Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Todo el mundo sigue comiendo esto y no deberían

--10-
112k

La redacción de Genial.guru estudió varias investigaciones sobre el tema de la seguridad de los alimentos, y algunas conclusiones nos sorprendieron bastante. Resulta que mucha comida "saludable" en realidad oculta un peligro que ni sospechábamos que existía.

Claro que lo ideal sería seguir el ejemplo de los expertos y dejar de consumir los productos de esta lista, pero algo nos dice que solo podemos reducir su cantidad en la dieta y, de ser posible, buscarles una alternativa.

10. Ostras crudas

Por qué no deberías comerlas: El abogado estadounidense Bill Marler desde hace 20 años trabaja con casos relacionados con la intoxicación. En este lapso de tiempo el hombre se ha convertido en un experto en este campo y decidió compartir con todo el mundo por qué jamás en la vida volverá a comer mariscos crudos. Debido a la subida de la temperatura en el océano, los mariscos crudos se convierten en un ambiente perfecto para la reproducción de nuevas bacterias.

Con qué puedes sustituirlas: Las ostras horneadas con una salsa picante saben igual de delicioso.

9. Jugos recién exprimidos

Por qué no deberías beberlos: El jugo recién exprimido puede provocar contaminación con virus, bacterias y parásitos, y en este caso el riesgo es mayor que el beneficio.

Con qué puedes sustituirlos: Si se te antoja esta bebida, es mejor darle preferencia a los jugos pasteurizados. Pero si quieres conservar las vitaminas, cómete la fruta entera.

8. Carne con sangre

Por qué no deberías comerla: Las temperaturas menores a 71°C no matan la E. coli ni la salmonella.

Con qué puedes sustituirla: Con la misma carne pero bien preparada.

7. Granos germinados

Por qué no deberías comerlos: Por el mismo tema de la E. coli y la salmonella que se encuentran con mayor frecuencia de lo que te podrías imaginar. También es importante entender que solo son saludables los granos que no fueron procesados por los químicos, lo cual es difícil de creer.

Con qué puedes sustituirlos: Con granos (trigo, alfalfa, etc.) cultivados según las reglas o con semillas crudas (de lino, calabaza, girasol) que son igual de beneficiosas.

6. Leche recién ordeñada

Por qué no deberías beberla: Las condiciones en las que se produce la leche recién ordeñada no son para nada estériles, incluso si el granjero cuida mucho a sus vacas. Por lo tanto, el riesgo de la contaminación con bacterias y virus es muy alta: sólo se pueden matar hirviendo la leche.

Con qué sustituirla: Con leche hervida o pasteurizada.

5. Col de bruselas cruda

Por qué no deberías comerla: En los últimos 20 años Bill Marler participó en 30 casos relacionados con intoxicación con la col de Bruselas cruda, lo cual es un motivo suficiente para agregarla a esta lista.

Con qué sustituirla: Para evitar E. coli y salmonela, la col, al igual que otros alimentos, se debe freír bien u hornear a al menos 160°C.

4. Pescado de río cocido

Por qué no deberías comerlo: Los científicos españoles de la Universidad de Sevilla descubrieron que durante la cocción del pescado de río sólo se neutraliza el 18% de las cianotoxinas peligrosas. Las demás sustancias nocivas del pescado pasan al caldo que se convierte en una concentración de toxinas.

Con qué sustituirlo: Con el pescado preparado al vapor, ya que el experimento mostró que de esta manera se neutraliza el 26% de las cianotoxinas.

3. Embutidos

Por qué no debes comerlos: Las investigaciones estadounidenses confirman que incluso los embutidos más caros y de mayor calidad contienen nitratos y nitritos que provocan cáncer. 1 kg de embutido contiene 400% más sal y 50% más grasa que un pedazo de carne de res cruda.

Con qué sustituirlos: La carne seca (de preferencia, preparada en casa) sabe igual o aún mejor que los embutidos.

2. Alimentos empacados de dos y más ingredientes

Por qué no deberías comerlos: Como conservantes, los fabricantes de alimentos utilizan el butilhidroxianisol (BHA) y butilhidroxitolueno (BHT). Las dosis altas de estas sustancias provocan trastornos hormonales. Y el resultado de una investigación científica con animales mostró que el consumo regular de BHA provoca el desarrollo de cáncer.

Claro que esto no significa que el organismo humano también tenga la misma reacción, ¿pero para qué ponernos en riesgo y convertirnos en conejillos de Indias?

Con qué sustituirlos: Con conservas caseras. Pero si tienes la oportunidad, mejor opta por preparar la comida a diario.

1. Frutas y verduras recién lavadas y picadas

Por qué no debes comerlas: Las frutas y verduras que se venden lavadas y picadas pasaron por varias manos, y cuantas más personas toquen tus alimentos, mayor es la probabilidad de pasarles microbios.

Con qué sustituirlas: Es mejor comprar las frutas en el mercado y preparar una ensalada de frutas en casa.

Imagen de portada piksort, depositphotos
--10-
112k