Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Sencillas maneras de salvar platillos que te salieron mal

Incluso los chefs pueden echar a perder la comida, sin mencionar nosotros, los aficionados. Pero no te desesperes si durante la cocción algo salió mal en la cocina.

Genial.guru te comparte algunos secretos de cómo rescatar cualquier platillo, incluso cuando parece que está totalmente perdido.

Caldo pasado de sal

Si se te pasó la sal con cualquier caldo, recuerda lo siguiente: bajo ninguna circunstancia le agregues agua, esto puede empeorar la situación.

Un caldo pasado de sal es fácil de corregir:

  • Puedes agregar un caldo no salado y volver a hervirlo todo.
  • Si la receta lo permite, agrega verduras, arroz o pasta.

Platillo pasado de picor

Puedes rescatar el platillo demasiado picante con alguna de estas maneras:

  • Usa azúcar para neutralizar el picor.
  • Agrega algún ingrediente lácteo (si se puede combinar con el platillo específico).
  • Usa vinagre o jugo de limón.

Hígado pasado de cocción

Si el hígado te quedó demasiado seco, necesitas agregarle una salsa de crema, llevarla a ebullición y cocinar durante 15-20 minutos.

Puré líquido

El puré líquido se puede rescatar así:

  • Agrega el almidón de patatas disuelto en leche o un caldo de pollo.
  • Evapora en una olla antiadherente el exceso de líquido a fuego lento.

Pastel pegado

Muchas veces los pasteles se pegan al fondo del molde. Para sacar tu obra culinaria sin dañarla:

  • Baja el molde al agua tibia.
  • Envuelve el molde en una toalla fría.

Crema demasiado líquida

La sopa cremosa preparada correctamente debe ser bastante espesa, pero si te quedó líquida, puedes corregir la situación así:

  • Agrégale arroz sobrecocido o legumbres licuadas.

Avena quemada

A veces la avena se pega al fondo de la olla y el sabor a quemado se pasa incluso a la parte que quedó intacta. Para que tu avena sepa bien incluso si se ha quemado:

  • Pon la parte que se puede salvar en otra olla, agrega leche tibia, un poco de sal y sigue cocinando hasta que esté lista.

Salsas demasiado líquidas

Si tu salsa te quedó demasiado líquida, no tires el exceso. No es tan difícil corregir el problema:

  • Puedes disolver fécula de maíz para agregarla a la salsa.
  • O pon la olla con salsa sobre una bandeja con agua y evapora el exceso de líquido en el horno.