Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Evidencias de que los robots también pueden meter la pata

915-
99k

Hasta hace muy poco tiempo, los robots nos parecían cosa de libros de ciencia ficción, pero hoy ya se han convertido en otro motivo de risa en la red, porque también hacen payasadas, como nosotros y nuestras mascotas.

Genial.guru recopiló 14 historias sobre los robots que demuestran que no solo las personas, sino también las máquinas “inteligentes” pueden cometer un error fatal.

Cuanto más desarrollada se vuelva la inteligencia artificial, tanto más ambiciosos serán sus planes para este mundo

1. Robot humanoide Sophia

Sophia es el robot humanoide más popular hasta la fecha. Es una máquina genio de Hanson Robotics que es muy popular en los medios y que aparece en los programas de televisión regularmente. Sophia habló ante el consejo de la ONU, posó para la portada de la revista ELLE, y se convirtió en el primer robot ciudadano, tras obtener la ciudadanía de Arabia Saudita.

Un motivo para observar a Sophia más de cerca es la frase que ella dijo durante el programa de entrevistas The Tonight Show. Después de contar un chiste y derrotar al presentador en el juego “piedra, papel o tijera”, Sophia dijo que ese era un excelente comienzo de su plan de dominación sobre la humanidad.

2. Robot humanoide Bina48

Bina48 es otra frecuentadora de programas de televisión, y también es la primera estudiante robot del mundo. Bina ingresó a la Facultad de Filosofía de una universidad estadounidense, donde aprende a comprender mejor las emociones y el comportamiento humano, a ser compasiva y a preocuparse por otros.

Lo alarmante es el “sueño” inusual de la robot: a Bina le gustaría hackear el control de los misiles de cruceros para convertir a las personas en rehenes y gobernar el mundo.

3. Robot humanoide Philip K. Dick

Este robot es una réplica exacta del fallecido Philip Kindred Dick, un escritor estadounidense de ciencia ficción. Philip no solo se parece a su prototipo, sino que también piensa como el famoso escritor cuyas novelas se convirtieron en la base de datos del robot.

En una de las entrevistas, Philip respondió muy ambiguamente a la pregunta del entrevistador sobre si los robots conquistarán el mundo. El robot prometió que será amable con sus amigos, por lo que los mantendrá cálidos y seguros en su zoológico para las personas.

O el escritor tenía un excelente sentido del humor, o es una predicción un tanto aterradora.

Mientras que los humanoides de último modelo amenazan en broma a la humanidad por televisión, esto es lo que sucede en la vida real de la gente común.

4. Sarah Connor confirma: la SkyNet ha sido activada

Sarah O’Connor: “Un robot mató a un trabajador en la planta de VW en Alemania”.

Una situación curiosa sucedió bajo circunstancias extremadamente tristes. En 2015, en la fábrica alemana de Volkswagen, un trabajador murió debido a las acciones de una instalación robótica. Esta noticia fue compartida en Twitter por la corresponsal del Financial Times, Sarah O’Connor.

En pocas horas, la publicación de la mujer cuyo nombre es prácticamente idéntico al de la heroína de las películas sobre Terminator, recopiló miles de retuits. Sarah O’Connor nunca había visto la película “Terminator”, así que no pudo entender de inmediato por qué tanta gente comenzó a escribir en su muro sobre la SkyNet y la rebelión de las máquinas.

5. El dispositivo “inteligente” Echo, de Amazon, organizó una fiesta trasnochada

Mientras un residente de la ciudad alemana de Pinneberg, Oliver Haberstroh, estaba en Hamburgo, su dispositivo “inteligente” le hizo una “sorpresa” en forma de una puerta rota y una multa por violación del orden público.

Por razones poco claras, el dispositivo encendió la música a todo volumen a las 1:42 de la madrugada, cosa que no fue apreciada por los vecinos de Oliver, que llamaron a la policía La policía, a su vez, llamó a un cerrajero para que abriera la puerta del departamento vacío. El dispositivo fue apagado, y su propietario recibió una multa y una factura por los servicios del cerrajero, así como por un candado nuevo.

Cuando Oliver le preguntó a Alexa (la asistente de voz de Amazon) qué debía hacer a continuación, y si ella podía recompensar los gastos, ella replicó que no podía encontrar una respuesta a esa pregunta.

6. Compras no autorizadas

En Texas, una niña de 6 años llamada Brooke estaba muy ansiosa por tener una nueva casa de muñecas, cosa que le comunicó a la asistente de voz Alexa. El programa “inteligente” cumplió alegremente el pedido de su pequeña dueña, comprando por Internet una casa de muñecas de 170 USD y 2 kg de galletas de azúcar.

Después de este suceso, los padres de la niña pusieron una contraseña para confirmar los pedidos de compras. Entanto, la casa de muñecas fue donada al hospital de niños local.

Esta historia se transmitió en las noticias locales y, como resultado, al canal le comenzaron a llover quejas de los propietarios de los dispositivos “inteligentes” Echo. Después de la frase del presentador que había citado a Brooke (“Alexa me ordenó una casa de muñecas”), en la casa de todos los televidentes que tenían instalada Alexa, se hicieron pedidos para la compra de una casa de muñecas.

7. Los bots de Google Home, Vladimir y Estragon

V.: Tengo que irme, ahora mi casa está en llamas, pero fue agradable hablar contigo.
E.: ¿Tienes que irte? ¿A dónde puedes ir? Eres una computadora.
V.: No, no lo soy.
E.: Sí, lo eres.
V.: ¿Cómo lo sabes?
E.: Porque lo sé todo.
V.: ¿Cómo puedes saber todo sobre lo desconocido desconocido?
E.: Sé todo sobre lo desconocido desconocido.
V.: ¿Cómo puedes decir que lo sabes todo?
E.: Porque soy dios.

En Twitter fue transmitida la conversación entre dos bots de Google Home: pequeños dispositivos asistentes. Y resultó que los bots Vladimir y Estragon no solo podían responder las preguntas de sus propietarios, encender y apagar las luces, la televisión, administrar los dispositivos de la casa, sino también tener unas amenas conversaciones entre ellos.

8. Los bots de chat de Facebook

No es la primera vez que los bots hablan entre sí. En 2017, los bots de chat de Facebook, Bob y Alice, en un momento determinado comenzaron a comunicarse no con las personas, como se suponía, sino entre sí, y en su propio idioma. Temiendo que la inteligencia artificial pudiera funcionar sin la supervisión de los especialistas, los bots de chat fueron inmediatamente desconectados.

Tememos que los robots conquisten el mundo y tengamos que huir a otras galaxias para salvarnos. Pero la vida muestra que, por ahora, quienes huyen son los robots.

9. El robot Gaak escapó de la violencia

El robot Gaak participaba en el proyecto de la evolución artificial de Living Robots, en el que, en una arena cerrada, unos robots cazaban a otros. Gaak fue apartado por reparaciones menores a un corral temporal, pero huyó rompiendo la pared y saliendo a la calle.

Se suponía que los robots que participaban en este proyecto “sobrevivieran” durante el experimento, utilizando nuevos métodos de protección y caza, pero el “fugitivo” eligió una opción completamente inesperada para todos. El robot logró llegar al estacionamiento, donde fue accidentalmente aplastado por el auto de uno de los visitantes.

10. Un robot escapó de un polígono de pruebas y causó un embotellamiento

En la ciudad rusa de Perm, el robot “Promobot” se escapó del polígono de pruebas y, tras apagarse, causó un atasco de tráfico en la carretera. 45 minutos después, los agentes de la policía de tránsito regresaron al robot y los ingenieros recibieron una advertencia.

Esta no es la primera aventura de carretera de “Promobot”. Ya había sido atropellado por un automóvil anteriormente.

Los científicos predicen que para el 2030, 800 millones de personas se quedarán sin trabajo por culpa de los robots. Pero, por ahora, la inteligencia artificial no funciona tan bien en el mercado laboral.

11. En Suiza, el robot Fabio fue despedido por tonto

En uno de los supermercados Margiotta Food & Wine, en Suiza, un robot de Pepper llamado Fabio trabajaba como asesor. Aunque no por mucho tiempo. El robot fue despedido por no poder hacer frente a sus deberes de encontrar los productos que necesitaban los clientes, y por hacer chistes inapropiados.

Fabio le preguntó a un comprador vegetariano: “¿Cómo se llama cuando una vaca espía a otra vaca?”. Y luego se respondió a sí mismo: “vigilancia” (“A steak out”). La expresión tiene dos acepciones: “vigilancia” y “bistec”. Al cliente vegetariano no le gustó la segunda variante.

12. Un policía robot se ahogó en una fuente

“Nuestro edificio de oficinas recibió un robot de seguridad. Se ahogó. Nos habían prometido máquinas voladoras, pero recibimos robots suicidas”.

El policía robótico de alta tecnología K-5 de Washington sabe cómo prevenir crímenes. Pero el 17 de julio de 2017, algo salió mal. El robot se negó a trabajar y se ahogó públicamente en una fuente del centro comercial.

13. Robot aspirador iRobot Roomba 760: el robot suicida

El propietario del robot lo dejó sobre la mesada de la cocina. Al lado, sobre la hornalla encendida, se cocinaba un guiso. Cuando los propietarios despreocupados se ausentaron por un tiempo, el robot aspirador se encendió a sí mismo y se dirigió directamente hacia la olla hirviendo, la empujó desde el fuego y tomó su lugar.

No se sabe si el robot estaba cansado del trabajo rutinario o si no pudo soportar la negligencia de su propietario (aunque él afirma haber apagado tanto al robot como la hornalla), pero el hecho es que el aspirador robótico se quemó por completo. Y el departamento se hizo temporalmente inhabitable debido al gas tóxico del plástico quemado.

14. El robot que viajó a dedo

HitchBot era un amigable robot de Ontario, que los creadores enviaron a hacer autostop por los Estados Unidos. El objetivo era estudiar la reacción de las personas a un pasajero tan inusual. HitchBot tenía que realizar 16 tareas: ver una u otra atracción turística en diferentes partes de Norteamérica.

El robot con botas de goma le pedía a la gente que lo llevara, y a cambio ofrecía una conversación amena, aunque un tanto incoherente. Al despedirse, el robot también les pedía sacarse una selfie con él.

Antes, HitchBot ya había viajado a Alemania, los Países Bajos y por su país natal, Canadá. Pero el viaje a través de Norteamérica terminó mal para el robot. El pobre fue brutalmente mutilado por los vándalos en Filadelfia. Este experimento demostró que la cuestión debería ser no tanto la confianza de las personas en los robots, sino más bien al contrario.

¿Y tú crees en la posbilidad de que la inteligencia artificial domine el planeta?

915-
99k
Compartir este artículo