Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Maneras sencillas de revisar y desarrollar tu flexibilidad

Para ser saludable, no es suficiente tener músculos bien desarrollados, fuertes y resistentes. Todo el cuerpo debe ser flexible, aunque muy pocos pueden presumirlo de verdad.

Hoy Genial.guru comparte contigo los ejercicios para revisar y desarrollar tu flexibilidad. Olvídate de esa sensación de rigidez y ejercítate junto a nosotros.

Movilidad de tobillo

Ponte en la posición de una zancada, doblando ambas piernas bajo un ángulo recto, ubicando el dedo gordo de la pierna que está enfrente a 10-12 cm de la pared. Inclínate hacia adelante e intenta tocarla con la rodilla de la misma pierna. Ubica de la misma forma la otra mano. Pasaste la prueba si las rodillas de ambas piernas tocaron la pared sin despegar los talones del piso.

Toma un body bar o un palo resistente, adopta la posición de zancada (la pierna derecha enfrente). Ubica el palo en el piso enfrente del dedo medio del pie derecho y mantenlo en posición vertical. Lleva el cuerpo hacia adelante e intenta mover la rodilla hacia el lado derecho del palo, sin despegar el talón del piso. Repite 10 veces para cada pierna.

Flexibilidad de la cadera

Siéntate en el extremo de una banca, luego acuéstate de espaldas, abrazando las rodillas con las manos y llevándolas al pecho. Ahora lentamente baja una pierna lo más que puedas, sin dejar que la rodilla de la otra pierna se despegue del pecho. Revisa de la misma forma la segunda pierna. Un buen resultado sería si lograras bajar ambas rodillas por debajo del nivel de la banca.

Apóyate en una rodilla en la posición de una zancada ancha, ubica la pierna derecha enfrente de ti, apóyate con las manos en la rodilla de la pierna derecha y lleva el torso ligeramente hacia atrás. Intenta bajar la cadera lo más que puedas hacia adelante y hacia abajo. Para mejorar el estiramiento, intenta tensar el glúteo izquierdo y mantener esta posición durante 5 segundos, luego relájate. Haz 5 repeticiones para cada pierna.

Elasticidad de los músculos de la parte posterior de la cadera

Ponte derecho y coloca tus pies juntos, inclínate lentamente hacia adelante e intenta tocar los pies con las puntas de tus dedos. Pasaste la prueba si lograste tocar los pies sin doblar las rodillas ni arquear demasiado la espalda.

Toma un palo y colócalo detrás de la espalda en posición vertical. Debe tocar tres puntos: la nuca, y los puntos entre los omóplatos y el sacro. Ubica los pies al ancho de la cadera y endereza las piernas. Manteniendo el contacto con los tres puntos, inclínate lentamente hacia adelante lo más que puedas sin doblar las piernas. Mantén la posición durante 2 segundos, enderézate. Repite 10 veces.

Movilidad de las articulaciones de los hombros

Ponte de espaldas a una pared, pega los glúteos, la nuca y los hombros a ella; ubica los pies al ancho de la cadera, los talones a 20 cm de la pared. Ahora levanta los brazos hacia arriba y toca la pared con los dedos gordos. Debes poder hacerlo sin arquear la cintura ni despegar ninguno de los tres puntos de la pared.

Ponte de espaldas hacia la pared, coloca una pelota de tenis entre la pared y el omóplato derecho. Presionando la pelota, busca en la espalda los puntos dolorosos en el área de la axila derecha. En cuanto encuentres un punto de estos, detente y, conservando la presión sobre la pelota, lentamente levanta y baja el brazo derecho 3 veces seguidas. Realiza este ejercicio durante un minuto, luego pasa la pelota al área del omóplato izquierdo y repite el procedimiento.

Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru