Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Casos médicos inusuales que demuestran que aún nos queda mucho por aprender sobre el cuerpo humano

Creemos que lo sabemos todo sobre el cuerpo humano, pero, en realidad, este se encuentra repleto de enormes misterios. Por ejemplo, los científicos no pueden explicar por qué una mujer de Alemania es capaz de ver cosas a una distancia de 1,6 kilómetros, y de qué manera, una residente de Escocia, siendo ciega, comenzó a distinguir objetos en movimiento. La historia de un hombre francés que sufría de un trastorno alimentario poco común tampoco se antoja menos fantástica: se comió un avión y fue incluido en el Libro Guinness de los récords.

Genial.guru decidió profundizar en los casos más inusuales relacionados con el mundo de la medicina, los cuales nos recuerdan que la naturaleza puede sorprendernos de muchas maneras.

Nacimiento de gemelos de diferentes padres

Pocos saben que existen casos en los que una mujer da luz a gemelos de padres diferentes. Esto sucede porque a veces dos o más óvulos maduran en los ovarios, lo que puede provocar que una persona quede embarazada de gemelos fraternos.

Tanto un hombre como dos pueden fertilizar dos óvulos incluso con un intervalo de varias horas entre sí. En este caso, la concepción del segundo niño puede ocurrir varios días después del primero. De esta forma se registraron casos en los que nacieron gemelos con diferente color de piel.

Pero los gemelos como estos últimos no necesariamente tienen papás diferentes. Su nacimiento es posible en padres de distintas etnias. En este caso, los bebés también son fraternos.

Ausencia de expresión facial

El síndrome de Moebius es una anomalía congénita que se caracteriza por la ausencia de expresiones faciales. El rostro de una persona parece “congelado”, ya que no es capaz de sonreír ni fruncir el ceño. Otros síntomas son estrabismo y dificultad para tragar.

Tanto las peculiaridades genéticas como las condiciones desfavorables para el desarrollo del feto pueden ser una causa de esta anomalía. Para ayudar a las personas con ausencia de expresiones faciales, los médicos realizan una terapia integral.

Ganas de comer lo incomible

La alotriofagia es un tipo de trastorno alimentario en el cual una persona quiere comer lo no es comestible. Y no se trata solo de, por ejemplo, masa, cereales crudos o alimentos no cocinados. Algunas personas que padecen este trastorno no pueden resistirse al deseo de comer objetos de metal.

Debido a esto, el francés Michel Lotito intentó consumir bicicletas, carritos de supermercados y televisores. En 2 años hasta logró ingerir un avión Cessna 150. Este sujeto entró en el Libro Guinness de los récords, pero, bajo ningún concepto se debería intentar seguir una dieta tan peligrosa.

Las causas de este trastorno pueden ser tanto fisiológicas como sociales o psicológicas.

Incapacidad para reconocer voces

Para quienes padecen fonoagnosia, las voces de aquellos que los rodean suenan todas de la misma manera. Si se llama a esa persona por teléfono, sabrá que está hablando precisamente contigo solo gracias a tu número guardado en su lista de contactos.

Al principio se creía que esta enfermedad solo aparecía en las personas que habían sufrido un derrame cerebral. Pero en los últimos años se investigaron casos en los que la anomalía tenía un origen congénito.

Alergia a un propio hijo

La inusual historia de una mujer de Inglaterra que desarrolló alergia a su propio hijo tuvo una gran repercusión en los medios. Joanne Mackie se dio cuenta de que, cuando tomaba a su bebé en brazos, su piel se cubría de llagas.

Al final resultó que sufría de una enfermedad extraña llamada Pemphigoid gestationis, que, en su caso, se manifestaba cuando entraba en contacto con su hijo. En primer lugar, la madre tenía que envolver sus brazos con toallas para abrazar a su pequeño. Y, después, la ayudaron distintos medicamentos y cremas que los médicos le recetaron.

Vista increíblemente aguda

La residente alemana Veronica Seider es considerada la persona con la vista más aguda del mundo. En 1972 fue incluida en el Libro Guinness de los récords por su capacidad para distinguir objetos a una distancia de 1,6 km.

Por lo tanto, su visión es 20 veces mejor que la de cualquier persona común. La información de las razones de esta cualidad de superhéroe es difícil de encontrar en fuentes abiertas, lo que nos permite darnos cuenta de que las capacidades humanas todavía no han sido completamente estudiadas por la ciencia.

Capacidad de permanecer despierto durante meses

Existen personas capaces de no dormir durante meses, e incluso años. Estas tienen una enfermedad genética llamada insomnio familiar fatal, que suele manifestarse durante la pubertad.

Debido a esta afección, el granjero estadounidense D. Jones pasó 3 meses sin dormir. Su compatriota, Al Herpin, a la edad de 90 años afirmaba que no había pegado un ojo en toda su vida (sin embargo, cabe destacar que no existen pruebas de eso).

Desafortunadamente, al día de hoy, esta enfermedad no tiene cura. Se trata de una afección muy rara: la ciencia conoce solo 40 familias que la padecen.

Habilidad de distinguir movimientos, a pesar de la ceguera

Milena Canning, residente de Escocia, perdió la vista a una edad adulta tras sufrir una infección respiratoria grave, varios accidentes cerebrovasculares y entrar en coma. No en vano, distinguía el movimiento de las manos del médico y también era capaz de nombrar los colores de objetos grandes en movimiento. Además, la mujer impactó a los doctores cuando percibió las gotas de lluvia cayendo por el cristal y la trenza de su hija en movimiento.

Los médicos llegaron a la conclusión de que Milena padecía el síndrome de Riddoch, una enfermedad neurológica extraña que se manifiesta con un trastorno de la percepción óptica y un campo visual limitado. El estudio de las capacidades de la paciente confirmó una vez más la adaptabilidad del cerebro humano.

Experimentar las emociones de otras personas como propias

El síndrome de hiperempatía es la capacidad de experimentar las emociones de los demás como las propias. Y, si la empatía común está considerada como una habilidad positiva, los hiperempáticos se pierden literalmente a sí mismos.

A una paciente se le diagnosticó hiperempatía después de quitarle la amígdala cerebral, responsable de la formación de las emociones. La mujer sufría de convulsiones y, por lo tanto, los médicos consideraron que esta operación era necesaria.

Las convulsiones cesaron, pero la paciente se volvió hipersensible a los sentimientos de las personas que la rodeaban. Incluso era capaz de entender qué experimentaban sujetos en fotos, viendo solo sus ojos.

Creemos que algunas de estas capacidades inusuales de las personas se asemejan a las de los superhéroes, por ejemplo, una vista tan aguda. Mientras que otras son un problema grave. ¿Cuál de estos casos te pareció más asombroso?

Compartir este artículo