Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

6 Sensacionales descubrimientos realizados por adolescentes que conmocionaron al mundo en las ferias de ciencias de Google e Intel

En EE.UU anualmente se lleva a cabo una exposición científica cuyos participantes son talentosos niños y adolescentes de todo el mundo (Google Science Fair, Intel ISEF). Estos niños son capaces de dejar callados a muchos científicos, además sus geniales descubrimientos en un futuro próximo pueden cambiar la vida de la humanidad hacia una buena dirección.

En Genial.guru quedamos impresionados por los éxitos de estos jóvenes y con gran placer queremos compartir sus inspiradoras historias.

1. Lauren Hodge. Reducción de los cancerígenos en los alimentos

Lauren Hodge tenía tan solo 13 años cuando leyó en el periódico algo acerca de un proceso judicial. Se trataba de una demanda hacia una red de restaurantes, los cuales no advertían a los comensales sobre el hecho de que el pollo a la parrilla contenía sustancias cancerígenas, aunque por ley estaban obligados a hacer esto. Más tarde Lauren notó que los bordes del pollo que su madre marinaba con jugo de limón adquirían una tonalidad clara, es decir, ocurría un proceso de desnaturalización. A Lauren le surgió la idea de que el marinado puede influir en la concentración de sustancias carcinógenas al preparar carne a la parrilla.

Lauren se puso en contacto con unos cuantos laboratorios y después de muchos intentos, el laboratorio de la Universidad Estatal de Pensilvania le permitió a la niña de 13 años convertirse en laboratorista. La niña marinó un pollo en casa utilizando distintos tipo de marinados, posteriormente lo preparó a la parrilla y lo llevó al laboratorio respetando todos los requisitos. Ahí ella investigó la cantidad de sustancias carcinógenas con ayuda de un equipo especial. Aquí están los resultados de su investigación:

  • el limón reduce la cantidad de sustancias cancerígenas al preparar carne a la parrilla en un 98 por ciento;
  • el agua con sal y azúcar moreno en un 60 por ciento.
  • el aceite de oliva no reduce el nivel de cancerígenos en cantidades estadísticamente significativas.
  • el jugo de soya con mayor frecuencia elevó la concentración de sustancias carcinógenas.

Por su trabajo, Lauren Hodge recibió el premio del segundo lugar en la feria científica Google Science Fair en 2011.

2. Jonah Kohn. Sensores para las personas con problemas de audición

Jonah Kohn tocaba la guitarra en una recámara en donde había muchos músicos. Debido al ruido él no podía escuchar la resonancia de su propia guitarra. Él mordió el mástil de su guitarra y realizó un descubrimiento: la vibración pasaba hacia sus dientes y fue posible distinguir el sonido con claridad. Así el joven descubrió el fenómeno de la conducción nerviosa del sonido y comprendió que puede ayudar a las personas con problemas de audición. Creó su propio dispositivo, el cual convierte las ondas de sonido en vibraciones y las envía a un sensor especial adherido a los dedos de las manos.

Las pruebas realizadas en el dispositivo demostraron que las personas fueron capaces de percibir mejor diferentes frecuencias y melodías en un 95 por ciento. Jonah fue el ganador de la Google Science Fair de 2012.

3. Jack Andraka. Prueba para una detección precoz para el cáncer

Un hombre saludable, amigo cercano de la familia de Jack Andraka, se convirtió en un esqueleto andante en tan solo medio año. Él murió de cancer de páncreas. Jack, de 14 años, no podía simplemente resignarse a la muerte de este hombre y decidió buscar un método para luchar contra el cáncer. No tenía idea por dónde comenzar y... se dirigió a Google y Wikipedia. Resultó que el 85 % de los enfermos de cáncer de páncreas habían sido diagnosticados muy tarde, cuando la probabilidad de sobrevivir era tan solo del 2 por ciento. El método que hoy en día se utiliza para diagnosticar fue inventado 60 años atrás. “Es incluso mayor que mi padre” bromea Jack. Además, este análisis es poco fiable: cerca del 30 por ciento de los casos no se detectan. “El costo del análisis es de 800 USD, por eso el doctor debe estar muy seguro para realizar esta costosa prueba”, indica Jack.

Jack soñaba con inventar su propia prueba. Encontró una lista en Internet de 8 mil tipos de proteínas que podrían encontrarse al tener cáncer de páncreas y comenzó su investigación. Buscó proteínas que resaltaran en grandes cantidades desde las primeras fases de la enfermedad. Jack finalmente encontró la proteína necesaria: mesotelina. Ahora tenía que inventar un método accesible para identificar esta proteína, algo que anteriormente no había hecho ningún otro científico.

“El descubrimiento llegó a mí en el lugar de innovación menos indicado. En el descanso para la innovación, durante la clase de biología” bromea Jack. Al leer un artículo sobre un nanotubo de carbón y escuchar la clase sobre anticuerpos, Jack decidió unir estos dos conocimientos en su creación: integrar anticuerpos a la estructura de los nanotubos y listo. “Escucha, esto es tan sencillo como preparar galletas de chocolate. Simplemente tomas un nanotubo, lo mezclas con las bacterias, sumerges un palito de papel y listo. Así puedes detectar el cáncer. Así fue como me lo imaginaba. Envié este método por correo electrónico a 200 laboratorios y recibí 199 rechazos. Nadie me gritaba ‘Eres un genio’, ‘Has salvado el mundo’, tal y como lo esperaba”.

Solamente un laboratorio respondió de manera positiva a la petición de Jack. Pero de hecho resultó que la prueba estaba llena de deficiencias. De manera minuciosa y meticulosa resolvió cada uno de los problemas. Y por fin la prueba estaba lista. Esta prueba es 168 veces más rápida, 400 veces más precisa y 26 mil veces más económica que las tecnologías existentes de diagnóstico. Jack ganó el Intel ISEF en el 2012.

“Sabes, reconsideré mi relación hacia Internet. Al parecer, no solo es necesario para subir selfies. Esto es una verdadera oportunidad para influir en el futuro de la humanidad. Si un simple adolescente que ni siquiera sabe qué es el páncreas, consiguió hacer esto, simplemente imagínate lo que podrías hacer tú”.

4. Eesha Khare. Carga completa de dispositivos en 30 segundos

Los teléfonos inteligentes modernos han entrado sólidamente en nuestra vida, pero hay un problema: aún se descargan muy rápido. Y algo más doloroso es que tardan mucho tiempo en recargarse. A Eesha Khare, una chica de 19 años, no lе agrababa mucho esta situación.

Su mamá es bióloga y su papá ingeniero, pero ellos no insistieron en que su hija se involucrarа en la ciencia. Por el contrario, ellos hicieron todo lo posible por promover su desarrollo creativo, en particular clases de baile. De acuerdo con Eesha, precisamente tal enfoque jugó un papel importante en el hecho de que pudiera ver un problema ya conocido desde un nuevo ángulo. Eesha logró inventar un supercondensador que permite reducir el proceso de carga de los dispositivos a 30 segundos, como consecuencia ganó 50 mil USD y ocupó el segundo lugar en la exposición Intel ISEF en 2013.

El nivel de trabajo de Eesha a los 19 años corresponde a los trabajos que desempeñan los doctores en ciencias exactas. Ahora su proyecto principal es combinar la capacidad de un acumulador y la carga rápida de un supercondensador en un solo dispositivo. Este no solo logrará cargar cientos de veces más rápido los dispositivos, sino también consumir menos energía y llevarla a los rincones más alejados del planeta, en donde en particular es necesaria y en donde no hay cables.

5. Erika Debenedictis. Viajes al espacio sin combustibles

Erika tenía 14 años cuando viajó en autobús por Florida con sus padres. Eso era muy aburrido y le propusieron a su hija entrar a un museo para que viera un ejemplar de “Saturno V”. “Hacía mucho calor y era sofocante, yo simplemente tenía la esperanza de que ahí tuvieran aire acondicionado”, dice Erika.

Erika quedó impactada por del tamaño de la nave. Después de descubrir las verdaderas dimensiones de estos aparatos comenzó su interés hacia los viajes espaciales. Erika reflexionaba como una niña pequeña: “Si el universo es tan grande, posiblemente es aún más interesante”.

Uno de los problemas importantes para los viajes espaciales es el combustible. Simplemente imagina, ¿cuánto combustible utiliza tal máquina (la tercera versión de “Saturno V” pesa 132 toneladas)? Para volar hasta Marte y después regresar, necesita recargar combustible. Para entregar carburante de repostaje se necesita utilizar otras naves espaciales con combustible. En total usaremos combustible para entregar combustible, para repostar combustible.

En su proyecto, Erika propone la red de tránsito interplanetario (Interplanetary Transit Network), en lugar de simplemente enviar una nave del punto “A” al “B”, se puede pensar cuidadosamente sobre la ruta por la que la nave se moverá. Y permitirle a la fuerza de gravedad del Sistema Solar llevar allí a la nave especial. Erika elaboró un esquema detallado de los asteroides en el Cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter, se demostró que la fuerza gravitacional de Júpiter es capaz de atraer y alejar objetos masivos. Incluso tan grandes como “Saturno V”.

Sin embargo, su proyecto tiene una desventaja: el transporte de personas utilizando tal método tomaría una eternidad. En lugar de unos cuantos días de vuelo se necesitarían 5 años. No obstante, la ruta no es una causa perdida: con su ayuda se puede entregar combustible para repostar naves, enviándolo con anticipación.

Por su concepto, Erika ganó el primer lugar en física en la conferencia de ISEF en el 2010.

6. Easton LaChappelle. Prótesis de mano 170 veces más barata

Easton proviene de una pequeña ciudad con una población de poco más de 1,3 millones de personas. Él estaba en tercer grado de secundaria cuando conoció a una chica de siete años cuya prótesis biónica costó 80 mil USD. “Dios, un movimiento, abrir y cerrar la palma” ¿Un sensor, por ese dinero? ¿Quién puede permitirse comprar eso?

“Yo realmente sentí la posibilidad de cambiar la industria a través de la creación de una protésis con un costo menor a mil USD. Pero tenía 14 años y no tenía idea como comenzar a afrontar esto. Utilicé pequeñas hélices de aviones de juguete, ganchos de pesca y juguetes de LEGO... y creé una prótesis que podía leer el movimiento de un guante en la otra mano”.

Easton armó su prótesis en su habitación. Posteriormente utilizó proyectos diseñados ofrecidos por fuentes abiertas, los combinó con la tecnología de modelos 3D HP Sprout y creó una variante mejorada de su prótesis. Después de terminar la preparatoria, Easton y sus amigos fundaron la compañía Unlimited Tomorrow, en la cual fabrican prótesis. Además, colabora con la NASA.

El costo promedio de una prótesis es de 60 mil USD. Easton crea una prótesis con la misma funcionalidad, pero con un costo de 350 USD.

“He realizado una cantidad suficiente de descubrimientos en los últimos 5 años (Nota del autor. Ahora Easton tiene 19 años). Podría venderlos o podría no compartirlos con nadie. O puedo desarrollar tecnología que le puede servir a otra persona. Que a su vez utilizará para desarrollar algo propio y así continuar juntos mejorando la vida de las personas”. Al seguir esta convicción, Easton no deja de sacar provecho de sus inventos y ha proporcionado acceso libre a todos sus programas informáticos. “Una sola persona no puede cambiar el mundo, únicamente todos juntos podemos hacerlo”.

¿Cuál de estos chicos te ha soprendido más con su descubrimiento?

Compartir este artículo