Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Datos sobre los alimentos cotidianos que sorprenden: algunos ni siquiera son lo que dicen ser

--2-
13k

Parece que lo sabemos todo, o casi todo, acerca de aquello que comemos. Sobre todo si leemos con sumo cuidado el etiquetado. Pero ¿es realmente así?

Genial.guru ha preparado una selección de curiosos datos que aportarán a tu vida un nuevo punto de vista sobre los alimentos cotidianos.

12. El cultivo de OGM está permitido en la mayoría de los países

En la mayoría de los países del mundo, los organismos genéticamente modificados (OGM) se cultivan sin ningún tipo de restricción porque, hasta la fecha, no se han encontrado pruebas evidentes de daño alguno si se comparan con los no modificados. Los OGMs más comunes son la soja, el maíz, algodón, remolacha de azúcar y colza.

11. El vinagre balsámico natural no es barato

El vinagre balsámico natural se obtiene a partir del jugo de uvas frescas, que se cuece hasta que se convierte en un jarabe espeso oscuro. Después se conserva en barriles durante al menos 3 años (los de mejor calidad, hasta cien). Por supuesto, nada de esto es ajeno a su precio, por lo que no esperes que en una botella que cueste un par de dólares estadounidenses haya un verdadero balsámico.

10. Las galletas de la suerte no son originarias de China

A estas lindas galletas solemos asociarlas con la cocina china, pero no es más que un mito y es poco probable que las encuentres en este país asiático. En realidad, estas galletas de la suerte se crearon en San Francisco por estadounidenses de origen japonés (y no chino).

9. Wasabi falso

El wasabi de verdad solo se encuentra en Japón, donde se cultiva en condiciones especiales: en agua corriente a una temperatura entre 10 y 17 °C. Las raíces del wasabi están listas para el consumo cuando cumplen los 3 años de edad. El kilo puede costar unos 200 euros o más. Por lo tanto, fuera de Japón a menudo encontramos una imitación de wasabi a base de rábano picante, especias y colorantes alimentarios.

8. Sin querer, comemos insectos

El colorante alimenticio carmín, también conocido como E120, se utiliza para aportar el color rojo a diversos alimentos. Pero no todos saben que se obtiene del ácido carmínico producido por las hembras de las cochinillas.

7. El kétchup puede no estar elaborado a base de tomate

A pesar de que los tomates no son tan caros (si se comparan, por ejemplo, con el wasabi), también a veces se sustituyen por ingredientes más económicos, como el puré de manzanas, espesantes, colorantes y otros aditivos. Para reconocer uno de este tipo, ayudará fijarse en su color (debe ser de color rojo o rojo oscuro), así como su consistencia (un kétchup a base de tomates no debería ser demasiado líquido).

6. ¿Para qué son los agujeros en los crackers?

Los agujeros en la superficie de los crackers no se hacen con fines decorativos, sino para liberar un exceso de aire de la masa. En caso contrario, las galletas no saldrían finas y crujientes. Por cierto, en las primeras galletas, que se empezaron a fabricar en Estados Unidos, dichos agujeros se hacían a mano y eran 13, al igual que el número de estados que formaban parte del país en aquel tiempo.

5. La canola y el aceite de colza son el mismo producto

El nombre de canola proviene de la abreviatura Canadian Oil, Low Acid, que significa "aceite canadiense de baja acidez". Del aceite de colza convencional, la canola tan solo difiere en su bajo contenido (menos del 2 por ciento) de ácido erúcico, que no solo afecta negativamente a las propiedades del sabor del producto, sino que también es tóxico para el corazón.

4. Las calorías indicadas en el envase pueden ser inexactas

La cuestión radica en que los métodos que calculan las calorías en los productos están obsoletos y no tienen en cuenta factores como el contenido de fibra o sus peculiaridades digestivas. Por ejemplo, científicos han encontrado que las almendras enteras cuentan con un 20 por ciento menos de calorías de lo que se estimaba antes, y los pistachos, con un 5 por ciento menos.

3. Algunos alimentos pronto pueden desaparecer

Desgraciadamente, debido al calentamiento global y otros factores, algunos tipos de alimentos están ya en peligro de extinción. Entre ellos, encontramos:

  • Ciertas variedades de manzanas que requieren de inviernos más fríos.
  • Aguacates: sobre todo, porque su cultivo no es rentable. Para recolectar solo un kilo de esta fruta se necesita más de una tonelada de agua.
  • Plátanos: están afectados por las epidemias de enfermedades fúngicas, por las cuales las plantas mueren con premura.
  • Miel: debido al cambio climático, se activan los parásitos que perjudican a las abejas. También estas mueren por el efecto de herbicidas e insecticidas con los que los agricultores tratan a sus campos.
  • Chocolate: según los científicos, la calidad de los granos de cacao dentro de varias décadas empeorará de forma significativa y la cosecha podría reducirse a la mitad.

2. La composición de los caramelos de goma incluye la misma cera con la que se pulen los autos

Aparte de gelatina, colorantes alimenticios y otros ingredientes, la composición de los caramelos de goma presenta también la cera de carnaúba, que se obtiene de las hojas de los palmeros. Esta misma cera también se utiliza para pulir automóviles y muebles, así como en la industria cosmética.

1. Los pollos aumentaron mucho su tamaño

En los últimos 60 años, los pollos crecieron mucho. Sobre todo, han aumentado algunas de sus partes: los muslos y la pechuga. Muchos creen que la causa de estos cambios se debe a las hormonas con las que "hinchan" a los polluelos. Pero, según los fabricantes, no hablamos de "sustancias prohibidas", sino que su crianza ha mejorado: cuentan con una nutrición apropiada, buenos cuidados y una vacunación en tiempo y forma.

Bono. La pizza más cara del mundo.

Los ingredientes de esta pizza te sorprenderán: tiene trufas y caviar negro, queso azul Stilton inglés y finas láminas de oro comestible de 24 quilates. No está claro si esto justificará la inversión que tendrás que realizar para probar esta pizza, pero si tienes un remanente a mano de 2.700 USD, entonces atrévete a probar este platillo en el restaurante Industry Kitchen en Nueva York.

--2-
13k