Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Formas de ahorrar dinero para los que no pertenecemos a la familia de Rockefeller

¿Cuántas formas de ahorrar conoces? ¿Y cuántas excusas para no hacerlo has encontrado? ¿Quieres probarlo una vez más con nosotros?

En Genial.guru te traemos más variantes para poder ahorrar una cantidad significativa. Lo mejor de todo es que funcionan para cualquier nivel de ingresos.

1. Usar aplicaciones para registrar ingresos y gastos

Si quieres controlar tus gastos, no podrás prescindir de control. Descarga cualquier aplicación especial para administrar finanzas personales. La puedes sincronizar con tus tarjetas bancarias o sistemas de pago. Estas aplicaciones te permiten planificar el presupuesto, ver las estadísticas de ingresos y gastos y recordar pagar las cuentas.

2. Luchar con las comprar impulsivas

Comprar una cosa linda, aunque no muy necesaria, disipa tensiones y trae una satisfacción pasajera. No te alcanza fuerza de voluntad para decir que no. Te suena familiar, ¿cierto? Entonces, trata de usar las siguientes reglas:

  • Compra solo lo que comprarías incluso si costara 2 veces más caro.
  • Antes de comprar algo, piensa como podrías usar el mismo monto de otra forma. Haz la compra sólo si esta es la mejor variante.
  • Mide el precio de lo que quieres comprar en el valor de tu tiempo de trabajo. Calcula cuánto cuesta tu hora. Supongamos que cobras 20 USD por hora. Para comprar algo de 100 USD tienes que trabajar 5 horas. ¿Estás seguro de que esta cosa lo vale?

3. No comprar para presumir

Diferentes estudios muestran que los sectores más pobres de la población son los que gastan más dinero (en comparación con sus ingresos) en mercancía "de estatus". Las corporaciones no paran de usar nuestra pasión por el consumo demostrativo. Sin embargo, es importante saber que el nuevo iPhone no justifica el riesgo de quedar sin dinero en una situación imprevista. Y si compras cosas para impresionar a alguien, es hora de decirles un "no" rotundo a favor de tus propios beneficios financieros.

4. Estimar el costo anual de tus costumbres

Será mejor si calculas el costo de tus compras diarias para todo el año. Así te será más fácil decidir qué costumbres podrás dejar de lado en beneficio de tus metas a largo plazo. Una taza de café es barata, pero si la compras todos los días del año, sumará una buena cantidad. Por ejemplo, si pagas 1 USD por una taza, entonces al año te costará 365 USD.

5. Asústate a ti mismo

Otros estudios dicen que el estrés nos obliga a ser más ahorrativos. Así que ponte a pensar qué pasaría si te despiden mañana, comienza otra crisis económica o el precio del crudo cae en picada.

6. Separar el dinero al momento de recibir tu salario

Sigue la regla de "me pago a mí primero". Define el monto que podrás ahorrar todos los meses y, al recibir tu salario, en primer lugar separa el monto para la cuenta de ahorro. Nuestra recomendación sería que del salario ahorres entre un 10 y un 30 por ciento y un 50 por ciento de bonos, comisiones o premios.

Usa el truco de visualización. Puedes apuntar la cantidad de dinero que recibirás al finalizar el plazo y como ya lo vas a percibir como el tuyo, la costumbre humana de apegarnos a las cosas (incluyendo al monto de futuros ahorros) entraría en acción. Esto te ayudará a resistir la tentación de omitir el siguiente pago.

Psicológicamente será más fácil que los pagos se hagan sin tu participación, por esto te recomendamos configurar el servicio de autopagos.

7. Abrir un depósito del cual no puedes retirar fondos hasta el final del plazo

Abre un depósito donde puedes agregar más dinero, pero no puedes retirar los fondos hasta el final del plazo. Así de seguro no gastarás lo que quieres ahorrar y el interés siempre es más alto aquí.

Si tienes oportunidad de invertir dinero a largo plazo, entonces búscate algo donde no se puedan retirar los fondos, ni tampoco reducir el plazo. En este caso, el interés será más alto aún. Para inversiones a largo plazo, antes de hacerlas, siempre consulta las califaciones de bancos u otras instituciones financieras. Lo puedes encontrar en las páginas de agencias calificadoras, por ejemplo la de Fitch.

8. Abrir diferentes cuentas para diferentes objetivos

Siempre es más fácil ahorrar cuando lo haces para algo específico. Abre una cuenta separada para cada objetivo financiero, no te enredarás así y también monitorearás de forma más cómoda el progreso.

9. Entender mejor lo que los bancos te ofrecen

Conocer muy bien las ofertas de los bancos te ayudará a ahorrar. Aquí tienes algunos de los servicios bancarios que podrían cuidar de tu bolsillo:

  • Averigua si tu depósito tiene opción de recapitalización, o sea acumulación de intereses sobre los intereses. Cuanto más antiguo es el depósito, más alto es el "interés compuesto". Esto te conviene más que cuando el interés se aplica sólo al final del período.
  • Abre una tarjeta CashBack, así vas a recibir un pequeño porcentaje después de cada compra.
  • Configura un redondeo automático del balance, por ejemplo hasta cero. Lo que sobra iría a una cuenta separada, acumulándose sin que te des cuenta.
  • Busca una tarjeta donde el interés se aplique al balance. No es muy alto, pero te permitirá protegerte de la inflación.
  • Configura un límite de gasto de fondos diario o mensual. Te ayudará a no gastar de más.
  • Si decidiste tomar una tarjeta de crédito, opta por una con un período de gracia (normalmente son de 55 días) en que puedas usar el crédito sin pagar el interés. Esta opción es buena para no perder pasajes a excelente precio o alguna mercancía con buen descuento. Pero no la uses sin una necesidad especial.

10. Aprender otras formas de ahorrar y multiplicar dinero

A parte de los depósitos bancarios, existen otros instrumentos financieros que puedes aprender a usar. Aquí están algunos de ellos:

  • Bonos. Son valores a través de los cuales un estado o una empresa te pide prestado el dinero y se compromete a devolverlo con un interés.
  • Participación de inversión. Un documento nominal que confirma tu participación en el fondo mutuo de inversión (empresa que invierte dinero en valores: acciones, bonos, etcétera).
  • La póliza de seguro de vida. Es un contrato con una compañía de seguros por un período largo de tiempo, que permite tanto proteger tu vida, como ahorrar dinero al mismo tiempo.

11. Convertir ahorros en un juego

¡Sí, se puede ahorrar con emoción! Inventa tus propios caminos, pero lo más importante es que funcione para ti. Aquí tienes algunas de las formas poco comunes de ahorro:

  • De vez en cuando cambia de proveedores de servicios (proveedor de Internet, operador de telefonía móvil). Muchos de ellos tienen ofertas especiales y descuentos para los recién llegados.
  • Si usas servicios médicos pagos o pagas la educación de tus hijos, dependiendo dónde vives, puedes regresar una parte del monto como deducción fiscal.
  • Controla las ruedas de tu vehículo, las llantas infladas correctamente bajan el consumo del combustible.

¡Contempla tu cuenta bancaria, disfruta de ella, como el Rico McPato! Cuando ves el monto en que aumentaron tus ahorros, sientes enorme satisfacción y te resulta más fácil continuar.

Y aquí, aquí y aquí puedes encontrar aún más detalles de cómo ahorrar.

Algunas personas creen que sólo los pobres necesitan ahorrar, sin embargo no es así. Y no es tarde aún para aprender que ahorrar es bueno. De seguro, el nuevo camino no se te dará a la ligera desde el comienzo, pero paso a paso va a salir mejor. Recuerda que sembramos hoy lo que comemos mañana.