Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según la ciencia, andar descalzos ayuda al desarrollo de los niños

Antes de que tu hijo llegara al mundo, probablemente ya estabas pensando en los zapatos y en la ropa que usaría. Conforme fue creciendo, incluso antes de caminar, seguro ya tenías listo el calzado que tu pequeño estrenaría cuando diera sus primeros pasos. Pero ¿realmente es bueno que usen zapatos antes de aprender a caminar? Investigadores se dieron a la tarea de indagar al respecto y descubrieron que el movimiento y los estímulos que los bebés reciben a través de los pies descalzos juegan un papel importante en el proceso de maduración intelectual del niño.

Genial.guru es consciente de la importancia que tiene la seguridad en el crecimiento de los niños. Por ello decidió investigar más a fondo sobre los detalles de este descubrimiento, para que puedas tomar las decisiones correctas cuando se trate del desarrollo de tu bebé.

Sin zapatos es mejor

A pesar de que en el mercado existe calzado especial para preandantes y para su etapa de gateo, un estudio llamado “Podología preventiva: niños descalzos es igual a pequeños más inteligentes”, encontró que el uso de zapatos en los bebés que aún no caminan es innecesario, y puede afectar a su desarrollo. Se entiende que existen ocasiones en donde el clima puede obligarte a protegerlo con la intención de cubrirlo del frío, pero es importante tomar en cuenta los factores perjudiciales que se pueden desatar con un uso habitual de calzado en esa etapa del crecimiento.

Por qué dejar los pies descalzos

Los pies de un recién nacido son mucho más sensibles que las manos en los primeros 8 o 9 meses de vida. Estas extremidades acompañan al bebé en su exploración del mundo, por lo que, al ponerles zapatos, podría privarlo de sentir, y de tener conciencia de la posición y el desplazamiento con relación al espacio. Estos factores son fundamentales para el desarrollo de su sistema nervioso central. Para tener una maduración correcta en sus habilidades motoras es necesario que coordine de manera física y viva esas experiencias sin nada que se lo impida.

Los pies libres permiten un mejor desarrollo muscular

Dejar a los pies de tu bebé sin ninguna protección podría asustarte. Sin embargo, la investigación mencionada anteriormente determinó que el contacto que puede llegar a tener el niño por medio de esas extremidades mejora su movimiento y, al mismo tiempo, es importante para su desarrollo muscular. Además, el peso extra que suman unos zapatos podría impedir la movilidad suficiente o la oportunidad de experimentar ciertas sensaciones clave en su crecimiento, e incluso ocasionar algunos daños por los materiales con los que está hecho el calzado.

Sin calzado se produce un mayor desarrollo en su inteligencia

El estímulo de los pies en las primeras etapas de vida del bebé es esencial para favorecer sus habilidades y destrezas. Por otro lado, la manipulación y el movimiento ayudan a aprender y a organizar la información que va adquiriendo, abriéndole paso también a su curiosidad, causando que su inteligencia se alimente y que su necesidad de aprender logre desarrollarse más efectivamente.

Los zapatos en la etapa preandante no tienen justificación

El estudio concluyó que, a pesar de la enorme publicidad que se le hace a los zapatos para bebés preandantes, estos son innecesarios y pueden llegar a perjudicar el desarrollo del crecimiento en sus primeras etapas. Si la necesidad de cubrir los pies es mucha, en caso de frío, se recomienda el uso de calcetines, aunque es probable que tu bebé se los quite en cuanto aprenda cómo hacerlo para sentirse más libre y seguir explorando lo desconocido. Dejar sus pies descalzos podría ser lo más adecuado para que él siga desenvolviéndose en los espacios y sumando experiencias a su desarrollo.

¿Qué opinas sobre esta investigación? ¿Crees que es mejor que los bebés no usen zapatos? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Compartir este artículo