Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Errores comunes al guardar tus prendas que acortan su vida

2-4-
107k

Siempre albergamos la necesidad de guardar ropa, pero no todo el mundo piensa a fondo cómo hacerlo bien. A veces, debido a esto, se acaban estropeando prendas caras y muy queridas.

Hoy Genial.guru te hablará de esos errores que no debes cometer si quieres mantener con un aspecto impecable todo tu vestuario.

1. Cuidado inadecuado de la ropa de temporada

Antes del almacenamiento estacional de la ropa, siempre hay que darles a los abrigos y otras prendas similares una limpieza en seco. Bajo ningún concepto guardes tu ropa en el armario sin limpiarla. Debido a esto, tus abrigos de piel pueden perder su apariencia original y su brillo y las prendas de cuero, su elasticidad y viveza. También antes de guardarlas es necesario tratarlas con productos especiales contra los insectos.

2. Embalaje al vacío para todas las prendas

En la actualidad, las bolsas de vacío se han vuelto muy populares. Para las prendas de cuero natural y de piel este método de almacenamiento se antoja inaceptable, ya que sin acceso al aire, el producto se "sofoca": acaba adquiriendo un olor desagradable, los detalles se adhieren, las vellosidades de la piel se doblarán y se acabará estropeando.

3. Perchas seleccionadas incorrectamente

No escatimes con las perchas. Si en tu armario sólo tienes 5 y la cantidad de prendas la supera en 10 veces, tienes un problema: ve inmediatamente a una tienda y compra cuantas perchas necesites. Otra cosa que nunca debes hacer es colocar en una de ellas varias prendas, una encima de otra: cuando hay 5 prendas en una percha, la ropa se arruga y no "respira".

  • Elige perchas adecuadas para el tamaño de la ropa para que, con el tiempo, en las mangas no se formen burbujas.
  • Las perchas deben coincidir con el peso y el tipo de ropa: no cuelgues abrigos pesados ​​en perchas pequeñas y finas, ni un vestido de tela delicada sobre una de madera vieja, ya que su superficie puede engancharse a la tela.

4. Almacenamiento inadecuado de suéteres y prendas de punto

Las prendas de punto y de lana no deben guardarse colgadas en perchas, porque se estiran y pierden su forma. Para almacenar suéteres suaves y voluminosos utiliza estantes de tela con divisiones estrechas, son perfectos para resolver este problema. Un suéter de lana se guarda de forma ideal cuando está doblado en un estante separado. Si pones algo pesado encima, lo deformarás.

5. Almacenamiento de vestidos largos en perchas

A las faldas y los vestidos largos cuyo dobladillo toca el suelo del armario es mejor colgarlos sobre una barra: se arrugarán menos y así no tendrás que plancharlos cada dos por tres.

6. Guardado incorrecto de los pantalones

Además de la tradicional barra transversal para perchas, los armarios modernos a menudo están equipados con barras retráctiles. Pero la lana y las prendas de punto ceden en el lugar de inflexión y si utilizas una percha con pinzas, entonces, en la tela suave del pantalón pueden aparecer marcas. Por lo tanto, la mejor manera de almacenarlos a largo plazo es colgándolos en una percha que sujete todo el ancho de la parte inferior de los mismos.

7. Doblar los sostenes por la mitad

Al doblar sostenes de esta manera, corres el riesgo de arruinar el estilo de la prenda a la que has confiado una misión tan importante: sujetar el pecho y hacer hincapié en su belleza. Es mejor poner los sostenes uno sobre el otro, de modo que las copas derecha e izquierda se asienten sobre el siguiente bra, colocado de forma similar.

8. Usar una estantería en lugar de una percha y viceversa

Tanto los vestidos de tejidos delicados, como blusas y camisas deben ser colgados en perchas acordes a su tamaño, mientras que las prendas de punto y de lana es mejor plegarlas y guardarlas en el estante para que no se deformen.

9. Guardar múltiples prendas en perchas que no fueron diseñadas para este fin

Probablemente, colgar varias prendas a la vez en una percha es la peor idea que se te puede ocurrir. Ahorrarás espacio en el armario, pero seguro que se arrugará la ropa que queda en la parte inferior. Varias prendas en una percha se pueden colgar solamente si las perchas tienen diferentes niveles.

10. Cremalleras abiertas y botones desabrochados

Colgando la ropa en perchas, no te olvides de abotonarla y cerrar sus cremalleras. Así mantendrás su forma y existirá menos probabilidad de que se arrugue y se estropee.

Ilustradora Natalia Kulakova para Genial.guru
2-4-
107k