Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Esto es lo que pasaría si no durmieras durante una semana

El estadounidense Randy Gardner impuso un récord de no dormir sin usar ningún tipo de estimuladores. El alumno de 18 años se mantuvo despierto durante 264,3 horas (11 días).

Genial.guru decidió mostrarte cuáles serían las consecuencias de tal experimento. Dependiendo de los rasgos individuales del organismo, los síntomas en personas diferentes pueden manifestarse más pronto o más tarde. Por favor, no intentes poner a prueba tus fuerzas.

Día 1

La primera noche sin dormir ya es una gran prueba para el organismo. Aparecen el dolor de cabeza, el ruido en los oídos y se interrumpe la termorregulación: la persona siente las manos frías. Se vuelve desconcentrada, despistada, su memoria se ve afectada y pierde la habilidad para aprender cosas nuevas.

Día 2

Al segundo día ocurren cambios notorios en el aspecto físico: aparecen ojeras, los vasos sanguíneos en los ojos se revientan, aparece un temblor ligero en todo el cuerpo. La temperatura corporal cae a 35,8°C, la persona siente escalofríos y empieza a comportarse aislado. La cantidad de palabras que usa se reduce 5 veces, se vuelve indiferente.

Día 3

El tercer día sin sueño es la prueba más seria. Los movimientos corporales se ralentizan, todo empieza a molestar mucho y se ocurren ideas delirantes. La persona quiere comer más de lo normal (sobre todo, comida salada y grasosa), lo que provoca inflamaciones cutáneas. Además, surge también el tic nervioso.

Día 4

Para el día 4 sin dormir, las arrugas pequeñas en la cara se vuelven más marcadas y la piel toma un tono pálido. Precisamente en ese tiempo aparecen alucinaciones auditivas y visuales, la persona se confunde en el tiempo y en el espacio.

Día 5

Al quinto día, los párpados se vuelven increíblemente pesados y aparece el dolor ocular y de cabeza muy fuerte. Las alucinaciones se vuelven constantes, la hiperactividad se cambia por el cansancio extremo. La persona ya no se siente capaz de decir quién es.

Día 6

Casi una semana sin dormir se refleja en forma de miedo, paranoia y arranques de agresividad. El funcionamiento de las partes básicas del cerebro se ralentiza, los músculos empezarán a "trabarse" (por ejemplo, si la persona levanta la mano, dejará de entender que también puede bajarla). Los síntomas parecerán más la enfermedad de Alzheimer. El habla se volverá más lento.

Día 7

Una semana sin dormir provocaría un temblor fuerte de las extremidades e incapacidad de hablar con sentido. En esta etapa la persona ya no puede realizar las tareas más básicas. Las neuronas se volverán poco activas, el músculo cardíaco para este tiempo se desgastará y el sistema inmunológico dejará de hacer resistencia frente a los virus.

Imagen de portada zavgsg/depositphotos