Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Secretos de la belleza japonesa para que, con 40 años, aparentes solo 20

--5-
24k

Las mujeres de todo el mundo admiran a las mujeres de Japón, que parecen eternamente jóvenes. Siempre ronda en la mente una sola pregunta: ¿cómo consiguen mantener tan vivo su atractivo con una hermosa piel durante tantos años?

Genial.guru llevó a cabo una pequeña investigación y encontró algunos secretos sencillos pero eficaces, al alcance de cualquier mujer.

8. Purifica la piel a fondo

Las mujeres japonesas limpian su piel en 2 fases: empiezan aplicando sobre el rostro un producto de limpieza especial (una loción, suero o aceite hidrófilo) con el que durante unos minutos se dan un masaje facial suave. Después, utilizan un limpiador sin jabón.

Este método hay que seguirlo no solo antes de ir a la cama, sino también por la mañana: en este caso, puedes saltarte la primera etapa de purificación.

7. No te olvides del masaje facial

Las mujeres en Japón perciben su cuidado como si fuera un ritual: tocan su rostro solo con manos templadas, calentando en ellas el producto antes de su aplicación. La frecuente limpieza e hidratación de la piel se combina con un ligero masaje facial: su uso regular mejora la circulación y activa los procesos naturales de regeneración de los tejidos.

Nunca frotes la piel y, en vez de aplicar movimientos circulares, prueba darte unos suaves golpecitos: es otra buena manera de mejorar la circulación sanguínea.

6. No tengas miedo a los aceites

Las japonesas con frecuencia emplean aceites naturales para el cuidado de la piel, solo con una excepción: la que se refiere a aceites minerales. Estos obstruyen los poros y provocan inflamaciones.

Los aceites no hacen la piel grasa más "grasienta". Al contrario, disuelven eficazmente otros productos (maquillaje, sebo, protector solar) y, de esta manera, dejan los poros maravillosamente purificados.

5. Utiliza lociones y mascarillas hidratantes

Las lociones tonificantes (toners) son productos de hidratación ampliamente populares en Japón. La famosa 'beauty gurú' Chizu Saeki descubrió una manera de hacerlas aún más eficaces: aconseja fabricar en casa las lociones-mascarillas.

Hay que humedecer las servilletas de algodón (se venden en tiendas) con agua, luego empaparlas con la loción tonificante, dejándolas sobre el rostro por un tiempo de 3 a 5 minutos. Este tipo de hidratación resulta mucho más eficaz que pasar por el rostro un disco de algodón. ¡Pruébalo tú misma!

4. No te excedas con el cuidado

El uso excesivo de cremas y sueros "mágicos" puede causar daño a tu piel. No la sobrecargues, deshazte de todo lo innecesario y deja solo aquello que realmente utilizas.

En tu arsenal solo necesitarás un protector solar, un purificador y limpiador, suero, una loción tonificante y una crema hidratante.

3. No te olvides de una dieta equilibrada ni de las vitaminas

La alimentación fue y sigue siendo uno de los factores claves para lucir una piel bella y lisa. La dieta de los habitantes del país del sol naciente incluye una gran cantidad de verduras, cereales, legumbres, pescados y mariscos, mientras que al mismo tiempo evitan comer en exceso.

Nutrirse de vitaminas prescriptas por un esteticista es algo habitual, porque suele tener un impacto positivo en el estado de la piel.

2. Utiliza productos para el cuidado que contengan vitamina C

Como se sabe, en Asia, desde épocas remotas, reina el culto a la piel clara (que, por cierto, es muy saludable teniendo en cuenta el daño que ocasiona el sol). La vitamina C es útil porque no solo unifica el tono de la piel y ayuda a aclarar las zonas de post-acné y de la pigmentación, sino que también destaca por sus propiedades antioxidantes y por aumentar la producción de colágeno.

Selecciona productos con un cuello estrecho y envases oscuros y después de abrirlos, utilízalos durante unos pocos meses: la vitamina C es muy inestable y pierde sus propiedades beneficiosas con la exposición al sol y al aire.

1. Comprueba de forma regular el estado de tu piel

Chizu Saeki aconseja observar cuidadosamente los cambios en la piel para prevenir de inmediato estableciendo las medidas necesarias en caso de surgir algún problema. Por ejemplo, si los dedos se pegan ligeramente con el contacto de la piel, su hidratación es suficiente. La elasticidad se comprueba con un pellizco en la mejilla: la piel debe recuperar rápidamente su estado original.

Si te miras en el espejo inclinando la cabeza hacia adelante, podrás ver cómo serás aproximadamente 10 años más tarde, detectando así posibles problemas que todavía estás a tiempo de evitar.

--5-
24k