Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Pasos para decir adiós a un mal hábito

--5-
11k

Todo el mundo tiene algún mal hábito que interfiere en su vida. Deshacerse de ellos no siempre es fácil: se aferran con fuerza a nuestra mente.

Genial.guru descubrió una técnica sencilla, desarrollada por Brad Lamm, que ha sido probada con éxito en cientos de personas.

La principal diferencia entre la adicción y un hábito es el contexto situacional. Por ejemplo, cada vez, a una hora determinada o bajo ciertas circunstancias, te dedicas a tus malos hábitos. Pero , ¿qué sucede si la situación cambia? ¿Podrás aguantar un par de horas sin tu afición perjudicial o tendrás en tu mente una obsesión dolorosa?

La adicción no sólo es fisiológica, sino también psicológica, emocional. Es mucho más complicado combatirla solo, es mejor consultar a un especialista o un psicólogo. Pero un mal hábito sí que puedes derrotarlo por ti mismo.

Define para ti por qué tienes que deshacerte de ese hábito, qué consecuencias negativas
te supone. E imagina cómo sería tu vida sin él. Cuantas más ventajas de abandonar este hábito encuentres, mejor.

Haz una lista con todas las cosas negativas que provoca este hábito: de esta manera verás más clara la situación. Y elabora otra de futuros cambios positivos: descríbelos muy bien para que la motivación sea fructífera.

Marca la fecha final en que el hábito deba ser derrotado.
Ponte un plazo de tiempo realista: por lo general, de uno a tres meses. Uno no puede deshacerse de un hábito en un día: asimilarlo te ayudará a prepararte interiormente.

Puedes dividir la meta en varias etapas: esto permitirá a tu mente asimilar los cambios graduales sin estrés. Por ejemplo, a partir del día siguiente, dejar de hacerlo por las
tardes. Al cabo de 7 días, sólo los fines de semana. Al pasar un mes, dejarlo por completo.

Encuentra a partidarios de tu causa. Sus historias inspiran, a ellos puedes contarles tus preocupaciones, pedirles un consejo: te comprenderán de verdad y no te juzgarán.

Cuantos más amigos sepan acerca de tu intención, más se reduce la posibilidad del fracaso. Después de todo, los seres humanos somos seres sociales. Nos es importante la opinión de los otros y aunque no siempre cedemos a la influencia de la sociedad, sí podemos elegir aquella que nos modifica.

De vez en cuando invadirán tu mente pensamientos sobre tu mal hábito. Es importante no tener miedo de ello y no culparte por sentirte débil. Imagina que has caído en la tentación. Imagínatelo con todos los colores y sensaciones. Y vuelve a leer la lista de motivaciones elaborada en el paso 2.

El autor de esta metodología afirma que más de un tercio de sus pacientes volvió a sus andadas durante el primer mes. Pero cada uno de ellos regresó al proceso y, pese al desafío, se las arregló para vencer al mal hábito.

¿Cuándo se considera logrado el resultado?

Lamm define los plazos concretos: cuando, desde la fecha que te has propuesto para eliminar el hábito, pasan 66 días. Entonces, podemos decir con seguridad que lo hemos derrotado.

Imagen de portada depositphotos.com
--5-
11k