Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Empecé a incluir semillas de chía en mi dieta y esto me pasó

Empecé a incluir semillas de chía en mi dieta y esto me pasó

En Genial.guru compartimos contigo esta experiencia que habla de las grandes ventajas que poseen las semillas de chía, para que comiences a incluirlas en tu alimentación diaria.

Escuchar hablar mucho de lo milagrosas que son las semillas de chía me generó una imparable curiosidad, sobre todo porque muchos famosos las incluyen en su dieta.

Lo primero que descubrí para mi asombro es que si bien hoy están de moda, se originaron hace cientos de años, las civilizaciones maya y azteca las consumían como parte básica de su alimentación, así que me dije "deben ser buenas", y me decidí a probarlas.

Como principales propiedades, son muy saludables, ya que no contienen gluten, pero sí Omega 3, antioxidantes y fibra. Y eso no es todo, para que te hagas una idea de su gran aporte nutricional, la experta británica Madeleine Shaw explica su valor haciendo la siguiente comparación:

Las semillas de chía poseen:

  • 5 veces más calcio que la leche.
  • 3 veces más antioxidantes que los arándanos.
  • 3 veces más hierro que las espinacas.
  • 2 veces más fibra que la avena.
  • 2 veces más proteínas que cualquier verdura.
  • 2 veces más potasio que las bananas.

¿Impresionante no? sabiendo esto ahora puedo contarte los beneficios que descubrí

Para mi asombro, tienen muy buen sabor

Si aún no las has probado, tienen un sabor parecido a la nuez, por lo que es fácil combinarlas con los alimentos, a mí me encanta incluirlas en tartas, galletas y ensaladas.

Recuperé la energía que pensé haber dejado en otro cuerpo

Este cambio fue uno de los primeros que comencé a notar. Tal como lo mencioné anteriormente, contiene 2 veces más potasio que las bananas, lo cual es ideal para llenarte de energía.

Ahora recuerdo todo y soy más productiva

Tenía tantas cosas que hacer que sentía que mi cabeza iba a explotar. Cuando comencé a consumirlas empecé a organizarme mejor, a estar más lúcida y despierta. Y esto tiene una explicación:

Como comentó la nutricionista Shaw, las semillas de chía brindan un gran aporte de Omega 3 (incluso más que algunos pescados), el cual ayuda al sistema nervioso central, para las células y muchos de nuestros órganos vitales. Por ello, las semillas de chía son deales para fortalecer tu memoria.

Mi piel mejoró notablemente

Como ayudan a mantenerte hidratado, tu piel luce más nutrida. Esto es ideal para los deportistas, ya que las semillas absorben de 10 a 12 veces su peso en agua, lo que te mantiene hidratado.

Bajé de peso sin darme cuenta y mi apetito disminuyó

Siempre me costó ser constante con mi alimentación, empecé dietas un montón de veces. Sin embargo, gracias a las semillas de chía, de repente noté que mis pantalones ya no me apretaban como antes.

Resulta que son una excelente fuente de fibra (aceleran tu proceso digestivo) y a la vez generan saciedad. Prácticamente a todo lo que como le incorporo chía: jugos, mermeladas (y quedan deliciosas), ensaladas, carnes, salsas…

El exceso de grasa en mi figura desapareció y empecé a lucir tonificada

Al llenarme de energía pude hacer las cosas que siempre quise y que por cansancio posponía, por ejemplo, salir a caminar; cuando me ejercito quemo grasa y tonifico mi piel. A su vez, su gran aporte de proteína ayuda a generar tejidos musculares. ¡Es genial!

Limpié mi cuerpo de impurezas

Al ser una fuente importante de fibra, me ayudó a regular mi flora intestinal, eliminé líquidos y toxinas, y ni siquiera lo noté en un principio; pero ahora disfruto de este bienestar al máximo.

Descubrí que ayuda a aliviar el dolor articular

Como me volví fanática de las semillas de chía, se las recomendé a mi mamá para que también comenzara a incorporarlas, y para mi sorpresa me comentó que ya no le dolían las articulaciones como antes.

Investigando un poco más, descubrí que el ácido del Omega 3 que contienen, no solo ayuda a tu sistema nervioso central, sino que posee propiedades antiinflamatorias, lo que alivia el dolor de las articulaciones.