Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo poner inyecciones correctamente si nunca lo habías hecho antes

1-121
137k

Desafortunadamente, cualquier persona puede enfrentar una situación en que la habilidad de hacer una inyección sea crucial.

Hoy Genial.guru preparó para ti instrucciones para estos casos, pero también te advertimos que sólo debes hacerlo en caso de emergencia. Te enseñaremos cómo hacer las inyecciones más fáciles: intramusculares.

Preparación

  • Asegúrate de que lo que estás haciendo es necesario de verdad.
  • Corrobora que tienes el medicamento adecuado, recetado por el doctor y la jeringa del volumen necesario.
  • Lávate bien las manos, sécalas con una toalla desechable.
  • Usa un plato o un recipiente para colocar todo con lo que vas a trabajar y desinfecta su superficie.
  • Busca un lugar bien iluminado. Pídele a tu "paciente" que se acueste: así sus músculos estarán relajados.
  • Ponte guantes esterilizados, desinféctalos con alcohol.
  • Prepara discos de algodón humedecidos con alcohol o toallitas médicas.

Cómo hacer una inyección

  • Si el medicamento está frío, caliéntalo en tus manos.
  • Abre el empaque con la jeringa.
  • Limpia las manos y la ampolleta con un antiséptico, ábrela y llena la jeringa con la medicina. Si la ampolleta tiene una tapa de goma que necesitas pinchar, después de llenar la jeringa, cambia la aguja: se puede desgastar.
  • Si tocaste la aguja por accidente, también necesitas cambiarla.
  • Voltea la jeringa con la aguja hacia arriba y suelta una gota del medicamento para sacar el aire.
  • Dibuja en la nalga de tu paciente una cruz grande que la divida en cuatro partes. Pincha en la parte superior derecha para que estés seguro de no dañar el nervio.
  • Perfora con el antiséptico el área donde vas a inyectar el medicamento, moviéndote desde el centro hacia afuera.
  • Coloca la aguja en un ángulo de 90° (esto sólo aplica a las inyecciones intramusculares).
  • Con un movimiento rápido y seguro clava la aguja en la nalga. Aproximadamente un tercio de la aguja debe quedar afuera.
  • Introduce la medicina lentamente, así tu paciente se sentirá más cómodo.
  • Cuida que la jeringa no se mueva. Puedes sujetarla con una mano y con otra, introducir el medicamento.
  • Aplica una servilleta médica o un algodón humedecido en alcohol al lado del área del piquete. Con un movimiento rápido, retira la aguja y presiona la herida con el algodón.
  • Cubre la aguja con su tapa, desecha las herramientas usadas.
  • Lávate las manos. ¡Bien hecho! ¡Lo lograste!

Si necesitas hacerte una inyección a ti mismo

  • En este caso, te será más difícil atinarle en el glúteo, así que usa la parte exterior del muslo.
  • Siéntate sobre una silla y relaja la pierna. Necesitas la parte media del muslo.
  • Todos los preparativos y el proceso son los mismos que en caso de una inyección en los glúteos. Pincha la piel de manera perpendicular también.
  • Si se te hace difícil atinar o eres muy delgado, pellízcate la pierna y clava la jeringa en este pliegue. Cuida que en el pliegue sólo haya grasa, no músculos.
  • Jamás uses la misma jeringa y aguja dos veces.
  • No temas aplicar demasiado alcohol: es mejor prevenir cualquier problema.

Te recordamos una vez más que, en caso de que necesites una inyección, es mejor acudir al médico a pedir ayuda.

1-121
137k