Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Personas que se olvidaron de las excusas para cambiar por completo

Empezar mañana, después de las vacaciones, o cuando sea posible, es la manera más segura de no empezar nunca. En Genial.guru admiramos la tenacidad de las personas que, sin compromiso alguno, son capaces de tomar el timón de su vida y cambiar su físico más allá de lo imaginable, hasta ser irreconocibles, abandonando las excusas y circunstancias que les rodean hasta conseguirlo.

Erica Lugo: 68 kilos menos

El problema de perder peso siempre estaba presente en la mente de Erica. Pero el límite llegó cuando su hijo pequeño le pidió que le ayudara a recoger los juguetes del suelo. Era tan difícil para ella que se vio obligada a negárselo. Esto le hizo reconsiderar su vida de un día para otro. Lo primero que hizo fue descargar aplicaciones de fitness en su teléfono y hacerse una cuenta de Instagram para sentirse responsable de los informes sobre su pérdida de peso y seguir estrictamente su dieta. No todo salió enseguida como ella esperaba: al principio, Erica obtuvo muchos comentarios nada halagadores. Sin embargo, lo tiene claro: si no te conocen personalmente, no debes tomártelo en serio. Y ha logrado resultados sorprendentes.

Justine McCabe: 56 kilos menos

Después de la muerte de su madre y su marido, la depresión la llevó a alcanzar los 141 kilos. No quería escuchar los consejos de sus familiares, pero después de consultar a un psicólogo, por fin se dio cuenta: era el momento de cambiar su vida e ir al gimnasio. Casi todos los días se fotografía a sí misma, lo que le ayuda a aumentar su motivación y su seguridad en sí misma. Debido a la pérdida de peso, decidió emprender cosas de las que antes tenía miedo hasta de soñar: saltar desde una altura considerable, paseos a caballo o buceo. Justine lo tiene claro: el aliado más fiable es la disciplina. Y la mejor decisión en el camino para perder peso, según ella, es acudir a un experto online de transformación, que le ayuda en sus entrenamientos.

Rosie Mercado: 113 kilos menos

El exceso de peso no le impidió a Rosie convertirse en una famosa modelo, pero esto le causó problemas de salud. Así que decidió poner en riesgo su propia carrera cuidando de sí misma con ayuda de dietas y ejercicios. Y también optó por la cirugía. El resultado de varios años de trabajo encantó a los aficionados de Rosie. Sin embargo, hubo quienes compararon su adelgazamiento con una traición a las personas "grandes" pero ella no se siente ofendida por ello. Por el contrario, Rosie invitó a seguir su ejemplo y ver el mundo desde otro punto de vista. Incluso a aquellos que le aconsejan que vaya "y salte desde el puente", les ofrece unirse a la caminata. "La vista desde aquí es hermosa y sorprendente". Así es como Rosie motiva a sus aficionados.

Carli Jay: 63,5 kilos menos

Carli recuerda el momento en el que se dio cuenta claramente de que, con 28 años, se sentía como si tuviera 80. Con una estatura de 160 cm, pesaba 127 kg. Ella lo describe de esta manera: "Me di cuenta de que tenía que cuidar de mí misma si quería disfrutar de la vida y vivir al máximo... Al final, tengo un sólo cuerpo y tengo que controlarlo yo sola... Yo sabía que eso no sería una transformación mágica de un día para otro, y esta vez tenía que deshacerme de los malos hábitos y reemplazarlos por los buenos, hacer de ellos mi nuevo estilo de vida". Durante dos años de adelgazamiento, Carli no sólo cambió sino también adquirió un ejército de fans, teniendo su propio canal de vídeo sobre fitness".

Jacqueline Adan: 159 kilos menos

¡Qué humillación experimentó Jacqueline cuando se vió atrapada en un torniquete para entrar en Disneyland! Esto, y no el viaje tan esperado, se convirtió en la anécdota más recordada de aquel viaje. Así, de inmediato, decidió ponerse en manos de expertos para reducir peso. Resultó que pesaba 231 kg y al ver estas cifras casi se desmaya pensando que esto no podía ser verdad... esa fue una motivación poderosa para Jacqueline. Después de 4 años de estricta dieta y ejercicio, se deshizo de 2/3 de su enorme peso. Y ahora, con mucho gusto, ayuda con consejos y palabras motivadoras a los demás. "Si trabajas duro y crees en ti mismo, puedes hacerlo", afirma Jacqueline.

Rebecca Grafton: 45 kilos menos

Luchó contra el sobrepeso desde su infancia. A los 21 años, con un peso de 111 kg se odiaba a sí misma cuando se veía en fotos. Cuando empezaron los problemas de salud, decidió motivarse y reservó un viaje a Jamaica. Desde entonces, comenzó la historia de su pérdida de peso exitosa. "No hay una fórmula secreta ni una pastilla que te haga más delgada. Si comes bien y haces ejercicio, perderás peso. Esto puede suceder no tan rápido como uno quisiera, pero si mantienes un estilo de vida saludable durante mucho tiempo, verás los resultados".

Zach Moore: 136 kilos menos

Una vez, estando al borde de la muerte tras sufrir un ataque al corazón, Zack se dio cuenta de que nadie cuidaría de su familia, si él permitía que el exceso de peso lo matara. Y se decidió por un largo y difícil proceso para adelgazar. Él estuvo acompañado por su esposa. Comenzaron por dejar de fumar, reducir la sal y la cantidad de comida rápida. A cambio, empezaron a cocinar en casa y dar largos paseos. En varios años, Zach obtuvo resultados sorprendentes. Sin embargo, debido a los años en los que se sobrealimentó, tuvo como consecuencia una piel muy estirada. Aunque lo pudo corregir y ahora no se parece a sí mismo.

Diane Naylor: 102 kilos menos

En el momento de su jubilación, Diane pesaba más de 180 kg. Tenía ganas de adelgazar, pero debido al sobrepeso y una depresión constante ni siquiera podía encontrar la energía para salir de casa. Todo cambió viendo un programa de televisión, donde se invitaba a perseguir un sueño, porque no se sabe cuánto tiempo se dispone en esta vida para hacerlos realidad. La impresionaron. Y Diane, esta vez, ya no buscó excusas. A sus 63 años, después de 4 años trabajando en su cuerpo y mente, se ve muy bien. E invita a todo el mundo: "¡Empieza ya!"

Clare Low: 45 kilos menos

Clare empezó a adelgazar para ser un ejemplo de superación para sus hijos. A sus 32 años, vistiendo una talla 22 británica, decidió cambiar por completo y comenzó comprándose una pulsera de fitness y se unió a un programa para perder peso. El resultado, la talla 10 británica, amor al fitness y la capacidad de controlar su dieta. Según dice Clare, puedes permitirte comer de todo, pero dentro de unos límites razonables. Por ejemplo, antes ella podía devorar hasta 5 bolsas de patatas fritas en un sólo día. Ahora las come, pero sin pasarse de las 100 kcal.

Christine Carter: 68 kilos menos

A sus 28 años, Christine se veía obligada a tomar alrededor de 10 medicamentos diferentes y someterse todas las semanas a chequeos médicos. Todo esto estaba relacionado con su estatura, de 167 cm, y un peso de 125 kg. Tampoco era fácil la relación con su novio, él prefería que siguiera obesa porque le resultaba más fácil controlarla en todo. Pero Christine decidió que la única cosa que realmente necesitaba ser controlada era su peso. Así que se ocupó de su salud y, al mismo tiempo, se deshizo de su inseguridad y su novio egoísta. Ahora ella sabe que lo más importante es empezar a confiar en uno mismo y sus capacidades.

Imagen de portada ericafitlove / instagram