Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Trucos que te ayudarán a elegir las frutas más deliciosas

A veces nos dejamos llevar por la apariencia de las frutas, pero al llevarlas a casa resulta que no son tan deliciosas: algunas están inmaduras; otras, al contrario, están pasadas.

Genial.guru juntó algunos consejos que te ayudarán a elegir las frutas más maduras y deliciosas.

Granadas

  • El color de la cáscara debe ser rojo o rojo oscuro, sin manchas oscuras.
  • Una granada madura siempre es más pesada que una inmadura, por eso de las frutas del mismo tamaño elige la que te parezca más pesada.
  • Una granada debe ser firme al tacto pero nunca suave, es una señal de que estaba congelada.
  • El "tallo" de la granada no debe ser verde.

Piña

  • El aroma de la piña no debe ser demasiado fuerte porque es una señal de que la fruta está muy madura y probablemente ya se empezó a fermentar.
  • Si después de presionar la cáscara queda una marca, la fruta ya pasó de su punto. Si la cáscara es de color verde, no necesariamente se trata de una fruta inmadura, puede ser una característica de su especie. Por eso a la hora de elegir una piña presta atención a que el color de la cáscara sea uniforme y no tenga manchas oscuras.
  • Las hojas de una piña madura perfecta son verdes y un poco marchitas en sus puntas. Las hojas completamente verdes indican que la piña fue cosechada demasiado pronto.

Mango

  • Los mangos pueden ser de color amarillo, verde o rojo: no es un indicador de madurez, sino más bien peculiaridades de especies. Además, en algunos tipos de mango tanto las frutas maduras como inmaduras están del mismo color. No te asustes si existen manchas oscuras en su cáscara, garantizan que la fruta está madura.
  • Los mangos duros al tacto están inmaduros. Los maduros siempre son suaves pero no demasiado; si la cáscara se daña con los dedos, quiere decir que la fruta ya se empezó a fermentar.
  • Las frutas maduras de mango tienen un aroma dulce y un poco a pino que se intensifica en el tallo.

Pomelo

  • El color del pomelo puede ser amarillo, verde y naranja dependiendo del tipo. La cáscara de color irregular indica que en su producción fueron usados químicos, pero no dice nada acerca de la madurez de la fruta.
  • Los pomelos deben ser duros al tacto, esto garantiza la jugosidad de la fruta.
  • La forma de este cítrico gigante puede ser la que sea: redonda o parecida a una pera, esto depende de la especie.

Papaya

  • La primera señal de una papaya madura es su color amarillo o naranja. Las papayas verdes son inmaduras, pero curiosamente para ciertos platillos de gastronomía asiática se usa precisamente la papaya verde.
  • Las papayas más maduras tienen un color homogéneo. Pero si a pesar del color, la papaya es dura al tacto, no está madura.
  • Los pequeños puntos oscuros no afectan el sabor de la papaya, pero las manchas grandes indican que la fruta ya se está empezando a fermentar.

Maracuyá

  • La piel arrugada es el principal indicador de madurez del maracuyá. La piel lisa indica que la fruta aún no ha llegado al grado necesario de madurez, sin embargo, si planeas comértela en unas días, elige las últimas.
  • El color del maracuyá maduro debe ser púrpura o amarillo, dependiendo de la especie. La piel verde es señal de que la fruta fue recolectada antes de haber madurado.
  • El maracuyá debe ser lo suficientemente pesado: el peso de una fruta madura de un diámetro de 8 cm es de aproximadamente 50 g.

Guayaba

  • A la hora de elegir guayabas, presta atención al tamaño: cuánto más grande sea la fruta, mejor es su sabor.
  • Una fruta madura debe tener un aroma dulce, parecido al de la piña.
  • La parte interior de la fruta debe ser transparente, si la pulpa es blanca, la fruta no está madura.
  • No compres frutas duras porque es una señal de que no han llegado al nivel de madurez necesario.

Membrillo

  • El color del membrillo maduro debe se amarillo, sin manchas verdes.
  • Las frutas maduras son bastante firmes al tacto, si son demasiado duras, no están muy maduras.
  • El aroma fuerte es una señal de madurez.
  • La piel del membrillo no debe tener ninguna imperfección porque esto hace que se dañe rápidamente.
  • El membrillo puede ser redondo o en forma de una pera, dependiendo de su especie.

Aguacate

  • La piel de un aguacate maduro puede ser tanto café como verde intenso, depende de su especie.
  • Si sacudes un aguacate maduro, escucharás cómo golpea su hueso.
  • Al presionar un aguacate maduro, siempre queda una marca en la cáscara. Pero si el aguacate no regresa a su forma inicial, quiere decir que está demasiado maduro.