Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Consejos útiles que todos los padres novatos deberían aprender de los más experimentados

La madre de una familia numerosa es para muchos una heroína. Debe hacer tantas cosas: prestar atención a cada niño, dar de comer, recoger la casa, lavar la ropa y además, seguir siendo una esposa hermosa y con la mente en equilibrio. De esas madres tenemos mucho que aprender.

Por eso, Genial.guru eligió para ti los 12 mejores trucos de madres experimentadas que pueden utilizarse tanto en las familias grandes como en las más pequeñas. ¡Toma nota!

1. No trates de guardarlo todo en tu cabeza

Para no volverte loco ante miles de cosas por hacer, ni con los horarios de todas las actividades infantiles, utiliza una agenda o apunta toda la información importante en un lugar visible. Anota incluso los detalles más pequeños: cuándo hay que lavar la ropa, bañar a cada uno, ir a la tienda y qué comprar. También puedes hacer estas etiquetas en los frascos con comprimidos para asegurarte antes de darle por duplicado la pastilla a tu hijo. Si lo haces, descenderá de las alturas el caos que ronda por tu cabeza.

2. La hora del baño, con alegría

No a todos los niños les gusta bañarse. Si tú también sufres del mismo problema, prueba usar estos "palitos" LED: por si el niño siente interés, el proceso de bañarlo se convertirá en su momento favorito tras un largo día.

3. Prepara un espacio exclusivo para la creatividad

Los envases de huevos y cajas grandes se pueden convertir fácilmente en tus ayudantes indispensables para un momento puro de creatividad. Los juegos debidamente organizados y unos accesorios preparados a tiempo son tu seguro contra el riesgo de paredes pintadas y pinturas derramadas sobre la mesa.

4. Desarrolla la autosuficiencia

A veces parece que sería más rápido ponerle tú el calzado o dar de comer al pequeño que ofrecerle una cuchara y darle la oportunidad de que lo haga por sí mismo. Después de todo, tras esa comida, muy probablemente, tendrás que, no solo bañar y cambiar urgentemente al niño, sino también fregar el piso y su silla.

Pero de esta manera, solo pospones el momento en que el niño se convierta en autosuficiente. Intenta comenzar con lo más pequeño: pega en la parte interior de cada zapato (o cualquier otro tipo de calzado) la mitad de una pegatina. Así, el niño no se confundirá y sabrá en qué pie debe ponerse el zapato izquierdo y su respectivo derecho. Así conseguirás un par de minutos de tiempo libre.

5. Sirve la comida de una manera correcta

Corta los trozos de tal manera que el niño pueda comerlos con sumo cuidado. Cuanto más pequeños son los niños, más pequeños deben ser los trocitos. Un cuchillo para pizza ayudará a cortar los panqueques rápidamente y un soporte para helado salvará la ropa de las manchas más pegajosas e indeseables.

6. Organiza cómo se almacenan los juguetes

El almacenamiento organizado de los juguetes es el primer paso para acostumbrar al pequeño a un cierto orden. Coloca en cada habitación una pequeña caja y guarda en ella todos los juguetes olvidados o abandonados. Al final del día, pídele a tu pequeño que los acomode en su lugar correcto.

7. Un vuelo sin gritos ni lágrimas

Viajar en avión es un acontencimiento que consume excesiva energía. Sobre todo, si el niño empezó a sentirse aburrido y a ti se te agotaron las fuerzas y las ideas para divertirlo. En esto te ayudará una colección de pegatinas para el cristal preparada con antelación.

8. Lo que debe estar cerrado, estará cerrado

Los niños, sobre todo los que acaban de aprender a caminar, son muy aficionados a abrir los armarios a los que llegan para tirar su contenido al suelo. Utiliza las anillas sobrantes de las cortinas de la ducha o de los juguetes entrelazados para los lugares donde el acceso está restringido.

9. Guarda los juguetes minúsculos en un mismo lugar

Han pasado 68 años desde que nació Lego y todo ese tiempo lleva haciendo felices tanto a los adultos como a los más pequeños. Para no perder algunas de las piezas pequeñas de este juguete de construcción, utiliza bolsas o mochilas especiales para guardarlas. Así podrás llevar los Lego si visitas con tu hijo la casa de un amigo y te asegurarás de que nadie pise ninguna de las piezas perdidas.

10. Enséñales qué es trabajar

Ofrécele a tus hijos la oportunidad de ganar un poco de dinero creando una "lista de precios" por servicios prestados. Así, matarás varios pájaros de un tiro: enseñarás a los niños a trabajar y a valorar el dinero y obtendrás un extra de ayuda en el hogar.

11. Devuelve el parqué a su estado original

Un suelo de madera pintado con rotuladores puede volver a su estado original con la ayuda de una pasta de dientes normal. Solo aplica un poco de la misma sobre la mancha y frótala bien con una esponja o una servilleta de papel.

12. Parque de bolas en una piscina inflable

La piscina inflable para niños se puede convertir fácilmente en un parque infantil para los más pequeños y más activos. Tan solo infla la piscina, añade en ella algunos de los juguetes favoritos de tu hijo y tendrás un par de horas libres aseguradas.

Compartir este artículo