Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¡Quiero ir a Holanda!

Holanda es famosa mundialmente por sus campos de tulipanes, molinos de viento, queso delicioso y la numerosa cantidad de bicicletas por persona. Es un país de personas abiertas y amistosas, de casitas mágicas, castillos antiguos y paisajes fascinantes. Es el país de la libertad de expresión donde cada quien encontrará lo que busca.

Nadie quedará indiferente ante el ruidoso, juguetón y contrastante Amsterdam con sus majestuosos museos, canales, tiendas de café y el "barrio rojo". Da un paseo por el cómodo y tranquilo Róterdam o el verde Eindhoven, asómate al pueblo de los molinos de viento y visita la antigua ciudad de Delft. Visita el parque real de tulipanes en la ciudad de Lisse, date vuelta por los alrededores del castillo de Binnenhof en el centro de La Haya y recibe la puesta de sol en la pintoresca costa de Scheveningen.

Genial.guru te advierte: al visitar Holanda en una ocasión, querrás regresar a este increíble país una y otra vez.

¡Bienvenidos al cuento de hadas!

La instalación I Amsterdam enfrente de Rijksmuseum es el lugar favorito de los turistas para tomarse fotos.

Y aquí puedes comprar el arenque holandés Haring, muy querido por los locales.

El famoso "Barrio rojo" De Wallen.

Las ventanas de Amsterdam.

Por la noche las ciudades son especialmente encantadoras.

El parque real de tulipanes Keukenhof está abierto para las visitas a partir de finales de marzo hasta finales de mayo.

Te recomendamos visitar Keukenhof en abril para ver todo el esplendor de los campos de tulipanes floreados.

Estas casitas coloridas están ubicadas en la ciudad de Houten.

Un viaje a Giethoorn, llamado "Venecia holandesa", te dejará los mejores recuerdos para toda la vida.

Las botitas de madera nacionales -klompen- son los recuerdos más populares.

El ayuntamiento en Gouda, la capital quesera de Holanda.

Campos de color púrpura en la zona natural de Posbank.

El castillo gótico de Ridderzaal, parte de la antigua Binnenhof.

Delft es famoso no solo por su cerámica blanca y azul sino también por sus canales pintorescos.

Para ver los molinos de viento, ve al pueblo de Kinderdijk.

O al museo al aire libre de Zaanse Schans.

El lago de IJsselmeer se formó después de que la bahía Zuiderzee fue separada del mar por una presa de 32 kilómetros.

Es imposible no enamorarse de este país con sus campos florales interminables.

Renta una bicicleta y date vuelta por los muelles y callecitas estrechas.

O simplemente camina por la ciudad durante la noche.

Asegúrate de probar los deliciosos waffles holandeses con relleno de caramelo: stroopwafel.

Recibe la puesta de sol en las costas del Mar del Norte, y que estos bonitos recuerdos se queden contigo hasta tu próximo viaje.

Traducción y adaptación Genial.guru