Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una vez, llovió sin parar durante 2 millones de años, y ocurrió lo siguiente

Seguro te pones de mal humor cuando llueve por dos o tres días seguidos y el clima te dificulta salir de casa o cumplir con tus obligaciones. Si es así, te consolará saber que, en el período triásico, hace aproximadamente 234 millones de años, hubo una temporada de lluvias muy larga, ¡la cual duró cerca de 2 millones de años!

Genial.guru quiere contarte qué ocurrió durante aquella gran lluvia.

La gran extinción

Hace aproximadamente 252 millones de años, el 70 % de los vertebrados terrestres, así como el 90 % de las criaturas marinas, fueron borrados de la superficie del planeta. La vida animal y vegetal en la Tierra no pudo recuperarse completamente después de esta catástrofe durante los siguientes 10 millones de años. Nadie sabe a ciencia cierta qué causó la muerte de todas estas criaturas. Sin embargo, una teoría reciente afirma que la causa de “la gran extinción” podría haber sido el carbón, ya que se encontraron algunos rastros de plomo y mercurio, subproductos de la quema de este material, en muestras de una capa de roca en Utah. Esta se formó al final del Pérmico y al comienzo del período Triásico (de 251 a 240 millones de años). Esto podría explicar por qué casi todas las criaturas vivientes en la Tierra murieron aproximadamente al mismo tiempo.

Bosques destruidos y un cambio climático irreversible

Las emisiones de azufre de la quema de carbón hicieron que los océanos se volvieran ácidos, y eso mató a la mayoría de las especies marinas. Las lluvias ácidas destruyeron los bosques, y las bacterias que vivían en cuerpos muertos comenzaron a producir sulfuro de hidrógeno, un gas tóxico que acabó con las especies restantes. Las temperaturas eran cada vez más altas. Es por eso que al comienzo del período Triásico el planeta estaba casi ardiendo, con los océanos muy calientes y el aire lleno de dióxido de carbono de las constantes erupciones volcánicas. El supercontinente Pangea era, en su mayoría, un vasto tramo de tierra plana y seca. Sin embargo, eso no podía durar para siempre. Y, hace aproximadamente 234 millones de años, cayó la lluvia tan esperada.

Lo que revelaron las investigaciones

Pero ¿cómo supieron los científicos acerca de estos eventos? Por lo general, recopilan información sobre los antiguos cambios climáticos de las rocas y los fósiles de las plantas. Pero, sorprendentemente, investigadores lograron descubrir tal evidencia de clima húmedo en lugares diferentes del planeta. Esto solo podía significar una cosa: hace 234 millones de años, estaba lloviendo en todo el mundo. ¿Qué generó esté fenómeno? Aproximadamente, uno o dos millones de años antes de que comenzara la “estación húmeda”, hubo varias erupciones volcánicas masivas en el territorio de la actual Columbia Británica Alaska. Estas duraron nada menos que 5 millones de años. En algunas regiones, una capa de lava tenía un espesor de hasta 5,6 km. Además, durante las erupciones, se liberó una gran cantidad de CO2 a la atmósfera. Como resultado, la temperatura en el planeta aumentó de 3 ºC a 10 ºC. Después de algún tiempo, todo esto creó las condiciones perfectas para el nuevo clima, mucho más húmedo. Después de que la actividad volcánica continuara durante aproximadamente un millón de años, la atmósfera de la Tierra se volvió tan húmeda y cálida que la lluvia finalmente logró llegar incluso a las partes centrales del supercontinente. Comenzó la temporada de tormentas. No es de extrañar que estos cambios climáticos tan dramáticos hayan llevado a la transformación del mundo animal y vegetal del planeta.

Mitos y verdades de los dinosaurios

Casi todo el mundo cree que los dinosaurios desaparecieron después de que un meteorito impactara en el planeta hace aproximadamente 66 millones de años, pero hay muchos conceptos erróneos sobre ellos. En primer lugar, debemos olvidarnos de la imagen de un gran depredador que se eleva sobre los árboles. Un número significativo de dinosaurios no era más grande que un pavo. En segundo lugar, aquellos que vivieron al comienzo del período Triásico fueron muy diferentes de los que aparecieron al final de esta época. La mayoría de ellos comenzaron siendo pequeños, y se hicieron cada vez más grandes, a medida que avanzaba la Era Mesozoica.

Curiosamente, los dinosaurios se volvieron más diversos, y su población se disparó después de una tragedia: la extinción masiva que ocurrió hace unos 232 millones de años. Algunos expertos vinculan este evento con el inicio de la actividad volcánica y sus consecuencias. Pero tan pronto como el clima se volvió más húmedo varios millones de años más tarde, se produjo un aumento de la diversificación de estos animales. La era de los dinosaurios comenzó. Debido al cambio climático, la vida vegetal en la Tierra cambió dramáticamente. Los árboles altos y la vegetación exuberante comenzaron a crecer en abundancia, y los dinosaurios aumentaron de tamaño. Varias teorías explican este fenómeno. Una de ellas afirma que, gracias al clima cálido, los dinosaurios no tuvieron que gastar su energía en mantener el calor de sus cuerpos. Y, en su lugar, pudieron usarla para crecer más. Otra teoría dice que la razón de la aparición de grandes dinosaurios fue la abundancia de alimentos, tanto para los herbívoros como para los carnívoros. Para entender mejor esto y demostrar este punto, comparemos a dos dinosaurios.

Coelophysis y Plateosaurus

El Coelophysis fue uno de los primeros. Era una criatura que vivió hace 225 millones de años. Podía alcanzar casi 3 metros de longitud, pero pesaba solo 27,2 kg. Este ágil depredador bípedo se alimentaba de pequeños anfibios y reptiles.

Hace aproximadamente 210 millones de años, surgió un dinosaurio diferente al Coelophysis: un herbívoro masivo, Plateosaurus (también conocido como “lagarto plano”). Podría crecer 7 metros y pesar más de 3 000 kg. Fue el primer predecesor de los enormes dinosaurios del período Jurásico. La principal peculiaridad de este gigante era su potente cola y sus fuertes y separados dientes, los cuales lo ayudaban a masticar plantas resistentes.

Entonces, ¿qué pasó luego de la gran lluvia?

Después de revitalizar el planeta, la temporada de los monzones finalmente llegó a su fin. Las erupciones volcánicas comenzaron a desacelerarse en ese momento, y eso también jugó un papel importante en la estabilización del clima. Hace 230 millones de años, las erupciones finalmente terminaron. Y mientras en ese momento el mundo ya había regresado a su viejo, seco y caliente clima, en algunos aspectos había cambiado para siempre. Después de la lluvia de dos millones de años, la vida vegetal de la Tierra cambió drásticamente. Aparecieron muchos tipos de coníferas que luego se extendieron por todo el lugar, y las criaturas extrañas de los períodos Pérmico y Triásico temprano dieron paso a los dinosaurios.

¿Qué harías tú si no parara de llover por el resto de tu vida?