Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Cremas efectivas que puedes hacer tú misma para decirle adiós a las arrugas

Tener un buen hábito de cuidado facial es muy importante, no solo para mejorar tu salud sino también para embellecerla.

En Genial.guru queremos que siempre puedas cuidarla, por eso compartimos estas fantásticas recetas para hacer tus propias cremas antiarrugas caseras y que siempre estés divina.

Crema antiarrugas a base de miel

La miel es uno de los ingredientes favoritos de la cosmética. Posee encimas naturales para limpiar la piel, vitaminas y minerales que son una gran fuente de nutrición y, como si fuera poco, antioxidantes que ayudan a prevenir las arrugas y mantener tersa la piel.

Necesitarás

  • 1 clara de huevo.
  • 1 cda. de miel.
  • 25 gotas de aceite de almendras.

Preparación:

  1. Bate la clara a punto nieve (es decir, hasta que se forme una especie de espuma).
  2. Calienta un poco la miel acercando la cuchara a la hornilla y agrégala a la clara.
  3. Añade las gotas del aceite de almendra y mezcla bien.

Modo de aplicación:

  • Aplica la mezcla sobre la piel limpia y seca, puedes usarla para manos, cuello y escote.
  • Deja actuar por 25 minutos y luego enjuaga con abundante agua tibia.
  • Sécate como si te dieras pequeñas palmadas con la toalla.

Crema antiarrugas con zanahoria y cáscara de limón

La cáscara de limón y la zanahoria poseen muchos beneficios para tu piel. Al contener gran cantidad de Vitamina A, Vitamina C y antioxidantes, contribuyen a mejorar su aspecto, mantenerla sana e incluso solucionan molestias como el acné.

Necesitarás:

  • 2 zanahorias de tamaño mediano.
  • 1 limón.
  • 3 cdas. de yogur natural.

Preparación:

  1. Pela las zanahorias y procésalas.
  2. Agrega el zumo de limón.
  3. Incorpora el yogur natural y mezcla.

Modo de aplicación:

  • Pon la mezcla sobre tu rostro previamente limpio y déjalo actuar por 30 minutos aproximadamente.
  • Retira enjuagando con agua tibia.

Crema antiarrugas de aloe vera y pepino

Tanto el aloe vera como el pepino son excelentes para reparar, hidratar y aportar vitalidad a tu piel; poseen propiedades astringentes, antioxidantes y muy nutritivas, convirtiéndolos en productos geniales para mejorar tu belleza.

Necesitarás:

  • 2 hojas grandes de aloe vera.
  • 100 g de pepino.
  • Agua destilada.

Preparación:

  1. Abre la hoja de aloe vera por la mitad y extrae la pulpa completa. Ponla en la licuadora.
  2. Incorpora el pepino y el agua destilada, según lo que la preparación necesite, y licúa. Debe quedar una crema sin grumos y homogénea.

Modo de aplicación:

  • Unta esta preparación sobre tu rostro previamente limpio y seco. Déjala actuar toda la noche.
  • Retírala enjuagando con abundante agua. Asegúrate de que no quede ningún residuo.

Crema antiarrugas a base de aceite de oliva

El aceite de oliva es un gran hidratante natural; posee gran variedad y cantidad de vitaminas, lo cual favorece la regeneración de la piel, ideal para cicatrices o heridas y para disminuir las arrugas.

Necesitarás

  • 3 cdas. de aceite de oliva.
  • 1 cda. de miel.
  • 1 cda. de manteca de cacao (puedes conseguirla en farmacias especializadas en productos cosméticos).

Preparación:

  1. En un recipiente apto para llevar al fuego, incorpora todos los ingredientes.
  2. Llévalos al baño maría hasta que estén derretidos.
  3. Retira del fuego, mézclalos muy bien hasta lograr una pasta homogénea y déjala enfriar.

Modo de aplicación:

  • Unta esta crema sobre tu rostro por las noches y déjala actuar por 20 a 25 minutos.
  • Retírala enjuagando con abundante agua.

Recomendaciones generales:

  • Estas cremas están sugeridas para mujeres de 25 años en adelante y que no posean piel grasa.
  • Al prevenir las arrugas, lo mejor es que lo hagas por la noche, antes de dormir, ya que es necesario que el rostro se encuentre relajado para que las expresiones no se marquen.
  • Es importante que previamente consultes a tu médico o dermatólogo.
  • Como todo producto para la piel, pruébalo antes: unta un poco de la mezcla sobre tu brazo o el dorso de tu mano para verificar que no tengas ninguna reacción alérgica.
Imagen de portada depositphotos