Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
10 Mágicos ejercicios matutinos para que te sientas lleno de energía

10 Mágicos ejercicios matutinos para que te sientas lleno de energía

Cuando en la mañana no tienes tiempo pero necesitas estar bien despierto, te ayudarán algunos ejercicios especiales. A esta rutina incluso se le dice "mágica" porque incluye algunas asanas de yoga, ejercicios de qigong y no solo despierta el organismo sino beneficia la salud en general.

Antes de realizar los ejercicios debes ventilar bien la habitación, hacer un breve calentamiento y luego seguir las instrucciones.

Genial.guru con el permiso del autor comparte contigo el método Serguéi Borodín. ¡Solo necesitas 10 minutos al día para estar sano y lleno de energía!

1. Poste con lazos

Para qué: Relajar los brazos y hombros.


Cómo realizarlo: Imagina que tu cuerpo es un poste y tus brazos son lazos amarrados a él. Si volteas el poste rápidamente, los lazos estarán moviéndose también. Pon los pies al ancho de los hombros. Relaja por completo los brazos y empieza a girar el cuerpo de un lado a otro, aumenta la intensidad un poco.


Duración: depende de tus sensaciones, pero la cantidad de los ciclos de respiración (inhalación y exhalación) debe ser múltiplo de 6. Por ejemplo, 6, 12, 18, 36, etc.

2. La garza

Para qué: Desarrolla la coordinación, el equilibrio, la habilidad y también mejora la circulación sanguínea en las extremidades inferiores.


Cómo realizar: Debes ponerte sobre un pie y levantar el otro de tal manera que la cadera esté paralela al suelo o incluso más arriba. O simplemente lo más alta posible. Estira la punta del pie hacia ti. Estira hacia adelante el brazo que le corresponde a la pierna levantada. El segundo brazo debe mirar hacia abajo. Ambas manos deben estar un poco encorvadas como si te estuvieras apoyando en dos pelotas. Ahora cierra los ojos y procura mantener el equilibrio. Cuando termines, ponte de puntillas 3-5 veces.


Duración: Lo que quieras pero no menos de 10 segundos. 

3. Rodillo

Para qué: Fortalecer la columna vertebral, mejorar la circulación sanguínea, quitar la tensión y el cansancio.


Cómo realizar: Siéntate sobre el piso. Abraza las rodillas. Arquea la espalda cuanto te sea posible. Con un impulso fuerte, reclínate hacia atrás, muévete sobre tu espalda y regresa a la posición inicial.

Duración: algunos ciclos de respiración, no menos de 12 veces.

4. Martillo

Para qué: Relaja la columna vertebral, especialmente la zona del omóplato. Se realiza junto con el ejercicio "Rodillo".


Cómo realizar: Acuéstate sobre la espalda. Abrázate los hombros. Arquea la espalda lo más que puedas. Levanta la parte superior del cuerpo y suavemente empieza a "golpear" la espalda sobre el piso.


Duración: algunos ciclos de respiración, no menos de 12 veces.

5. Estiramiento

Para qué: Relajarse. Este ejercicio recobra tus fuerzas después del "Rodillo" y el "Martillo".


Cómo realizar: Acuéstate sobre la espalda. Entrelaza los dedos y estira los brazos arriba de tu cabeza lo más que puedas. Estira los pies también.


Duración: el tiempo que quieras.

6. Vela

Para qué: Mejora el suministro de sangre al cerebro, es beneficioso para la salud de todo el organismo. Si lo realizas a base regular, se mejora tu pensamiento, la memoria y tu rendimiento. Empiezas a sentir una menor necesidad de sueño, la respiración se vuelve menos frecuente.


Cómo realizar. Acuéstate sobre el piso. Estira los pies hacia arriba. Las manos sostienen la cadera o la cintura (en el último caso, la posición es más alta). Estira los pies hacia el techo. Es importante que tu cuello no se sobreesfuerce.


Duración: algunos ciclos de respiración.

7. Esfinge + Cobra

Para qué: Fortalecer la espalda, la columna vertebral se vuelve más flexible y movible.

Cómo realizar: Acuéstate boca abajo. Levanta la parte superior del cuerpo y apóyate en los antebrazos, los cuales deben ir paralelamente entre sí. Los hombros hacia abajo, la mirada hacia adelante, los pies estirados. Es "Esfinge". Ahora levántate sobre las manos: tu espalda se arquea aún más. Mira o hacia adelante o hacia arriba. Es "Cobra". Regresa a la posición de esfinge.


Duración: algunos ciclos de respiración.

8. Feto

Para qué: Compensar la columna vertebral  -después de arquear la espalda, debes hacerlo en la dirección opuesta-, encorvar la espalda lo más que puedas. Esto estimula los órganos de digestión y previene la deposición de sales en las rodillas.

Cómo realizar: Siéntate sobre las rodillas. Bájate hacia adelante y encorva la espalda lo más que puedas. Abraza las rodillas o estira los brazos hacia adelante.

Duración: algunos ciclos de respiración hasta la relajación absoluta.

9. Torceduras

Para qué: Aumenta la flexibilidad de la columna vertebral, estira los músculos e incluso disminuye el abdomen. Bueno para prevenir dolores de espalda.


Cómo realizar: Siéntate sobre el piso: pon una pierna hacia adelante y pega la otra a la cadera. Gira el torso al lado contrario. Apóyate con una mano en el piso y pon la otra mano en la rodilla. Repite al otro lado. Para aumentar el efecto, voltea la cabeza al lado contrario.


Duración: lo que quieras, no olvides los ciclos de respiración.

10. Inclinaciones

Para qué: Fortalecer la columna vertebral y la cintura, estirar los tendones.

Cómo realizar: Los pies al doble ancho de los hombros. Estira los brazos a los lados. Sin cambiar la posición de los brazos, haz una inclinación hacia la izquierda. Fija la posición, haz unos ciclos de inhalación y exhalación. Regresa a la posición inicial. Inclínate hacia la derecha y haz la misma cantidad de inhalaciones-exhalaciones. Ahora inclínate hacia abajo, toca con una mano el tobillo opuesto. El otro brazo hacia arriba, sigue este brazo con tu mirada. Haz los mismos ciclos de respiración y regresa a la posición inicial. Luego inclínate hacia el otro pie. Cuando termines el ejercicio, realiza el estiramiento "Feto".


Duración: lo que quieras.

Puedes realizar estos sencillos ejercicios también durante el día: te ayudarán a relajarte y reducir la tensión. Esta rutina es muy sencilla pero beneficiosa, lo cual la hace mágica.

Fuente: Serguéi Borodín 
Traducción y adaptación: Genial.guru