Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Hay personas que no deberían madrugar, y un estudio científico respalda esta afirmación

7175
674

¡Tienes que aceptarlo! Más de una vez, cuanto tu alarma ha comenzado a sonar, has dicho “solo 5 minutos más” y enseguida la has apagado. Tal vez no tienes la facilidad de otras personas para despertarte temprano y comenzar el día con mucha energía, y quizá lo tuyo es vivir de noche y dormir por el día. Pero ¿por qué ocurre esto? Un grupo de científicos decidió buscar una respuesta a esta interrogante y encontró que hay gente que realmente no debería madrugar nunca.

Genial.guru sabe que dormir es la actividad favorita de muchos, y que despertar temprano no es sencillo para ellos. Por eso quiere compartir contigo los detalles que reveló esta investigación, y así ya no sentirás tanta culpa por querer quedarte en la cama más tiempo.

El estudio

Publicado en la revista Personality and Individual Differences, y realizado por el Instituto de Investigación de Biología Molecular y Biofísica de la Academia Rusa de Ciencias, el estudio liderado por los autores Arcady A.Putilov, Olga G.DonskayaEvgeniy G.Verevkin determinó que existen dos tipos de personas: aletargados (los que se quedan despiertos en la noche) y enérgicos (los que madrugan). Además de eso, los cronotipos en el comportamiento de las personas también tienen un impacto significativo a la hora de despertar, ya que el que cada individuo posee determina cómo realizará sus actividades y el nivel de energía que tendrá a lo largo del día.

Metodología

Para llevar a cabo el estudio se les pidió a 130 personas que permanecieran despiertas durante 24 horas seguidas. El personal de la investigación se encargó de controlar que ningún participante se durmiera. Previamente se les solicitó que entregaran su historial de sueño con los datos de una semana antes del experimento. Se los citó entre las 8 y 8:30 a. m. y salieron de la unidad a las 11 de la mañana siguiente. En todas esas horas se les pidió que contestaran algunos cuestionarios y completaran pruebas de rendimiento cada 3 horas con la intención de evaluar sus niveles de energía. Entre las actividades que realizaron se encontraban la lectura, escritura, juegos de mesa y videojuegos, programas de televisión, música y consumo de aperitivos y bebidas, con la condición de que no tuvieran cafeína o alcohol.

Enérgicos y aletargados

Durante las pruebas, los investigadores pudieron observar que hay personas que tienen la capacidad de mantenerse activas durante todo el día, mostrando una energía alta en sus actividades, aún si se las priva del sueño (enérgicos). Por el contrario, hay otras que tienen un nivel de energía bajo y constante. Por lo tanto, no es muy conveniente que madruguen, ya que esas horas no serían ocupadas de una manera tan productiva y sería como perder el tiempo. Esto se explica porque su ritmo circadiano no está bien sincronizado con el ciclo natural del día. El mejor momento para realizar sus deberes es entre la tarde y la noche (aletargados).

Los distintos cronotipos

Los cronotipos tienen una relación directa con la función del reloj biológico, por ello determinan los ritmos circadianos de melatonina, los cuales se encargan de controlar otros ritmos. Cuando una persona conoce cuál es su cronotipo, es más fácil que se adapte a sus actividades y horarios. En los humanos existen tres tipos:

  • Alondras (madrugadores): son personas que están más alerta en el horario matutino, pero no están muy acostumbradas a los cambios en su rutina, pues tienen una organización muy específica en cuanto a sus actividades y su período de mayor productividad es en las primeras horas de la mañana. Por ello suelen dormirse más temprano para madrugar.
  • Búhos (trasnocheros): por la mañana no son muy productivos, pero su energía y productividad van aumentando conforme transcurre el día. Acostumbran dormirse tarde porque en la noche es cuando están más alerta. Pueden sufrir de algunos trastornos del sueño y se caracterizan por su creatividad y su capacidad para trabajar bajo presión.
  • Colibríes (intermedios): estas personas se caracterizan por su fácil adaptación a los cambios de horarios. Algunos no pueden hacerlo en su totalidad y esto se debe a que aquellos que tienen este cronotipo suelen orillarse más hacia el de las alondras o al de los búhos, sin llegar a los extremos.

¿Qué opinas de este estudio? ¿Con qué cronotipo te identificas? ¿Eres aletargado o enérgico? Cuéntanos en los comentarios.

7175
674
Compartir este artículo