Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Maneras de decirle "no" al niño y que lo entienda

--4-
46k

Parece que decirle al niño "no" y conseguir el efecto deseado no es difícil, ¿verdad? Sin embargo, todos los padres saben que a menudo las negaciones y prohibiciones provocan lágrimas, rabietas y reacciones agresivas. Entonces, ¿cómo podemos evitar estas situaciones?

Genial.guru te trae 11 consejos que te ayudarán a decir "no" al pequeño de una forma más calmada y con más seguridad en ti mismo.

11. "No" debe pronunciarse en contadas ocasiones

El "no" debe convertirse en tu carta de triunfo. Si el niño oye tus "no" cada 5 minutos, dejará de reaccionar a él rápidamente. Pero si empleas la palabra "no" en raras ocasiones y teniendo como telón de fondo muchos "sí", se percibirá como una señal de "stop", como algo claramente importante.

10. El primer "no" juega un papel clave

Prohibirle al niño alguna acción por primera vez se debe conseguir con un tono lleno de calma y seguridad, con una expresión facial seria e introduciendo después una lista comprensible de razones. Es importante que el niño entienda de inmediato por qué, por ejemplo, está prohibido dibujar en las paredes con un rotulador. Cada intento posterior de decirle que "no" correrá el riesgo de fallar.

9. Pronunciando un "no" rotundo, prepárate para un arduo trabajo

Prohibiéndole cualquier cosa al niño, lo ofendes. Al menos, para él, todo se ve exactamente así. Pero esto no significa que enseguida tengas que tratar de calmarlo suavizando tu posición. Esto solo viene a demostrar que debes prepararte para realizar un trabajo adicional. Para rebajar el sufrimiento en el niño, trata de mostrar empatía. Abrázalo, compadécelo, dile que lo entiendes, pero que así no se puede hacer y punto. Lo más importante: ¡no canceles la prohibición! El niño se reconciliará con la imposibilidad de hacer lo que quería, pero a la vez no estará solo en sus emociones, sintiendo todo tu amor y apoyo.

8. Con la negación no es suficiente, las explicaciones son imprescindibles

Si el niño no comprende por qué algo está prohibido, aumenta la probabilidad de que quiera volver a intentarlo. La manera más eficaz de decir "no" es dando razones importantes que tu hijo pueda entender. Pero, ten en cuenta que cuando el pequeño se enfada o está triste, él simplemente no es capaz de percibir tediosas y largas explicaciones de "por qué no". Un sermón eterno, probablemente, pasará de largo. Así que formula tus frases de forma breve, concretas y con un idioma entendible para él.

7. El "sí" puede ser una negación

Los niños oyen "no" en tantos momentos y situaciones que con el tiempo dejan de interpretar correctamente esta palabra. Por lo tanto, debes tener en cuenta que un "sí" también puede significar "no". Por ejemplo, si tu hijo quiere un juguete nuevo durante las compras en el supermercado, puedes responder: "Sí, si es lo que quieres recibir para Navidad". De esta manera, el pequeño obtendrá lo deseado y aprenderá lo que significa el compromiso.

6. ¡Sin gritos! El "no" se pronuncia de forma neutra

Dependiendo de cómo digas "no", el significado cambia. Si tu negativa le llega al pequeño de forma intensa, esto más bien parecerá una discusión, alejada del fondo educativo o formativo. Lo mismo ocurre para un "no" con una sonrisa en tu rostro. El niño lo entenderá de la siguiente manera: "Me lo dice enfadado, no me quiere. Me lo dice alegremente, solo está jugando".

5. Niega ofreciendo una alternativa

Cuando le ofreces al niño una alternativa, se desvanece la sensación de un nuevo rechazo. Por ejemplo, "no te permito jugar con estas tazas, pero puedes sacar del armario un juego de vasos de plástico de colores y hacer con ellos lo que quieras". Por norma general, los niños suelen aceptar de buena gana y muy rápidamente una alternativa de este tipo.

4. No le des vanas esperanzas

Los padres, con frecuencia dicen a sus hijos que "ahora, no". Pero si ahora es que "no", ¿entonces, cuándo? Si no cumples tus promesas, finalmente pueden aparecer en el pequeño problemas por pérdida de confianza. Facilítale al niño información concreta para que pueda entender cuánto tiene que esperar por algo. Por ejemplo: "Ahora no, cariño, te lo compraremos cuando llegue tu cumpleaños".

3. Lo prohibido siempre está prohibido

Cualquier prohibición categórica debe permanecer así siempre, en cualquier situación. De lo contrario, el niño simplemente no entenderá por qué una misma acción estaba prohibida ayer y hoy, de repente y sin más, se permite. Puede decidir que todos los "no" dependen del estado de humor de sus padres y, por tanto, no acarrean peligro alguno. No permitas lo que antes has prohibido, simplemente, porque en ese momento necesitas tiempo para tus asuntos.

2. El "no" de mamá no puede ser el "sí" de la abuela

Al realizar restricciones a los niños, asegúrate de ponerte de acuerdo y coordinarlos con otros miembros de tu familia para que sus posiciones coincidan con las tuyas. De lo contrario, el niño puede empezar a manipular a todos sus familiares. Tú mismo también tienes que cumplir las normas establecidas. Si al niño le permites comer solo en la mesa de la cocina y tú picoteas sobre el sofá del salón, el niño acabará siguiendo tu ejemplo y no entenderá tu prohibición.

1. Añade valor a un buen comportamiento

Si el niño ha oído tu "no" y cumplió con la prohibición, estamos ante un acto de buena voluntad de su parte. Por lo tanto, este buen comportamiento debe ser reconocido de forma positiva y valorado también por ti con buena voluntad. ¡Abrázalo y dile que lo quieres!

Imagen de portada depositphotos, depositphotos
--4-
46k