Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Errores fatales de restauradores que le dieron la vuelta al mundo

--3-
105k

La tarea de los restauradores es restaurar las obras de arte viejas y dañadas. Es un trabajo creativo pero no es nada sencillo: un movimiento equivocado y la obra se vuelve irreconocible para siempre. Desafortunadamente, los errores son inevitables.

Genial.guru juntó algunos casos cuando algo salió mal en el proceso de la restauración.

#1. Un fresco dañado

Uno de los casos más sonados de una restauración fallida sucedió en España. Cecilia Jimenez de 80 años se ofreció a restaurar un fresco descarapelado con una imagen de Jesús en la catedral local. Pero por algún motivo, el resultado fue muy diferente al original. Al parecer, la visión traicionó a la mujer.

Puedes debatir infitinamente si Cecilia hizo bien o mal. Por un lado, el fresco quedó dañado. Pero por otro lado, la catedral se hizo famosa en todo el mundo, y a Cecilia incluso le dicen ahora "el nuevo Goya".

#2. Personajes de frescos que se quedaron sin ojos

La restauración de los frescos en la Capilla Sixtina fue la obra más importante del siglo XX. Pero muchos especialistas en arte creen que fracasó por completo.

Cuando los restauradores limpiaron el hollín de los frescos, tocaron la capa superior de los mismos con los arreglos que había hecho Miguel Ángel en persona. Como resultado, algunos personajes incluso quedaron sin ojos.

#3. La fantasía de Berlusconi

En 2010 en la entrada a la residencia del primer ministro de Italia Silvio Berlusconi fueron instaladas las estatuas de Marte y Venus, que datan del año 175 d.C. Las figuras fueron encontradas con algunas partes del cuerpo rotas.

Berlusconi ordenó restaurar las estatuas. A primera vista, quedaron bastante bien, sin embargo, a los historiadores de arte no les gustó nada el ímpetu del primer ministro. Se cree que rehacer los monumentos viejos a su manera es igual a vandalismo porque no sabemos cómo lucían las estátuas al principio. Ahora Marte y Venus otra vez tienen su imagen original.

#4. Pintura decolorada

La obra de Leonardo Da Vinci "La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana" después de la restauración se volvió más clara. Si antes predominaban los tonos oscuros, ahora la pintura luce muy colorida como si la trama se desarrollara en un día soleado. Según los expertos, esto va en contra de la idea original de Da Vinci.

Algunos especialistas del comité de Louvre, para expresar su inconformidad con esta restauración, incluso renunciaron a sus cargos. ¿Pero acaso te parece tan malo el trabajo de los restauradores?

#5. La Gran Muralla China

La Gran Muralla China es uno de los monumentos de la arquitectura más grandes del mundo y, desafortunadamente, también se destruye poco a poco.

Hace algunos años, los restauradores hicieron un intento fallido en la reconstrucción de uno de los tramos más bonitos de la muralla con un largo de 780 metros, simplemente cubriéndolo con una capa de hormigón.

Ahora estos restauradores tan poco profesionales están bajo investigación, y las otras partes de la muralla se restauran con mucho más cuidado.

#6. El Castillo de Matrera

La reconstrucción de la fortaleza antigua de Matrera en España salió bastante polémica: la torre ahora luce demasiado moderna. Resultó que el restaurador Carlos Quevado Rojas quería que fuera claro cuáles partes del castillo eran nuevas, y cuáles viejas.

Por cierto, la muy respetada sociedad de arquitectos Architizer apoyó a Rojas e incluso le dio un premio. Sin embargo, los habitantes locales no quedaron nada conformes.

#7. La barba de Tutankamón

En 2014 una empleada del Museo de Cairo dejó caer por accidente la máscara de Tutankamón de 10 kg, de tal forma que al artefacto se le cayó la barba. En lugar de acudir a los profesionales, la mujer buscó ayuda de su marido, un restaurador amateur.

Él pegó la barba con un pegamento súper resistente bajo un ángulo equivocado. Al manchar la barbilla del gran faraón con pegamento, al hombre no se le ocurrió nada mejor que intentar raspar el pegamento, y como resultado, la máscara presentó rasguños que no deberían estar ahí. Afortunadamente, hace poco la máscara fue restaurada.

#8. Un bebé con la cabeza de alguien más

La escultura de la Virgen María y el niño Jesús en la ciudad de Sudbury, Canadá, sufrió del vandalismo: el bebé fue "decapitado" y su cabeza, desaparecida.

La artista Heather Wise logró esculpir una cabeza nueva, pero el resultado de su trabajo lucía más que extraño y provocó mucha inconformidad entre los locales.

Como resultado, la restauración fallida de Heather fue una cosa positiva: la persona que se había robado la cabeza auténtica, se arrepintió y decidió devolverla. Ahora la escultura está restaurada al 100%.

Epílogo

Cabe resaltar que los casos de restauraciones fallidos son muy pocos. En cambio, una gran cantidad de obras de los grandes artistas del pasado llegó a nuestros días justo gracias al meticuloso trabajo de los restauradores. Uno de los mejores ejemplos de esto es esta escultura de ángel en la basílica de San Pedro en Vaticano.

--3-
105k