Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Sencillos ejercicios para aliviar tu dolor cervical

El dolor cervical cada vez resulta ser más frecuente, dependiendo de su intensidad puede surgir como una molestia hasta no poder soportar el dolor y la incomodidad que genera. En Genial.guru queremos que aprendas a identificarlo a tiempo y que logres aliviarlo con estos sencillos ejercicios.

Comienza por identificarlo

Este dolor se ubica en la zona cervical, que es la parte posterior de nuestro cuello. La sensación es como un dolor punzante que se va intensificando a medida que transcurre el tiempo, cuando no descansamos y cuando no hacemos nada para revertirlo.

¿Cuáles son los motivos que lo generan?

  • Mala postura: Puede estar generado por el simple hecho de tener mal ubicado tu ordenador.
  • Estrés: Laboral, presiones, problemas personales, etc.
  • Un mal esfuerzo: Puede ser un movimiento brusco o haber realizado un ejercicio en forma errónea.

Es muy importante prevenirlo, no necesariamente hay que actuar con los primeros síntomas, sino concientizarse de las posiciones y esfuerzos que hacemos en nuestra jornada para aplicarlos. Por ejemplo, la generación actual está marcada por la posición del cuello adelantado, que se puede atribuir a la postura constante que adoptamos cuando usamos el móvil o nos queremos acercar a cualquier pantalla.

¿Qué ejercicios puedes hacer?

Antes de comenzar, ten presente que estos ejercicios puedes realizarlos en cualquier momento, de un modo suave, pausado y consciente. No debe generarte dolor.

1. Rotación cervical

En tu trabajo o cada vez que puedas, siéntate derecho, que tu espalda se mantenga recta y apoyada sobre le respaldo.

Los brazos deben estar a los lados, relajados, puedes apoyarlos sobre tus piernas.

Lleva tu barbilla hacia uno de tus hombros, girando así tu cabeza hacia un lado y luego repite hacia el otro. Realiza varias repeticiones; si puedes hacer un mínimo de 5 veces por cada lado, mejor.

2. Flexión lateral

Siguiendo la postura anterior, apoyando la espalda sobre una silla o sillón, intenta llevar tu oreja hacia tu hombro.

Puedes acompañar este movimiento ubicando tu mano opuesta en la cabeza, como si la empujaras. Recuerda hacerlo suavemente, sin forzar el movimiento.

Repite con cada lado.

3. Movimientos atrás y adelante

Lleva tu cuello hacia atrás, enfocando tu mirada hacia el techo, luego suavemente regresa a tu posición inicial y lleva el cuello hacia abajo tratando de mirar el suelo. Intenta relajar la mandíbula realizando exhalaciones lentas. Evita encorvar tu espalda.

4. Relaja tus hombros

Los hombros también forman parte del soporte de la cervical, por lo tanto también hay que tenerlos en cuenta.

Con ambos hombros, realiza movimientos circulares, rotando hacia afuera o atrás y luego moviéndolos hacia adelante.

No encorves la espalda y repite 10 veces. Sentirás cómo tus hombros se liberan de tensión y se alivia esa "carga".

Otros tips importantes

  • Practicar algún deporte o cualquier actividad física siempre es positivo. Libera tensiones y relaja los músculos. No necesariamente tiene que ser una actividad intensa, el yoga es ideal para este tipo de dolores.
  • Realízate auto-masajes. Si no tienes la posibilidad de que alguien con conocimiento te lo proporcione, intenta hacértelos, ubicando la zona de tensión y masajeando lentamente.
  • Aplícate compresas de calor o con el mismo secador de pelo en la zona afectada.
  • Cambia pequeños hábitos, por ejemplo, sostén tu teléfono con la mano (no con el hombro), ubica el monitor de tu computadora alineado con la altura de tu mirada, ni más arriba ni más abajo.
  • Evita recargar tus hombros con bolsas, carteras, hijos, etc. Aunque sabemos que esto es más difícil de implementar, no es imposible.
  • Levanta objetos del suelo utilizando la fuerza de tus piernas y no de tu espalda.

Y como siempre recomendamos, consulta previamente con tu médico de confianza.

Ilustrastaciones Marat Nugumanov para Genial.guru
Basado en material de mejorconsalud, vitonica