Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Errores típicos que cometemos día tras día en la cocina

A veces hacemos cosas que nos parecen correctas. Ni siquiera sospechamos que se podrían realizar de alguna otra manera. Pero en la cocina los errores típicos pueden afectar el sabor del platillo o quitarte las ganas de cocinar del todo.

Genial.guru juntó los errores de cocina básicos que son los más frecuentes.

Almacenamos todas las frutas y verduras en el refrigerador

Mucha gente acostumbra almacenar todas las frutas y verduras en el refrigerador creyendo que esto les alargará la vida. Pero es un error. Por ejemplo, no se recomienda almacenar las patatas, tomates, plátanos y manzanas en el refrigerador.

Las bajas temperaturas vuelven las patatas demasiado dulces, mientras que los tomates, manzanas y plátanos emanan etileno, lo cual provoca que las frutas y verduras maduren más rápidamente y se dañen.

Descongelamos la carne en el agua

Preocúpate por descongelar la carne con anticipación. Para esto, ponla en un recipiente adecuado y déjala en el refrigerador hasta que se descongele por completo. No remojes la carne en agua ni mucho menos en agua caliente, esto daña tanto su aspecto como su sabor.

Usamos batidora para el puré de patatas

La batidora hará tu puré pegajoso en lugar de ligero como quisieras que sea. Por eso es mejor usar un simple aplastador de patatas que conservará el aspecto y la consistencia del puré.

Conservamos la leche en la puerta del refrigerador

Pareciera que la puerta del refrigerador es el lugar perfecto para almacenar la leche y otros productos lácteos. Pero en realidad, la temperatura ahí es un poco más alta. Además, la puerta se abre a menudo, lo cual provoca cambios de temperatura. Esto reduce la vida útil de la leche.

No revolvemos la pasta durante la cocción

No es ningún secreto que cualquier pasta se debe sumergir en agua hirviendo. Pero no todos saben que durante los primeros minutos de la cocción la pasta se debe revolver intensamente para que no se pegue al fondo de la olla.

Abrimos demasiadas veces el horno para revisar nuestros horneados

Al abrir el horno, reduces la temperatura adentro. Como resultado, el pastel o el pan "caen" y ya no serán tan esponjosos como quisieras.

Si quieres revisar si tu horneado está listo, prende el foco del horno. Ábrelo solo unos minutos antes de finalizar el horneado cuando la masa ya haya "crecido" lo suficiente.

Almacenamos el pan de manera incorrecta

En lo ideal, el pan se debe almacenar en un lugar seco y fresco. Uno de ellos es el refrigerador. Pero asegúrate de que el pan esté bien empacado para que no adquiera olores adicionales.

No usamos vinagres y echamos demasiada sal

Para que el platillo tenga un sabor más intenso y salado, puedes usar el jugo de limón, el vinagre balsámico, de manzana o de vino tinto, pero no el exceso de sal. En este caso es importante que el vinagre tenga suficiente tiempo para evaporarse durante la cocción.

Batimos las claras frías

Para lograr la consistencia ideal de una crema, usa las claras que han reposado durante algunos minutos a temperatura ambiente. En este caso se batirán más fácilmente. También es importante separar las claras de las yemas, porque las yemas pueden impedir que logres la consistencia deseada.

Después de que las claras se hayan puesto más tibias, agrega la cantidad de azúcar necesaria y bátelas.

Preparamos la pizza con el fondo crudo

Si estás preparando pizza en casa y quieres obtener una costra dorada en vez de una masa cruda debajo del relleno, debes seguir algunos pasos.

Puedes colocar la masa durante 2-3 minutos al horno antes de ponerle el relleno. Esto permitirá proteger la base de la pizza de la humedad que emanan los tomates, por ejemplo.

Otra opción sería colocar la masa sobre una bandeja precalentada y solo después de esto empezar a colocar el relleno.

Usamos la misma tabla para cortar

Tu cocina debe tener al menos dos tablas para cortar: una para la carne, el pescado y el pollo, y la otra, para los alimentos que no necesitan estar procesados térmicamente. Es necesario para que unos alimentos no se contagien de otros porque en la carne cruda pueden encontrarse bacterias peligrosas que mueren solo durante la cocción.

Para tu comodidad puedes conseguir tablas de colores diferentes o con bordes de color para no confundir cuál es cuál.

Usamos un cuchillo mal afilado para todas las ocasiones

Tu cocina debe contar con varios cuchillos. En lo ideal, debe tener cuatro: del chef, universal, para las verduras y para el pan.

Freímos todo en la misma sartén

Usar sartenes diferentes te ayudará a hacer tus platillos perfectos.

Por ejemplo, para los crepes necesitas una sartén de diámetro pequeño con bordes bajos y fondo delgado o una sartén de hierro fundido. La carne, en cambio, se debe freír en una sartén con bordes altos y fondo grueso.

Nos desviamos de la receta durante la preparación de postres

Durante la preparación de postres es importante seguir la receta, de lo contrario, tus muffins, pastel o galletas pueden salir mal. Demasiada harina, la mantequilla demasiado caliente, la temperatura incorrecta en el horno... todo esto afectará el aspecto y el sabor del producto final.

Imagen de portada depositphotos.com