Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Cosas que es mejor no hacer a bordo de un avión

--6-
19k

Un vuelo es una situación estresante para nuestro cuerpo, y algo que en la tierra parece absolutamente normal, en el aire puede convertirse en una sorpresa desagradable.

Genial.guru preparó para ti una lista de cosas que no se deben hacer en el avión si quieres que tu viaje transcurra sin problemas.

#8. Ponerse las lentes de contacto

Los lentes de contacto, de por sí, resecan los ojos, y el aire seco en el avión sólo agrava este efecto. Por lo tanto, en un vuelo largo es mejor llevar puestas las gafas o, al menos, lentes de contacto desechables. En cualquier caso, también te resultará útil usar gotas para los ojos.

#7. Tapar con los dedos los oídos bloqueados

La sensación de los oídos tapados, tanto en el despegue como en el aterrizaje, se produce debido a un cambio brusco de presión en el avión. El primer impulso de muchas personas (especialmente en los niños), en una situación de este tipo, es cubrirse los oídos. Esto no te ayudará. Se pueden minimizar las molestias con estos consejos:

  • Chupar o come algo. A los adultos les servirán de ayuda la goma de mascar o los caramelos y para los niños, una botella con agua.
  • De vez en cuando, abrir y cerrar la boca.
  • "Soplar" por los oídos: llena la boca de aire y ciérrala, tapa tu nariz con los dedos e intenta inhalar intentando empujar el aire hacia los oídos. Este método, conocido también como la maniobra de Valsalva, debe aplicarse con mucho cuidado, dado que este recurso no se recomienda si sufren alergias o algún resfriado.

Si al día siguiente, después del vuelo, la congestión en la zona de los oídos persiste, es necesario consultar a un médico.

#6. Volar con la nariz constipada

Cuando la congestión nasal está presente, la carga en los oídos, que de por sí no es pequeña, puede dar lugar a lesiones. Por supuesto, nadie está diciendo que no vueles por un resfriado común. Pero en este caso, no olvides llevar las gotas vasoconstrictoras, y echártelas antes del despegue y el aterrizaje.

Ahora bien, si tienes sinusitis, no debes, bajo ninguna circunstancia, emprender un vuelo. Si no hay posibilidad de aplazar el viaje, es obligatorio consultar a un médico.

#5. Estar sentado sin moverse

Durante un vuelo, la circulación sanguínea en el cuerpo se ralentiza, y debido a la posición sentada, la sangre se acumula en las piernas, lo que aumenta el riesgo de trombos. Para evitar esto, sigue algunas reglas simples:

  • Levántate y camina por el pasillo del avión.
  • Opta por una ropa cómoda que no impida que te muevas.
  • Durante el vuelo, quítate los zapatos.
  • En caso de problemas de circulación, lleva contigo medias o calcetines de compresión.
  • De vez en cuando, realiza ejercicios. Basta, simplemente, con subir y bajar las puntas de los pies y los talones.

#4. Tomar bebidas gaseosas

Otra consecuencia de los cambios bruscos de presión son las flatulencias que pueden causar malestar en el cuerpo. Las bebidas carbonatadas también las provocan, por lo que durante el vuelo es mejor no tomarlas, así como los productos que generan gases, tales como el pan de centeno, las legumbres y las manzanas, entre otros.

#3. Sí puedes marearte si te sientas en las últimas filas

Todo el mundo conoce la regla: si te mareas en el transporte, es mejor no sentarse en las últimas filas. Esta regla también se aplica a los aviones. Por lo tanto, para evitar situaciones molestas, es mejor elegir asientos en el comienzo del avión o cerca del ala. Un día antes del vuelo también hay que prestar atención a tu dieta, excluyendo de ésta alimentos con grasa, fritos y alcohol.

#2. Abusar del alcohol

Hay dos razones: en primer lugar, el aire seco del avión y el alcohol aumentan la deshidratación. En segundo lugar, el alcohol hace que la sangre no se oxigene correctamente; las condiciones de menor concentración de oxígeno en el avión, pueden provocarte fatiga y somnolencia. Además, se estima que durante un vuelo, la gente se emborracha más rápido. Así que es mejor renunciar al alcohol por completo o reducir su consumo al mínimo, incluso antes del vuelo.

#1. Tocar objetos a tu alrededor sin necesidad

Un avión está repleto de bacterias. Por ejemplo, en el compartimento del asiento que tienes frente por frente, los pasajeros anteriores pueden haber metido sus uñas recién cortadas o un pañal recién usado. Lo mismo puede ocurrir con la mesa plegable. Y teniendo en cuenta que el tratamiento sanitario completo del avión no se lleva a cabo después de cada vuelo, toda la suciedad puede pasar a tus manos. Así que no toques nada a menos que sea necesario, y lleva siempre contigo toallitas con alcohol.

Imagen de portada depositphotos
--6-
19k