Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Técnicas de autodefensa que podrían salvar tu vida

Cuando vemos noticias sobre ataques en televisión e Internet, casi siempre pensamos que eso nunca va a sucedernos a nosotros. Pero sí puede pasarnos. Por desgracia, nadie está a salvo de los delincuentes.

En Genial.guru estamos convencidos de que es mejor estar preparado para cualquier giro del destino y te traemos estas 13 técnicas de autodefensa, aunque confiamos en que nunca tengas que ponerlas en práctica.

13. Cierra el puño correctamente

La discusión sobre qué es más eficaz, si un puño o la palma de la mano, es un debate muy largo. Pero más a menudo, antes de golpear, la mano involuntariamente se cierra en un puño. Lo más importante es hacerlo de tal modo que no se cause daño a alguno de los dedos. No expongas el pulgar hacia fuera y no lo dejes debajo de los cuatro dedos: eso puede acarrearte una fractura.

No te olvides de los golpes con la mano: son los más inesperados.

12. ¿Cómo liberarse de las cuerdas?

Lo más importante que tienes que hacer es tratar de dejar un hueco. Si te atan las manos, mántenlas cerradas formando un puño. Si te atan por el torso, inhala aire expandiendo el diafragma. Cuanto más espacio libre quede, mayores serán tus posibilidades de escapar.

11. Recuerda las zonas vulnerables

La fuerza física de una mujer es mucho menor que la de un varón, por lo que necesitan recurrir al factor sorpresa. Lo más importante es dar un golpe lo más rápido y fuerte posible. Si tardas mucho pensando o "apuntando", el rival va a darse cuenta de tu plan y se enojará aún más .

10. Utiliza las aplicaciones de seguridad

Utiliza métodos modernos. Las aplicaciones como Family Locator, bSafe y otras ayudarán a seguir los movimientos de tus amigos y familiares y, en caso de emergencia, emitir una señal de socorro.

9. Inventa un mensaje de alerta

De pequeños inventamos códigos, palabras nuevas e incluso idiomas. Y esta diversión podría salvar vidas. Si tienes oportunidad de hablar o escribir un mensaje, una señal de auxilio codificada revelará a los tuyos la situación real. Y si vas más allá con los cifrados, tus seres queridos sabrán hasta si te llevan al norte, por una carretera, cerca de edificios abandonados o incluso por una calle concreta.

8. Utiliza los medios a tu alcance

Utiliza cualquier objeto que pueda ayudarte. De esta manera, el bolso puede ser utilizado como un escudo contra un ataque con arma blanca (no lo pongas pegado a tu cuerpo) y una bufanda lanzada al rostro de tu oponente te puede dar un par de segundos extra. Paraguas, bolsas e incluso monedas sueltas en el bolsillo pueden ayudar. Tu juego de llaves es uno de los mejores remedios. Eso sí, no pierdas tu tiempo tratando de hacer con ellas puños americanos.

7. El spray de pimienta, en el lugar correcto

No tiene ningún sentido guardar un spray de pimienta en el bolso si lo que tienes allí es un agujero negro sin fondo. El ataque más común siempre sucede de repente y debes sacar este aliado para defenderte lo más rápido posible. Ni siquiera el bolsillo exterior es del todo adecuado para guardar un spray de este tipo. Después de todo, hay que perder tiempo hasta para abrirlo. Guarda este remedio en el bolsillo de tu ropa: de esta manera podrás aplicarlo de forma rápida para lograr escapar.

6. Si te agarraron de la mano

Escapar cuando te sujetan por las manos se puede utilizando la "regla del pulgar": gira la mano hacia el pulgar del atacante. Pero recuerda que el tirón debe ser fuerte y rápido. Si el enemigo percibe tu intención, apretará tu mano con todas sus fuerzas. En este caso, utiliza tus piernas: golpea en la ingle, en la rodilla y con todas tus fuerzas písale el pie.

5. Si te sujetaron por el pelo

Una de las maneras más populares de atacar a una víctima es sujetarla por el pelo. Esta técnica no solo es dolorosa, sino que también proporciona un control casi total sobre tu cuerpo. Así que, en primer lugar, agarra la mano del rival con ambas manos. De esta manera volverás a recuperar el control. Luego, utiliza tus piernas. Una vez que sientas que la mano del atacante pierde agarre, suelta la tuya y corre.

4. Si te agarraron por el cuello

El método popular para escapar cuando te sujetan por el cuello, denominado "la palanca circular", no siempre funciona. Básicamente, puede que te falte fuerza o tiempo para ejecutarlo. Siempre es mejor golpear en la ingle o introducir tus dedos en los ojos del oponente. Este dolor permitirá que se reduzca el agarre de tu rival en tu cuello.

3. En el ascensor

Por supuesto, todo el mundo sabe que no se debe entrar en un ascensor con desconocidos. Y si entra alguien sospechoso cuando ya estás dentro, siempre es mejor salir. Adquiere el hábito de ponerte de espaldas hacia la parte de la pared donde se encuentran los botones. Es mejor presionar el botón por tu "vecino" que permitirle la opción de parar el ascensor, quedándote atrapado con él entre dos pisos.

2. En el auto

Igual que en el caso del ascensor, aquí se puede evitar de antemano el ataque. Además del clásico consejo de "no subir a un auto con extraños", te recomendamos, en caso de que subas, apuntar o decirle a alguien por teléfono la matrícula y color del coche, así como el destino elegido. Si el ataque no pudo evitarse, golpea en las zonas vulnerables: en la ingle, la nariz y los ojos.

1. Aprende técnicas de primeros auxilios

Si todavía no has aprendido las técnicas de primeros auxilios, te aconsejamos hacerlo cuanto antes. Se puede dar el caso de que alguien cercano esté herido y el hospital se encuentre lejos. En esta situación, las primeras acciones de rescate pueden ayudar a salvar la vida.

Otras reglas más que te serán de utilidad

  • Estar en alerta. Si estás escuchando música con auriculares, inmerso en la pantalla del teléfono o simplemente caminas con el hábito de mirar al suelo en lugar de observar tu alrededor, puedes no percibir al atacante. Mira a tu alrededor y, de vez en cuando, hacia atrás. Si se pierde el "efecto sorpresa", el atacante podría cambiar de opinión y renunciar al ataque.

  • Mantén la distancia. Trata de hacer todo lo posible para evitar que te pongan contra la pared. Incluso si el atacante se mueve hacia ti, no retrocedas. Mejor muévete hacia un lado, cambiando de esta manera su trayectoria.

  • Mantén las manos delante tuyo. Esto no es simplemente una posición de defensa (solo asegúrate de que las manos estén al nivel de la barbilla y con los codos ligeramente doblados), sino también de "conciliación". Así, puedes decir: "Tranquilo. Tómatelo con calma. Vamos a resolver esto pacíficamente". Pero al mismo tiempo ya estás listo para luchar y defenderte.
  • Lo más importante es escapar. Aún si has aprendido y practicado todas estas técnicas, eso no quiere decir que te hayas convertido en Elektra. No hay necesidad de comparar tu fuerza física con la de un atacamte. El objetivo principal es permanecer intacto. Así que consigue estas tres cosas: escapar de una captura, confundir e huir.
Imagen de portada depositphotos, depositphotos
Ilustradora Guzel Gilazetdinova para Genial.guru