Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

28 Trucos que te harán la limpieza más fácil

En esos momentos en que la limpieza general se apodera de nuestro tiempo libre en casa, tenemos que enfrentarnos a nuestros miedos con buenas ideas y trucos que nos hagan limpiar el doble en la mitad del tiempo.

Para facilitarte estas tareas, más aún si no te gusta limpiar, Genial.guru ha recopilado una serie de trucos básicos de limpieza que te ayudarán, sin ataques de nervios, a hacer la casa limpia y reluciente.

Deja de temer a una limpieza total

  • El truco principal de una limpieza de calidad consiste en aceptar de una vez para siempre el hecho de que periódicamente habrá que dedicarse a ello, por ejemplo, dos veces al año, por temporadas. Mejor pensar que es como "actualizar la casa" en lugar de verlo como una catástrofe global. Si no encontramos tiempo para hacerlo dos veces al año, el proceso se demorará una década. Hay que ponerse en ello. "En una casa limpia, los pensamientos también lo son". Ese es nuestro lema para aplicar estos cambios en la vida.

Limpia siguiendo un plan

  • El hecho de tener un plan de limpieza total te hará el proceso más sencillo y fácil de cumplir. Si tachas puntos de una lista, seguramente, no pasarás dos veces la aspiradora por el mismo sitio y no te olvidarás de revisar el botiquín. No te obsesiones con limpiar toda la casa de golpe. Es más cómodo y viable dividir el trabajo por partes, por ejemplo, dedicar para la limpieza una o dos horas al día. Una limpieza total no debe desembocar en el cansancio y el odio a todo lo que te rodea. 

La casa no es un rastrillo

  • Empezar una limpieza total sin deshacerse de lo viejo e inútil es un gran error porque en medio año, un año por mucho, en casa se acumularán un montón de cosas inservibles. Sin haber despejado las zonas de la casa donde se acumulan las cosas, cualquier limpieza se convierte en un suplicio pues simplemente moverás las cosas de un sitio a otro. Ahora es el momento de deshacerte de los vaqueros que te quedan grandes, electrodomésticos y otros que ya no valen, las tazas con grietas y todos esos adornos regalados por tus allegados y que no te sirven. Aquí debe funcionar esta regla: "Si llevo un año sin utilizar alguna cosa, entonces, no me hace falta".

Ventanas relucientes

  • Para disfrutar del tiempo a través de una ventana transparente de verdad, quita la capa de suciedad con un trapo empapado de vinagre blanco. Después, lava el cristal con agua limpia y seca con papel de cocina con movimientos circulares. El vinagre hace al cristal más transparente que los propios productos de limpieza industriales.
  • Limpiando los cristales, pasa el trapo por un lado verticalmente y por el otro horizontalmente. Eso hará más visibles los lugares que no se limpiaron bien.

Superficies limpias

  • El techo y las paredes se liberan del polvo con un cepillo envuelto en un trapo ligeramente húmedo. Aclaramos, moja este trapo con agua limpia, cuantas más veces mejor, para que en esas zonas no queden manchas sucias.
  • Es mejor limpiar las superficies de arriba hacia abajo. Esto permitirá que el polvo no caiga en las superficies ya limpias.
  • Pule los muebles con una bayeta suave, ligeramente humedecida en una pequeña cantidad de suavizante para ropa. De esta manera, las superficies permanecerán más tiempo sin polvo.
  • El frescor y brillo original de los muebles pulidos regresarán si pasas por ellos una tela suave, humedecida con té y luego frotas la superficie con una tela aterciopelada o de franela.
     

Suelos ideales

  • Cualquier suelo obtendrá un brillo espectacular si a un litro de agua añadimos 2-3 cucharadas de vinagre blanco. Es mejor fregar el suelo, como mínimo dos veces, cambiando de agua.
  • Las manchas del suelo de vinilo son fáciles de quitar con simple queroseno y del suelo laminado con alcohol. Estas soluciones funcionan mejor que los productos industriales.

El armario no es el baúl de los recuerdos

  • Limpia el interior de armarios, mesas de noche, cómodas o cajones de escritorio con una bayeta húmeda y sécalas con otra con un poco de suavizante para ropa o spray antiestático.
  • Obligatoriamente, ventila el armario dejándolo vacío durante una o dos horas.
  • En el armario limpio y ventilado pon bolsitas con ambientador o pequeños trocitos de jabón que, durante varios meses, van a dar frescor y buen olor a los cajones y estanterías.

La tapicería de sofás y sillones

  • Es mejor pasar la aspiradora por la tapicería usando una boquilla especial cubierta con gasa, ligeramente humedecida con una mezcla de una cucharada de sal por cada litro de agua. Esto, no solamente ayudará a quitar el polvo, también refrescará el color del sofá o sillón de tela. Después de la primera limpieza, friega los muebles con una suave solución jabonosa y quita la espuma con un trapo limpio y humedecido.
  • Si quieres utilizar medios naturales de todo lo que tengas en la cocina, puedes quitar las manchas viejas de la tapicería con una mezcla de 100 gramos de almidón, 50 mililitros de agua oxigenada y una cucharada de sal. Ponla encima de las manchas o lugares sucios, déjala hasta que se seque y quítala con un cepillo húmedo.
  • Una manera rápida y fácil de quitar el polvo de la tapicería es cubriéndola con una sábana ligeramente húmeda y, con la mano, aplicar pequeños golpecitos encima.

"Habitantes ideales" de las estanterías

  • Si has descubierto moho en un libro, sécalo con una secadora. Luego, debajo de la página, pon un papel denso y humedece la mancha visible con agua oxigenada. En 20 minutos sécala con una bayeta.
  • Lava los peluches en agua templada con suavizante. Seca y aplica el spray antiestático. De esta manera van a acumular menos polvo.
  • Lava la vajilla y piezas de cerámica con una solución fuerte de agua templada con sal. Sécalas con una toalla. Esta solución quita sin esfuerzos la suciedad más fuerte y es segura hasta en las superficies más delicadas.

Un resultado brillante en el cuarto de baño

  • Si no tienes a la mano soluciones especiales para quitar manchas de óxido de hierro del lavabo o la bañera, puedes solucionar este problema fácilmente con el blanqueador para ropa sin cloro.
  • Para quitar las manchas de agua o moho de la cortina de la ducha, añade el blanqueador para ropa sin cloro durante el lavado. Sécala al aire libre.
  • Para que el espejo no se empañe, lávalo con un producto especial o con una mezcla de una cucharadita de gelatina por un vaso de agua.

La cocina, lista para rodar un anuncio

  • No solo debes limpiar las superficies interiores de los cajones y armarios, también es importante que pases por allí una bayeta humedecida con una solución suave de agua y zumo de limón. Eso ayudará a quitar los malos olores y evitar que se hospeden pequeños bichitos.
  • Si después de limpiar el refrigerador sigues notando un olor desagradable, pon dentro un recipiente con café recién molido. 
  • Para no perder tiempo frotando el lavabo, pon el tapón y llénalo de agua con una pequeña cantidad de blanqueador sin cloro. Al pasar una hora, quita el tapón, espera a que se vaya el agua y pasa un trapo con un poco de lavavajillas.

Las flores también quieren estar limpias

  • La limpieza total debe abarcar todo lo que tiene la casa. Las flores también hay que cuidarlas y hacerles una terapia de ducha. Antes de hacerlo, cubre el sustrato en las macetas con bolsas de plástico. Este método permitirá conservar el sustrato dentro de la maceta. Mete varias macetas en la bañera, dales una ducha con agua templada y déjalas reposar, entre 15 y 20 minutos. Debes deshacerte de todas las flores muertas durante la época junto a sus macetas.

Los últimos retoques

  • Y por fin, si todavía te quedan fuerzas, haz algo agradable para tu casa. Por ejemplo, pon un nuevo mantel en la cocina, cambia las fundas de cojines por unas de colores más vivos o pon nuevas toallas en el cuarto de baño. Ambienta con un buen aroma y ve a celebrar la finalización de la "superlimpieza".
Imagen de portada shutterstock