Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Historias que demuestran que en una familia de verdad no se puede vivir sin humor

----
15k

¿Eres de las personas que no creen que conforme creces y formalizas una familia, hay menos espacio para risas? Pues, te felicitamos, estás en lo correcto.

En Genial.guru te traemos varias historias que comprueban la importancia del sentido del humor en cualquier circunstancia de la vida.

  • Yo era muy buena alumna en la escuela. Una típica niña de cuadro de honor, en la primera fila siempre y me portaba perfectamente bien. Un día llamaron a mi mamá a la escuela. No me dijeron para qué era. Bueno, estaba en casa, toda preocupada. Regresó mi mamá. Le habían entregado una mención especial y un regalito por haber educado una niña tan buena como yo. Ella se sentó a mi lado en el sofá, me miró y me dijo: "Hija, óyeme, ¿no te pegan en la escuela? No. Qué raro, en mi época, sí les pegábamos a los niños así".
  • Mi hermano de 11 años se enamoró de una niña de su salón. Un día vi el Facebook de ella y el estado que tenía era: "Acércate y abrázame... Tengo mucho frío sin tus abrazos". Después miré a mi hermano y este estaba escribiendo una carta a Santa, pidiendo una alcancía con contador de monedas y una lámpara voladora. Aparentemente, la muchacha se iba a congelar.
  • Mi mamá me dice que será mejor que dé a luz en agosto. Es un mes de vegetales y los cumpleaños salen más baratos. Haces un par de ensaladas y ya.
  • Cuando mis padres comienzan a discutir fuertemente rompiendo platos y amenazándose uno al otro, nuestro gato se desmaya. Cada vez que esto pasa, ellos se asustan mucho, se ponen de acuerdo y lo llevan al veterinario. Y, bueno, hacen las paces en camino. Ese animal de peluche es el guardián de nuestra familia.
  • Mis vecinos tienen 7 hijos: 4 niños y 3 niñas. Además, tienen 4 perros (2 cruzas, un enorme pastor y un akita) y 9 gatos (casi a todos los rescataron). El esposo pasa todo el día trabajando y aparece en la casa solo para el almuerzo y para dormir. La mujer trabaja por las noches, es instructora de fitness. Siempre huele a cosas ricas allí, la casa siempre está limpia (a veces me invitan a tomar té), los hijos son buenos estudiantes y son muy independientes. Muy a menudo pasan los fines de semana todos juntos. Son muy amables, alegres, comprensivos y amistosos. Creo que son satanistas...
  • Tengo mi propia empresa. Una vez tuve un caso interesante: se me acercó la secretaria y me pidió permiso para salir antes de tiempo. Le pregunté qué estaba pasando. Ella me respondió que no comía después de las 18 y su hija le había preparado un dulce de cumpleaños. Sí, la dejé ir.
  • Iba caminando con mi esposo por la tienda. En un momento él se paró con el carrito y se puso a hacer algo con su celular. Yo venía cargada de pañales, comida para bebés y otras cosas. Me acerqué y arrojé todo esto a nuestro carrito. De repente vi a un joven con unos ojos así O_O, que me dijo: "¿Es para mí?" Me di cuenta de que tenía casi la misma chaqueta que la de mi marido, gris con rayas rojas. Yo, confundida: "¡Perdón!" Saqué rápidamente todas mis cosas de su carro, viré la cabeza y mi esposo estaba al lado observando la escena. Me acerqué a él, puse todo en la carretilla. Mi marido puso los ojos así O_O y me sijo en voz alta: "¿Es para mí?" El joven agarró sus cosas y salió volando de allí casi sin mirar atrás.
  • Fui hoy a buscarme zapatos nuevos para el invierno. Al lado mío estaban sentados un papá con su hijito, probando unas botas. Papá: "¿Te gustan estas? A ver, pruébalas, ¿no te aprietan?" Hijo: "Sí, estas. ¡Me gustan!" El padre, ayudándole a poner la segunda bota: "No son muy caras, las compraremos." El hijo en estado de shock: "¿Compraremos y ya? ¿Y no iremos a ver más? Papi, desde hoy voy a comprar cosas solo contigo, ¿está bien?"
  • Año Nuevo. Voy a la casa de mis vecinos, me pongo el disfraz de Santa y con un saco de regalos llamo a mi puerta. Mi esposa me abre: "¡Santa llegó y trajo regalos!" Luis, nuestro hijo de 3 años y medio está parado al lado de la pared y me mira sin parpadear. "¡Hola niño! ¿Cómo te llamas? ¿Me cuentas un cuento o me cantas alguna canción?" Y seguimos. Mi hijo contó, cantó, recibió sus regalos y yo ya estaba a punto de irme. Antes de eso le pregunté: "¿Tienes algún otro deseo antes de que me vaya, Luisito?" Su respuesta me mató: "¡No te olvides de quitar las chancletas de mi papá!"
  • La psicóloga de nuestra empresa es la esposa del director general. Un día, un compañero nuevo después de una discusión fuerte con el jefe fue a ver a la psicóloga para calmarse. Salió de allí muy alegre. Nos extrañó su reacción y le preguntamos qué había pasado. El nos contó que sin saber que era su esposa, se quejó del jefe. A lo que ella le respondió lo siguiente: "Bueno, sí, se pone demasiado agresivo, siempre anda agitando sus brazos. ¿Y si imaginas que es un pulpo y en vez de brazos tiene tentáculos? ¡Te ayudaría! Yo misma lo hago así".
  • A mi mamá la hospitalizaron durante dos semanas. Antes de ir al hospital le puso un suéter a uno de mis pequeños hermanos y nos dejó con papá. Pasaron dos semanas, ella regresó a casa y vio a mi hermano con el mismo suéter, pero muy sucio, con rastros de papilla de ayer y otra comida de días anteriores. Mi mamá le pregunta a mi padre si él no nos cuidaba o qué. Y mi papá responde: sí, los cuido, sí. Pero yo te quisiera ver tratando de quitarle ese suéter. Se echaba a llorar de inmediato y repetía: "Mi mamá me lo puso, mi mamá me lo quitará".

¿Y qué historias graciosas te pasaron a tí? ¿Las quieres compartir con nosotros? ¡Puedes seguir el tema en los comentarios y así levantar el ánimo de todos nosotros!

----
15k