Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Cosas que es mejor no prestar, ni siquiera a tus seres queridos

--5-
198k

Todos ya sabemos muy bien que no se puede prestar a nadie el cepillo de dientes o el peine. Pero todavía hay cosas mucho menos obvias que a veces compartimos con los demás.

Nosotros, en Genial.guru, preparamos para ti una lista de objetos que también deben tener un solo propietario. Y, al mismo tiempo, te explicamos cómo mantenerlos limpios.

Lápiz labial, barra o brillo

¿Por qué no prestar tu barra de labios a una amiga que olvidó su neceser en casa? Es mejor no hacerlo: de esta manera, es muy fácil contraer el virus del herpes, incluso si el portador no tiene síntomas visibles, a través de las membranas mucosas de la boca y la saliva. En la actualidad es imposible eliminar completamente del cuerpo el virus del herpes simple.

¿Por qué no prestar tu barra de labios a una amiga que olvidó su neceser en casa? Es mejor no hacerlo:

  • No utilices cosméticos para los labios, si el virus ya se ha manifestado. Después de que desaparezca la erupción, será mejor comprar un nuevo lápiz labial o brillo, para no provocar un nuevo brote de la enfermedad. De vez en cuando, con una servilleta limpia, quita la capa superior de la barra de labios, para evitar la acumulación de suciedad y bacterias.

Auriculares

El cerumen humano tiene su propia flora bacteriana. Y cuando decides compartir con tus amigos tus gustos musicales, estás perturbando la composición normal de la flora y puedes contaminarla. Eso, a su vez, puede causar infecciones de oído.

  • Puedes eliminar el cerumen de los auriculares con ayuda de un bastoncillo o un hisopo de algodón humedecido con agua oxigenada (peróxido de hidrógeno). No debe estar muy húmedo, de lo contrario se corre el riesgo de dañar el altavoz. Las piezas de caucho o de silicona que se quitan de los auriculares, los puedes sumergir en una solución de alcohol. Si usas tus auriculares a menudo, trata de limpiarlos al menos 1 vez por semana.

Pinzas, horquillas, gomas y otros accesorios para el pelo

Muchas personas ya comprenden que no deben prestar su peine a nadie. Lo mismo sucede con otros accesorios para el pelo porque también están en contacto con el cuero cabelludo. Tanto los hongos como los piojos pueden transmitirse a través de una diadema, pasador, peine o una simple goma para el pelo si los prestas. Por cierto, lo mismo ocurre con los rulos para rizar el cabello.

  • Las gomas deben lavarse cada pocas semanas, dependiendo de la frecuencia de uso. Los rulos y pinzas metálicas pueden limpiarse ​​en agua jabonosa, pero es obligatorio que los seques de inmediato.

Desodorante

Incluso en los desodorantes con propiedades antibacterianas en la superficie que contacta con el cuerpo, pueden permanecer bacterias. Son ellas las que producen el olor a sudor que estamos tratando de neutralizar.

  • Trata de utilizar el desodorante después de una ducha sobre el cuerpo limpio. Si necesitas refrescar tu olor durante el día, limpia primero tu axila con una toallita húmeda.

Toalla

El objetivo de una toalla es absorber el agua de la superficie del cuerpo. Incluso si la persona está sana, la alta humedad en el cuarto de baño, poco a poco, hace de la tela húmeda el ambiente ideal para la propagación de moho, bacterias y hongos.

  • Es recomendable cambiar cada 3-4 días las toallas. Es mejor poner a secarse la toalla mojada en un balcón o en un lugar seco, pero no en el baño. Sécala después de cada uso y no te olvides de plancharla después del lavado.

Utensilios de manicura, pedicura y de otros tratamientos cosméticos

Las pinzas, tijeras de uñas, depiladoras, afeitadoras, y así sucesivamente, sólo puede utilizarla su propietario. En su superficie, pueden fácilmente encontrarse gotas imperceptibles y microscópicas de sangre. No vale la pena correr el riesgo de contraer herpes o infección micótica.

  • Después de cada uso, limpia la superficie de estos accesorios con alcohol.

Accesorios para cuidar la piel

Puede parecer que los cepillos para la cara, los rodillos de masaje y esponjas especiales son fáciles de lavar. Sin embargo, con el tiempo, las cerdas y puntas acumulan bacterias y pequeños trozos de piel. Esto puede causar granos e irritación en la piel del rostro.

  • No te olvides de lavar a fondo los accesorios con agua y jabón después de su uso. Es recomendable cambiarlos cada 2-3 meses.

Pantuflas

Por supuesto, los anfitriones hospitalarios pueden ofrecer a sus invitados pantuflas. Para este fin, es mejor tener un par de zapatillas y no ofrecer las tuyas. Los pies, dentro de cualquier calzado, inevitablemente, sudan, aumentando así las posibilidades de contraer hongos. Además, a la aparición de moho y al crecimiento de bacterias puede contribuir el hábito de ponerse las pantuflas con los pies mojados, justo después de salir de la ducha.

  • Incluso si es tu par favorito, no lo uses más de seis meses. De vez en cuando, lava tus pantuflas si el material te lo permite. O trata su interior con desinfectantes, por ejemplo, con vinagre.

Imagen de portada jon collier/flicr, depositphotos
--5-
198k