esta manera: ¿Puede la verificación de la solución del problema ser más prolongada que la búsqueda misma de la solución, independientemente del algoritmo de verificación? Hasta ahora nadie ha logrado encontrar tal tarea. Su solución puede dar lugar a toda una revolución en los sistemas de criptografía y cifrado.

Para explorar cualquier objeto, los matemáticos, en primer lugar, tratan de dividirlo en "bloques de construcción". Pero no siempre funciona: a veces aparecen piezas nuevas o desaparecen los componentes originales. En sus obras, Hodge describió las condiciones en que dichas piezas adicionales no aparecen y cualquier objeto puede ser estudiado como una ecuación algebraica. No se ha conseguido probar o refutar su hipótesis durante ya más de 70 años.

Si se navega en un barco, se levantarán olas, y si se vuela en un avión, en el aire aparece la turbulencia. Se supone que estos y otros fenómenos se describen por las ecuaciones de Navier-Stokes. Aunque fueron creados todavía en 1822, nadie sabe cómo resolverlas. Al mismo tiempo se utilizan activamente por los constructores de aviones, automóviles y barcos. Si alguien encuentra un método de resolución de estas ecuaciones, entonces, por ejemplo, se harán innecesarias las pruebas aerodinámicas.

Todavía no se sabe exactamente cómo los números primos se distribuyen de acuerdo con el número de serie. Todavía en 1859 Bernhard Riemann formuló su método de encontrarlos y verificarlos. Ha sido aplicado con éxito a más de 1,5 billones de números primos, pero la hipótesis misma sigue sin ser probada.

Los físicos formularon sus ecuaciones cuánticas todavía en 1954. Encontraron una manera de unir las teorías de las interacciones débiles, fuertes y electromagnéticas. Con la ayuda de la teoría de Yang-Mills se pudo incluso predecir el descubrimiento de nuevas partículas. Sin embargo, hasta ahora, nadie puede predecir el peso correcto de las partículas ni entender cómo funcionan estas ecuaciones y si realmente son ciertas.

Basado en material de claymath.org