Hacer uso de nuestros dispositivos durante la noche puede hacernos subir de peso, según un estudio

Pareciera que dormir con la televisión encendida o inmediatamente después de revisar nuestras redes sociales en nuestros dispositivos es un hábito que no traerá consecuencias a nuestra salud. Sin embargo, nada está más lejos de la realidad. Después de leer el siguiente artículo, probablemente quieras dejar ese mal hábito.

Genial.guru te contará a continuación sobre los perjuicios que estos simples hábitos pueden traer a tu salud.

Las luces por la noche: efectos en nuestra salud

Las luces artificiales, durante la noche, sobre todo aquellas que provienen de las pantallas, afectan directamente al llamado “reloj biológico” alterando nuestro patrón del sueño. Esto repercute en el estado de ánimo y en el metabolismo al que nuestro cuerpo debería estar acostumbrado, lo que podría hacernos subir de peso.

“Las pantallas LCD emiten ’luz azul’, que es el mismo tipo de luz que el de la luz solar, lo que causa estragos en nuestras hormonas del sueño. Ver lo último de Facebook en la noche es como poner un sol en miniatura en tus ojos. Nuestro reloj corporal se confunde y comienza a pensar que es de día”, afirma el Dr. Guy Meadows, fundador de la Escuela de Sueño de Londres y director clínico de Sleep To Perform.

Nuestro cerebro y las luces durante la noche

Una luz, por muy pequeño que sea el brillo que emita durante la noche, proporciona información equivocada a nuestro cerebro a través de nuestros ojos. Las luces inhiben la secreción de melatonina, la hormona que nos hace dormir. Esta hormona es estimulada por un centro o grupo de hormonas a las que se les denomina núcleo supraquiasmático, ubicado en el hipotálamo, el área del cerebro que libera las hormonas que estimulan o regulan situaciones como el hambre, la sed o el sueño.

Estas hormonas del núcleo supraquiasmático son las que reciben la información que la retina facilita, la cual tiene que ver con la luz y la oscuridad. Si sueles quedarte dormido con la televisión encendida o después de revisar tus redes sociales en tu teléfono, tu retina enviará toda la información que alcance a obtener de la luz del televisor o móvil a nuestro núcleo supraquiasmático.

Cuando dormimos, pasamos por dos fases del sueño: la fase MOR (sueño de movimientos oculares rápidos) y la NMOR (sueño sin movimientos oculares rápidos). En ambas fases, las retinas pueden seguir proporcionando información a las neuronas e incluso combinar el sueño con lo que percibe de forma inconsciente. Esto sucede sobre todo en la fase MOR (en la que realmente se descansa), por lo que el descanso no se realiza como debería.

Dormir con la tele encendida nos hace subir de peso

Un reciente estudio desarrollado por el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de Carolina del Norte advierte que dormir con la televisión encendida o con alguna luz que altere nuestro sueño puede ser un factor de riesgo que nos haga subir de peso y que nos conduzca a la obesidad, principalmente en las mujeres. Las resultados fueron claros entre las mujeres que dormían expuestas a la luz:

  • Hubo un 17 % de probabilidad de aumentar cuando menos 5 kg, lo que significa un aumento de al menos 10 % en el índice de masa corporal (IMC).
  • Hubo un 22 % de probabilidades de tener sobrepeso.
  • Hubo un 33 % de probabilidades de padecer obesidad.

Por su parte, el Dr. Meadows explica cuáles podrían ser los motivos de este fenómeno: “Hay dos hormonas llamadas leptina y grelina que regulan nuestro apetito. La leptina es la responsable de hacernos sentir llenos, mientras que la grelina se encarga de regular nuestro apetito. Cuando estamos privados de sueño, estas hormonas se alteran, haciendo que nuestros niveles de leptina disminuyan y los de grelina aumenten”.

En el estudio participaron mujeres con hábitos de sueño distintos

El estudio consistió en el análisis de los datos de 43 722 mujeres entre 35 y 74 años de edad con algunas características específicas, como no contar con antecedentes de alguna enfermedad cardiovascular o que no tomaban siestas durante el día. Dichos datos fueron recabados mediante un cuestionario que preguntaba si las mujeres dormían sin luz, con una pequeña luz nocturna, si entraba luz del exterior de la habitación o si había una luz o televisión encendida dentro de la recámara.

Además, los científicos también tomaron en cuenta información como el peso, la altura, la circunferencia de la cintura y la cadera y el índice de masa corporal de las mujeres. Durante el experimento, a las mujeres se les dio seguimiento por cinco años.

Las limitantes de la investigación

Dale Sandler, autor principal del estudio y reconocido investigador del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental en Carolina del Norte, reconoció algunas limitaciones en su investigación. Una de estas fue el hecho de que se trata de una asociación exclusivamente entre la luz artificial mientras dormimos y el aumento de peso, y no de una causalidad del todo comprobada.

Asimismo, los datos recabados se basaron en autoinformes que no consideraron situaciones como la vivienda de las sujetos. Es decir, no es lo mismo vivir en una ciudad con luces neón prendidas durante toda la noche que vivir en el campo. Tampoco se les preguntó a las participantes las razones por las que dormían con la luz encendida.

Lo cierto es que este estudio sirve como un preámbulo que podría explicar por qué muchas mujeres aumentan de peso pese a seguir dietas y hacer ejercicio continuamente. “Estamos en medio de una epidemia de obesidad y las cosas en las que generalmente pensamos para prevenir la obesidad son difíciles de hacer para las personas: comer una dieta mejor, hacer más ejercicio”, afirma Sandler, “este sería un mensaje de salud pública muy sencillo de realizar: apagar las luces cuando vas a dormir”.

Estamos convencidos de que, por salud, es importante mantener nuestros descansos nocturnos en total oscuridad. Sin embargo, también es probable que sea casi imposible debido a que los alumbrados en las calles en las ciudades suelen colarse en nuestras casas. ¿Cuál sería tu recomendación para conseguir el descanso perfecto?

Compartir este artículo