Comentarios sobre el artículo «8 Mitos sobre las vacunas que llevaron al mundo a una gran epidemia de sarampión en pleno siglo XXI»

Recibir notificaciones
Me parece muy peligrosa la desinformación sobre la vacunación
-
-
Responder
Gracias por desmentir estos mitos!
-
-
Responder
Muy interesante este artículo.
-
-
Responder
Yo creo que no se debe prescindir de las vacunas pertinentes.
-
-
Responder
Totalmente de acuerdo.
-
-
Responder
Las estimaciones provisionales de los CDC sugieren que hubo una modificación de 36 % en la eficacia general de la vacuna contra la influenza para la temporada 2017/2018
Si bien, los funcionarios de salud afirman que la vacunación contra la gripe disminuye los síntomas en caso de contraer la gripe, una investigación francesa demostró que la vacunación disminuía insignificante los síntomas—que se limitaba a una disminución inicial en las primeras molestias causadas por cefaleas, en las personas que habían recibido la vacuna
Un metanálisis realizado en 2014 concluyó que 71 era el número de pacientes que necesitan tratarse (NNT, por sus siglas en inglés) con la vacuna contra la gripe. Esto significa que 71 personas deben ser vacunadas para evitar solo 1 caso de influenza
Una meta-revisión realizada en 2017 encontró que 33 era el NNT para la vitamina D, lo que significa que, por cada 33 personas que toman un suplemento de vitamina D solo 1 persona podría evitar la influenza. En el caso de las personas con deficiencia severa de vitamina D, 4 podría ser el NNT
En realidad, la vacuna contra la gripe podría ocasionar que se enferme--un resultado relacionado con la inmunidad heteróloga que, si bien, podría disminuir el riesgo de infectarse con el virus presente en la vacuna, también aumenta el riesgo de infección de otros subtipos virales
Qué tan efectiva es la vacuna contra la gripe? y ¿vacunarse podría reducir la gravedad de la enfermedad, incluso si la vacuna no es tan compatible con las cepas de virus circulantes?

Mientras que los funcionarios de salud insisten en que la vacunación es la mejor manera de prevenir la gripe estacional, la evidencia sugiere ampliamente lo contrario, y la mayoría de los profesionales de la salud ni siquiera recibirían una vacuna contra la gripe si fuera voluntaria.1

En el metaanálisis realizado en 20142 basado en la investigación disponible, la Colaboración Cochrane (que es el estándar de referencia para meta-revisiones científicas), concluyó que 71 es el número de pacientes que necesitan tratarse (NNT) con la vacuna contra la gripe. Esto significa que deben ser vacunadas 71 personas para evitar solo 1 caso de influenza, un rango de eficacia sumamente abismal.

También, concluyeron que la vacunación tiene "poco o ningún efecto apreciable en el número de hospitalizaciones o días de ausencia laboral", lo cual no es sorprendente si consideramos su ineficacia para prevenir enfermedades.

Del mismo modo, aunque muchos afirman que vacunarse podría disminuir la severidad de los síntomas de la gripe—es posible que no le protejan después de todo--tampoco hay evidencia de eso.

Estas son las estimaciones provisionales sobre la eficacia de la vacuna contra la gripe
El 16 de febrero, los CDC publicaron estimaciones provisionales sobre la eficacia de la vacuna contra la influenza de la temporada 2017/2018 para los Estados Unidos.3

Con base en los datos de 4 562 niños y adultos, quienes participaron en la Red de Eficacia de la Vacuna contra la Influenza de los Estados Unidos entre el 2 de noviembre de 2017 y el 3 de febrero de 2018, hubo una modificación de 36 % en la eficacia general de la vacuna contra la "infección del virus de la influenza A y B relacionada con una enfermedad respiratoria aguda atendida médicamente".

Más concretamente, se estima que la eficacia de la vacuna es:

25 % eficaz contra el virus A (H3N2)
67 % eficaz contra el virus A (H1N1) pdm09
42 % eficaz contra el virus de la influenza B
En 2015, un análisis de los CDC4 reveló que, entre 2005 y 2015, la vacuna contra la gripe tuvo una eficacia 50 % menor en más de la mitad de las veces, por lo que la baja tasa de eficacia de este año (36 %) no es una gran sorpresa.

Sin embargo, hay un problema significativo con la forma en que se logra esta calificación de eficacia. Al igual que en años anteriores, los 4 562 participantes sobre los que se basan estas estadísticas, fueron diagnosticados con una enfermedad respiratoria aguda. No se incluyeron personas sanas.

Para ser elegibles e incluidos, tenían que haber desarrollado una infección respiratoria aguda con tos por lo menos siete días antes de ser admitidos. Tampoco podían haber llevado un tratamiento con medicamentos antivirales. Los participantes fueron entrevistados acerca de su estado de salud, síntomas y estatus de vacunación contra la gripe.

Se realizó un frotis para identificar el virus responsable de las infecciones. En total, el 38 % de las personas resultó positivo al virus de la influenza.

El porcentaje de pacientes que fueron vacunados oscilaba entre 45 y 59 %, en función de cuál de los cinco sitios de estudio pertenecían. Del grupo de los diagnosticados con influenza, el 43 % había recibido la vacuna contra la gripe de 2017/2018.

Del grupo cuya enfermedad estaba relacionada con un organismo no relacionado con la influenza, el 53 % había sido vacunado contra la influenza estacional. Entonces, básicamente, utilizaron el número de desplazamiento de la enfermedad como evidencia de eficacia.

Irónicamente, los CDC continúan "recomendando la vacuna contra la influenza porque la vacuna aún podría prevenir algunas infecciones causadas por los virus de influenza que circulan actualmente",5 mientras omitieron por completo que la simple administración de suplementos de vitamina D tenía una eficacia mucho mayor y ninguno de los riesgos relacionados con las vacunas contra la gripe.

Si prevenir "algunas" infecciones es lo suficientemente bueno para hacer la aplicación las vacunas, ¿por qué no lo es prevenir una mayor cantidad de ellas con la vitamina D como alternativa viable? Al final de este artículo abordaré este tema, ya que la investigación demuestra claramente la eficacia superior de la vitamina D, en lo que respecta a la prevención de la gripe.

¿La vacunación realmente disminuye los síntomas de la gripe?
Si bien, los funcionarios de salud afirman que la vacunación contra la gripe podría disminuir sus síntomas en caso de contraer la gripe, los investigadores franceses no están de acuerdo y han señalado que "muy pocos estudios han abordado la duda de que si la vacuna disminuye o no la gravedad de la influenza en las personas que la contraen, a pesar de estar vacunadas".

Decidieron probar esta hipótesis al analizar los datos de pacientes adultos mayores que estaban vacunados y los que no, y que fueron diagnosticados con influenza. Sus resultados se publicaron en abril de 2017.6 Lo que encontraron fue que, los síntomas se redujeron insignificante, limitados a una disminución en las molestias iniciales provocadas por cefaleas, entre los que habían sido vacunados:

"En comparación con los pacientes con influenza que no estaban vacunados, los que fueron vacunados tenían una temperatura máxima ligeramente menor y presentaban una menor incidencia de mialgia, escalofríos y cefaleas.

En los análisis estratificados, el efecto observado se limitó a los pacientes infectados con virus A (H3) o tipo B. Después de hacer un ajuste por grupo de edad, (sub) tipo de virus y estación, solo se mantuvo una diferencia estadísticamente significativa en el caso de las cefaleas, que fue menos frecuente entre las personas vacunadas".
1 Washington Post February 28, 2018
2 Cochrane.org
3, 5 CDC.gov MMWR February 16, 2018; 67(6): 180-185
4 CDC, December 21, 2015 Influenza Vaccine Effectiveness: How Well Does the Flu Vaccine Work?
6 Vaccine April 11, 2017; 35(16): 2076-2083
7 Medium September 30, 2017
8 Medium September 23, 2017
-
-
Responder