Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Una instrucción sencilla para comprar por Internet y no temer ser víctima de estafadores

Una instrucción sencilla para comprar por Internet y no temer ser víctima de estafadores

Todos hemos visto en la red memes tipo "Pedidos por Internet: expectativas / realidad". Pero a nadie le gustaría protagonizar un meme similar.

Genial.guru preparó para ti una sencilla instrucción que te ayudará a no equivocarte a la hora de elegir una tienda en línea y mejorar tu experiencia de compras.

Existen tiendas en línea grandes cuyos nombres todos conocemos. Pero ¿qué hacer si quieres realizar un pedido de alguna página poco famosa que ves por primera vez en tu vida?

Entra a la sección "Contactos". Ahí debe aparecer no solo el correo electrónico y número de teléfono de la tienda sino también su dirección física (es obligatorio si la tienda está registrada como una entidad legal), número de cuenta para realizar pagos y el nombre del banco.

La mayoría de las tiendas en Internet tienen una sección con los comentarios de los clientes. Pero no hay que confiar mucho en todo lo que aparece ahí porque las reseñas pueden ser falsas. Por lo tanto, dedica un poco de tu tiempo a buscar reseñas en otras páginas. También puedes indagar más a fondo si la tienda cuenta con un perfil en Instagram, Twitter o Facebook. Presta una atención especial a los comentarios/reseñas que vienen acompañados con fotos, así podrás comparar si la tienda de verdad ofrece la mercancía que promociona en su página web.

Las reseñas únicamente positivas también deben alarmar un poco. Según muestra la práctica, no existen tiendas que les gusten a absolutamente todos los clientes. Siempre habrá una pequeña parte de comentarios negativos, lo cual es totalmente normal.

Una tienda en línea segura siempre buscará minimizar los riesgos para el cliente. Por lo tanto, la página debe contar con información acerca de las garantías del cliente. ¿Están seguros tus datos que se requieren para realizar el pedido? ¿La página cuenta con un acuerdo de uso que firmas al realizar la compra? ¿Te devolverán el dinero si la mercancía resulta de baja calidad o sufre algún daño durante el envío? Las tiendas estafadoras evitan contestar este tipo de preguntas, mientras que los sitios serios siempre piensan en eso con anticipación.

Los métodos de pago pueden ser distintos: envíos bancarios, sistemas de pago electrónicos, tarjetas bancarias, etc.

Si solo puedes pagar tu compra en dos clics, es una señal de alarma. La colaboración con sistemas de pago oficiales requiere que la tienda pase varios niveles de revisión. Cuantas más opciones hay a la hora de pagar, más segura es la tienda.

Si encontraste aquello que estabas buscando por un precio dos veces menor al valor del mercado, lo más probable es que sea un engaño. Si el vendedor explica el precio con la procedencia ilegal de la mercancía (contrabando, confiscado, robado), obviamente es mejor no involucrarse en la compra. No es una buena oportunidad sino una probabilidad de ser víctima del estafador.

En teoría, los primeros 5 pasos deben ser suficientes para revisar la mayoría de las tiendas en línea. Si todo está en orden, puedes pedir el objeto que quieres con toda confianza. Sin embargo, si la compra es costosa y aún tienes dudas, existe otra forma de revisar la tienda.

  • Puedes averiguar el rating de la página aquí (necesitas registrarte). Una tienda de Internet grande tendrá un índice de varios miles mientras que una tienda ficticia tendrá datos casi nulos.

Incluso si estás 100% seguro en la tienda, esto no te garantiza que te gustará la compra. Para evitar decepciones, revisa lo siguiente:

  • La descripción del artículo. Las fotos pueden distorsionar el tamaño real del objeto. Y los vendedores deshonestos a menudo se aprovechan de esto. En las fotos la mercancía luce grande pero en la descripción con letras pequeñas viene su tamaño real. Si después de haber recibido tu compra quieres que te devuelvan el dinero, te dirán que en una próxima leas bien la descripción.
  • La talla de la ropa de acuerdo al fabricante. A veces las fotos no distorsionan el tamaño, pero el tamaño está mal elegido. Diferentes fabricantes pueden tener tallas bastante diferentes. No te bases en la talla anunciada, pídele al vendedor que te proporcione la tabla de tallas en centímetros y calcula tu talla bien.
  • Colores. Todos vemos los colores a nuestra manera, y la pantalla cambia la percepción aún más. Lo que te parece de color frambuesa a otra persona le parecerá color coral. Si el tono de la prenda es de suma importancia para ti, pídele que te tome otra foto del objeto, "en la vida real", para poder comparar las fotos en la página con las fotos que tienen la iluminación natural. Esto minimiza un poco el riesgo de equivocarse con el color.
  • Contenido. No importa si es comida, ropa o incluso electrodomésticos, es mejor estudiar atentamente sus componentes. En una foto el lino puede parecer seda, el plástico puede lucir como cerámica y un móvil corriente como una copia exacta de una marca famosa. Pero en la descripción y en la ficha técnica muchas veces escriben la verdad. Tu tarea es encontrarla.