Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Maneras sencillas de curar callos y ampollas

--7-
17k

El problema de todos los amantes del calzado bonito existe en dos formas: callos y ampollas que pueden reventar en cualquier momento. La buena noticia es que ambas se curan, pero su tratamiento es diferente.

Genial.guru quiere ayudar a todo aquel que sufra de este tipo de incomodidad pero también recomienda acudir a los especialistas antes de empezar cualquier tipo de autotratamiento.

Cómo curar una ampolla

Si la ampolla es pequeña, la manera más fácil de curarla es no tocarla ni mucho menos pincharla. Cambia tu calzado por un tiempo, trata la piel alrededor de la ampolla con alcohol o agua oxigenada. De preferencia, no le pegues una curita encima. Dentro de 1-2 días la ampolla desaparecerá por su cuenta.

Si la ampolla es grande, necesitas pincharla en su base y exprimir el líquido. Bajo ninguna circustancia consideres cortar ese trozo de piel. Trata la ampolla con un antiséptico, si es necesario, usa una curita transpirable.

Para quienes quieren acelerar el proceso y secar la ampolla, existen varios métodos muy sencillos:

  • Permanganato de potasio. Enjuaga la ampolla en una solución de esta sustancia. El procedimiento debe secar la ampolla. Si una vez no fue suficiente, repite una vez más.
  • Sal. Puedes usar tanto la sal de cocina, como la marina. Mezcla 1 cdta. de sal con 1 lt de agua hirviendo. Puedes enjuagarte los pies o hacerte unos baños.
  • Manzanilla y caléndula tienen efecto antibacteriano. Puedes secar una ampolla, haciendo baños de agua caliente y estas hierbas para los pies.
  • Los científicos han demostrado que los huevos pueden curar la piel dañada. Solo debes romper un huevo crudo y separar de la cáscara la película blanca. Si la pegas a la ampolla y la cubres con una curita, la ampolla desaparecerá en un día por su cuenta.

Cómo curar un callo

Existen muchos métodos populares de curar callos. Todos se tratan de lograr suavizarlo, después de lo cual será fácil de remover con una piedra pomez o un cepillo para pedicura. A continuación, no olvides humectar todo el pie con una crema.

  • Mezcla el vinagre blanco con agua en la proporción de 1:3. Aplícala sobre el callo antes de dormir y cúbrelo con una curita o una venda. Por la mañana podrás quitarte el callo con una piedra pomez o una lija.
  • Limón. Es la forma más eficiente: aplica a la piel tratada con vapor una cáscara de limón con pulpa. Si lo haces antes de dormir, dentro de 3-4 días solo será suficiente hacer otro baño para los pies con agua caliente y sal para poder eliminar el callo.
  • Sábila. Corta una hoja, aplícala a la zona deseada, cúbrela para que no entre aire (por ejemplo, con un plástico de cocina o con una curita). Dentro de 12-24 horas el callo se convertirá más suave y podrás removerlo.

  • Es mejor untar el aceite vegetal en los pies limpios antes de dormir. Repite una y otra vez hasta que el callo se ponga más suave y desaparezca. No es el método más rápido pero sí, absolutamente seguro.
  • El bicarbonato ayuda a quitar las células de piel muertas y acelerar el proceso de curación. Agrega 2 cdas. de bicarbonato de sodio en agua tibia y mantén tus pies en el agua durante 15 minutos. Un callo pequeño se podrá retirar con una piedra pomez sin problema.

Si todos los intentos de quitarte una ampolla o un callo no surtieron resultado, mejor acude con un doctor que sabrá resolver tu problema.

Imagen de portada ooGleb / depositphotos
--7-
17k